Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sobre ‘Genes contra el hambre’

Hay comida suficiente para todos hoy, y para nueve millardos de habitantes mañana: se pierden muchos productos en el campo y el almacenamiento, sobre todo en los países en desarrollo.

Tiramos, como se señala en el artículo publicado el pasado día 2 en este diario, entre el 30% y el 50% de los alimentos que producimos en los países desarrollados: deberemos cambiar nuestra dieta y disminuir nuestro consumo de carne, en beneficio también de nuestra salud.

Además, la gran mayoría de los pobres del mundo viven en el medio rural, o provienen del medio rural. No debemos dar de comer al mundo. Debemos ayudarles a que produzcan su comida allí donde están y no pensar en ellos como futuros clientes capaces de adquirir los peces que nosotros produciremos para ellos.

La biotecnología es una herramienta muy potente portadora, como todo progreso científico, de grandes esperanzas y peligros. Pero no es la forma de luchar hoy contra el hambre en el mundo.

Hay técnicas mucho más efectivas y eficientes, baratas y sencillas para aumentar la productividad de la agricultura de los países en desarrollo, técnicas agronómicas de toda la vida. Además, según la FAO, dar el mismo acceso al crédito para las agricultoras que el que tienen hoy los agricultores aumenta la producción en un 20%.— Tomás García Azcárate. Doctor ingeniero agrónomo y miembro de la Academia de la Agricultura de Francia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.