Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El trópico del rugby

El proyecto Alcatraz nació hace 10 años en la hacienda Santa Teresa, dedicada a la elaboración del ron, en el estado venezolana de Aragua. Es un programa de rehabilitación y reinserción de jóvenes pandilleros a través del rugby

  • Saludo entre Alberto Vollmer, presidente de Ron Santa Teresa, y José Gregorio Rodríguez, uno de los atracadores del asalto que originó el Proyecto Alcatraz y actual entrenador de rugby
    1Saludo entre Alberto Vollmer, presidente de Ron Santa Teresa, y José Gregorio Rodríguez, uno de los atracadores del asalto que originó el Proyecto Alcatraz y actual entrenador de rugby
  • La hacienda Santa Teresa es una finca de 3.000 hectáreas con 200 años de historia, enclavada en el valle de Aragua, al norte de Venezuela, dedicada principalmente al cultivo de caña de azúcar para elaborar el ron Santa Teresa.
    2La hacienda Santa Teresa es una finca de 3.000 hectáreas con 200 años de historia, enclavada en el valle de Aragua, al norte de Venezuela, dedicada principalmente al cultivo de caña de azúcar para elaborar el ron Santa Teresa.
  • Hay documentos que acreditan que ya en el siglo XIX se hacía ron en la hacienda Santa Teresa, antes de que la compraran los Vollmer en 1875. Alberto Vollmer, creador del proyecto Alcatraz, entró en la empresa en la segunda mitad de los años noventa del siglo pasado. En la foto, la destilería de ron de la finca.
    3Hay documentos que acreditan que ya en el siglo XIX se hacía ron en la hacienda Santa Teresa, antes de que la compraran los Vollmer en 1875. Alberto Vollmer, creador del proyecto Alcatraz, entró en la empresa en la segunda mitad de los años noventa del siglo pasado. En la foto, la destilería de ron de la finca.
  • El rugby se convirtió en la clave del proyecto Alcatraz. Se reveló como, en palabras de Alberto Vollmer, "un instrumento perfecto para transmitir los valores que necesitaban" los jóvenes delincuentes reclutados. Hoy cerca de 200 jóvenes han pasado por los cuatro equipos Alcatraz, y algunos de ellos han llegado a la selección nacional.
    4El rugby se convirtió en la clave del proyecto Alcatraz. Se reveló como, en palabras de Alberto Vollmer, "un instrumento perfecto para transmitir los valores que necesitaban" los jóvenes delincuentes reclutados. Hoy cerca de 200 jóvenes han pasado por los cuatro equipos Alcatraz, y algunos de ellos han llegado a la selección nacional.
  • El expolicía Jimin Pérez es el jefe de seguridad de la hacienda Santa Teresa, y construyó con Alberto Vollmer el proyecto Alcatraz desde el primer día. "Yo al principio quería que aquello no funcionara", reconoce.
    5El expolicía Jimin Pérez es el jefe de seguridad de la hacienda Santa Teresa, y construyó con Alberto Vollmer el proyecto Alcatraz desde el primer día. "Yo al principio quería que aquello no funcionara", reconoce.
  • El primer Vollmer; Gustav Julius, llegó a Venezuela en 1826, y se enamoró de Francisca Ribas. Eran los tatarabuelos de Alberto Vollmer junior. En la foto, su madre, Christine, en la residencia de la familia en la hacienda.
    6El primer Vollmer; Gustav Julius, llegó a Venezuela en 1826, y se enamoró de Francisca Ribas. Eran los tatarabuelos de Alberto Vollmer junior. En la foto, su madre, Christine, en la residencia de la familia en la hacienda.
  • Desde los cerros que rodean el valle de Aragua, en el municipio de Revenga, se ven los caminos flanqueados por altísimos chaguaranos de la finca Santa Teresa.
    7Desde los cerros que rodean el valle de Aragua, en el municipio de Revenga, se ven los caminos flanqueados por altísimos chaguaranos de la finca Santa Teresa.
  • José Gregorio, de verde, con los jugadores del equipo Alcatraz al que entrena, en el campo de rugby de la hacienda Santa Teresa, que alberga un torneo anual de rugby seven, una modalidad que se juega con siete jugadores y en dos tiempos de siete minutos cada uno.
    8José Gregorio, de verde, con los jugadores del equipo Alcatraz al que entrena, en el campo de rugby de la hacienda Santa Teresa, que alberga un torneo anual de rugby seven, una modalidad que se juega con siete jugadores y en dos tiempos de siete minutos cada uno.
  • Alberto Vollmer montó unos talleres de rugby en la cárcel de Tocorón, una de las más peligrosas de Sudamérica. Su sueño es que el proyecto Alcatraz llegue hasta allí, y que el año que viene pueda haber un equipo formado por los presos jugando en el campo de la hacienda Santa Teresa.
    9Alberto Vollmer montó unos talleres de rugby en la cárcel de Tocorón, una de las más peligrosas de Sudamérica. Su sueño es que el proyecto Alcatraz llegue hasta allí, y que el año que viene pueda haber un equipo formado por los presos jugando en el campo de la hacienda Santa Teresa.