Gane 400 euros conduciendo bien

Con conductas simples se puede reducir el gasto anual de combustible de manera significativa

Conducir bien es un placer y ayuda a ahorrar en gasolina.
Conducir bien es un placer y ayuda a ahorrar en gasolina.

"Una conducción económica es en la que no hay que hacer ni excesos ni defectos", arranca Emilio Olivares, director de la revista Car.  A continuación, lo explica: "No hay que ir a 1.000 revoluciones, para que se te cale el coche, ni a 9.000, para que se te sobreacelere. Es como cuando sales a correr, buscas en tu corazón un estado de control, un equilibrio en las pulsaciones para que tú te sientas a gusto".

El consumo medio de combustible de los vehículos nuevos matriculados en España se situó en 4,8 litros por cada 100 kilómetros al cierre del pasado ejercicio. Y el kilometraje medio al año por español es de un 20.000 kilómetros, según estimaciones de 2013, lo que supondría un consumo medio de 960 litros por vehículo al año. Es decir, que al precio más caro de la gasolina (1,449 euros por litro), supondría un gasto de 1.391 euros por conductor. Si, por el contrario, el vehículo es diésel, el total asciende a 1.278 euros. Un ahorro del 30 % significaría, en el primer caso, recortar 470 euros al año; y en el segundo, 383 euros.

He aquí doce claves con las que podrá alcanzar esa tasa de ahorro:

1. Escuche su vehículo. Según Olivares, el sonido del coche es el que le va a decir si va forzado o no: cuanto menos suene, mejor. Si va forzado, suena peor y consume más.

2. Vigile el equilibrado de las ruedas. Unas ruedas infladas de forma correcta (con la presión adecuada) le permitirán ahorrar en combustible. Sin embargo, si no están a punto, necesitarán una dosis extra.

3. Colóquese correctamente. "Es muy importante situarse bien en el asiento del conductor antes de arrancar y tener al alcance todos los mandos, ya que si se está mal sentado la persona tiende a pisar más el acelerador y el embrague", asegura el experto.

Siéntese frente al volante y estire sus brazos acercando las muñecas al borde del mismo, entre las 10 y las 2 –horas del reloj– de su circunferencia. Las muñecas deben tocar el perímetro, y no el antebrazo o las manos: es un truco para cerciorarse de que existe la distancia correcta entre su torso y el volante.

4. No frene bruscamente. Hay que tener un compás con el coche, un ritmo “en el que no se produzcan frenazos bruscos ni el coche avance sin marcha metida" (lo que se llama ir a vela). “Si el coche va muerto, se frena con el motor. Esta acción consume mucho. Siempre hay que detenerse con el freno”.

5. Valore las novedades. "Que un coche tenga una gran cilindrada –a partir de los 2.000 cc, o dos litros de motor– hace que vaya más rápido. Ahora se están haciendo coches muy pequeñitos, con 500 cc, pero que cuentan con sistemas de turbo que hacen que cuando el motor pida fuerza, ésta entre; pero si no se la pides, en vez de gastar los 2.000 cc, gasta 500 cc y ahorras". Por norma, los coches nuevos consumen menos y son más limpios, aunque también cuestan más, según asevera el experto.

6. Arranque con suavidad. "Si consigues arrancar de una forma constante y paulatina, haces que el coche camine mejor y consuma mucho menos. Si por el contrario, lo haces de una forma brusca, consumes más".

7. Mantenga la velocidad adecuada. Todo lo que es pisar el acelerador es abrir el consumo de combustible. "Normalmente, la velocidad indicada en la carreteras es la mejor".

8. Avance hacia la conducción automática. Un coche automático consume menos que uno manual, porque regula el consumo de forma autónoma. "Debemos ir hacia coches automáticos porque lo más importante es mantener las manos en el volante. Por consumo, por seguridad y por salud. Yo le pregunto a los taxistas si saben cuántas veces pisan el embrague. Son unas doscientas, lo que, sin duda, en un futuro perjudicará su cadera. Hay una de sus piernas que ha jugado cientos de veces más que la otra", añade Olivares.

9. No conduzca con ira o estrés. "Cuando tenemos mal humor, tendemos a ir a más velocidad y dar más frenazos, por lo que hay mayor gasto", revela.

10. Cierre las ventanillas, cuando sea posible. "Todo lo que sea equipaje en el techo, o detrás, o abrir las ventanas, consume más, porque el coche está preparado para tener una estructura aerodinámica concreta que si se deforma tiende a desestabilizarse".

11. Regule el aire acondicionado. "Una persona que está soportando 40 grados centígrados dentro de su coche tiene las mismas sensaciones que quien se ha bebido dos copas de alcohol. Por lo que el peligro es mayor y se distrae”, cuenta Olivares. La temperatura recomendada es entre 21 y 23 grados.

12. No tema a lo digital. Todos los sistemas digitales del coche, como un GPS o un reproductor de música, no afectan al consumo de gasolina.

Y siempre, siempre, "hay que hacer una revisión del vehículo antes de salir de viaje", termina Emilio Olivares.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50