Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE destina 64 millones de euros a la República Centroafricana

El fondo tiene como objetivo impulsar la actividad económica de uno de los países más pobres del mundo

Las minas de diamantes eran la principal actividad económica de RCA. Ver fotogalería
Las minas de diamantes eran la principal actividad económica de RCA.

Unicef define la República Centroafricana (RCA) como un país política y económicamente “inestable”, donde la pobreza es “rampante” y las infraestructuras sociales brillan por su ausencia. Por esta razón, la Unión Europea ha dispuesto de un fondo de ayuda, aprobado en julio, destinado a garantizar el acceso a la sanidad, fomentar empleo, reconstruir los inmuebles destrozados y facilitar la inclusión de la mujer en el mundo laboral. El paquete tiene una dotación de 64 millones de euros, y cuenta con la participación de Francia, Alemania y Países Bajos. Sus administradores aseguran que su objetivo es que tenga un “impacto directo” en la economía local. La RCA ha sufrido violencia étnica desde que, en diciembre de 2013, el avance de la milicia cristiana anti-balaka en Bangui —capital del país— desató una confrontación entre musulmanes y cristianos. Y la búsqueda de la paz ha sido un objetivo preeminente.

El reciente conflicto étnico

ha generado una caída del 37,5%

de la actividad económica

Este país tiene un Índice de Desarrollo Humano (IDH, un indicador sobre las condiciones sociales que recoge la ONU) del 0,352, lo que lo sitúa entre los más pobres del mundo, según datos recogidos antes de la crisis en 2012 por la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. El mismo informe revela que el impacto de los conflictos en 2013 “ha sido devastador” y ha generado una caída del 37,5% de la actividad económica. El fondo que ahora lanza la UE, que recibe el nombre de Bêkou—–esperanza en sango, idioma oficial del país—, tiene como objetivo mejorar el día a día de Bangui y otras regiones de la RCA para mostrar a la sociedad que las cosas avanzan, como explicó Pierre Amilhat, director de África del Oeste y Central en la dirección de ayuda al desarrollo de la Comisión Europea. 

La primera iniciativa consiste en crear empleo, reconstruir aquellos sitios donde los mercados pueden volver a instalarse y limpiar los canales de conexión de agua. “Es muy importante que el sentimiento de seguridad vuelva al país para que tenga un efecto directo en los mercados”, aseguró Amilhat en la presentación del programa en Bruselas. Además, el plan pretende reconstruir el sistema de sanidad y ayudar a las mujeres. Actualmente, el Gobierno de transición que lidera el país está en manos de una mujer, Catherine Samba-Panza, que tiene previsto convocar elecciones para el próximo año. “Las mujeres son un elemento central en el buen funcionamiento del país; son las que lo están tirando de él”, subrayó Amilhat. “Es importante que las ONG no permanezcan mucho tiempo en este territorio. Nuestro objetivo final es que sea el propio Estado quien termine por devolver la seguridad a su país”, añadió.

El 90% de los musulmanes de la RCA han huido del país

El despliegue militar en la zona desde 2012 ha aumentado la seguridad para sus habitantes y responde a las necesidades de los refugiados, ante la gran cantidad de desplazados tanto en el interior del país como en países fronterizos como Camerún. Irchad Razaaly, administrador del fondo Bêkou en la dirección general de Ayuda al Desarrollo de la Comisión Europea, asegura que parte de la donación irá directamente para ayudar a los miles de exiliados que tuvieron que abandonar sus casas. “Prácticamente el 90% de los musulmanes de la RCA han huido del país. Queremos devolver la seguridad a la zona para que esta comunidad vuelva a tomar las riendas de los mercados, como lo hacían antes de que la crisis estallase”, añade. Este fondo complementa la financiación multilateral proporcionada desde el inicio del conflicto: 27 millones de euros de Unicef y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para responder a las necesidades de sanidad y educación, y 20 millones de euros del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas para apoyar el proceso electoral.

Más información