ESPECIAL VERANO

Viajar con el paladar

Conocer una cultura implica atreverse a probar su gastronomía Preparar recetas exóticas en casa no es complicado, menos aún si traemos algunos ingredientes de nuestras escapadas

Coliflor con tomate, especias y anacardos.
Coliflor con tomate, especias y anacardos.AINHOA GOMÀ

No hay viaje más cómodo y barato que el que se hace en la cocina. Este menú nos lleva por los cinco continentes sin necesidad de conocimientos previos ni ingredientes difíciles de encontrar.

Hay un lugar especialmente incómodo en el infierno reservado para la gente que cuando va de viaje busca restaurantes de su país de origen o come solo en cadenas de comida rápida. Conocer un país, ciudad o pueblo debería ser una experiencia que abarcara todos los campos de la cultura, lo que incluye tener la mente abierta respecto a la gastronomía local.

Un espíritu que se puede mantener en casa. Gracias a la globalización es posible desayunar un brunch inglés, comer sushi japonés o cenar cuscús sin salir de tu ciudad. Y preparar estas delicias en casa tampoco tiene por qué ser especialmente complicado. Hay que perder el miedo, cientos de platos de comida exótica tienen tanto misterio como una tortilla de patatas. Y no podemos olvidar en nuestras escapadas comprar especialidades locales imperecederas –escuchando antes a los comerciantes–; no solo nos recordarán ese viaje, además serán más auténticas y seguro que más baratas.

Consulta nuestras recetas: una propuesta sabrosa de cada continente.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS