Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La velocidad, primera hipótesis del accidente de Ortega Cano

El torero, en estado crítico tras ser operado, regresaba de dejar a su hija en casa de una amiga.- El conductor del otro vehículo ha muerto.- Los servicios de emergencias tardaron dos horas en rescatarle

El torero José Ortega Cano, de 57 años, se encuentra en estado crítico y con respiración asistida tras sufrir un accidente de coche la pasada noche en el kilómetro 28 de la carretera A-8006, que une Sevilla con Castilblanco de los Arroyos, una vía de la Sierra Norte sevillana, cerca de la finca La Yerbabuena, que el diestro posee en la localidad de Castilblanco de los Arroyos y donde reside con sus hijos, Fernando José y Gloria Camila. Estos niños los adoptó cuando estaba casado con la cantante Rocío Jurado. En el accidente ha fallecido el conductor del vehículo contra el que se estrelló el de Ortega Cano. Tenía 48 años.

Según la inspección ocular y los datos recabados en el lugar del accidente por los investigadores, Ortega Cano circulaba a una velocidad inadecuada para el trazado de la vía. Los motivos, según la Guardia Civil, pueden ser tres: una distracción, falta de pericia o exceso de velocidad.

La investigación ha llegado a estas conclusiones por las huellas de frenado que dejaron los coches, por los restos que han dejado los vehículos y por la distancia entre el punto de colisión y el lugar en el que finalmente quedaron los coches, así como por la posición del motor del Seat Altea contra el que se estrelló el Mercedes del torero.

El torero ha sido trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Virgen Macarena de Sevilla tras una operación de seis horas y media y su pronóstico sigue siendo "muy grave". Según ha informado el centro hospitalario en un comunicado, Ortega Cano fue intervenido quirúrgicamente por un equipo de cirujanos generales, cardiovasculares y traumatólogos.

Mediante esta operación se ha podido resolver un punto sangrante de colon, y se ha fijado la fractura múltiple de fémur que presentaba, asegura la nota. El comunicado además señala que "salvo si se sucedieran importantes cambios clínicos en la evolución del paciente, el nuevo parte médico será emitido mañana día 30 por el centro hospitalario". "Tiene muchas fracturas, sobre todo en las piernas, y mucha sangre. está muy grave", declaró Amador Moedano, su cuñado.

Según las primeras investigaciones, Ortega Cano, que conducía un todoterreno Mercedes 320, invadió el carril contrario y chocó contra el Seat Altea. El impacto fue de tal calibre que el motor del Seat salió despedido y un tercer coche, un Citroën, que circulaba por la zona colisionó contra él.

Los servicios de Emergencias y la Guardia Civil, que acudieron al punto donde ocurrió el accidente, tardaron dos horas en sacar al torero de su coche al quedar totalmente destrozado. Testigos del accidente aseguran que Ortega Cano se hallaba en estado "crítico"cuando fue trasladado al centro médico. En esos momentos se temió por su vida, ya que sufrió una gran hemorragia por la boca fruto de graves lesiones internas.

El torero permanece en la UCI con resporación asistida, ha perdido gran cantidad de sangre y los médicos han logrado estabilizarle dentro de la gravedad, aunque su vida aún está comprometida. La evolución del diestro en las próximas 48 horas es fundamental. Fuentes de la investigación han informado además de que se le han tomado muestra de sangre para su estudio toxológico.

José Ortega Cano, de 57 años de edad, se retiró de los ruedos en 1998, aunque desde esa fecha ha protagonizado puntuales reapariciones. El año pasado anunció que no volvería a torear más por problemas cardiacos. En los últimos años ha sufrido diversos problemas tanto físicos como anímicos que le han hecho pasar temporadas hospitalizado. Tras la muerte de su esposa, Rocío Jurado, reconoció haber sufrido una gran depresión que le llevó a beber demasiado. También ha tenido problemas de corazón.

En las últimas semanas las diferencias entre sus hermanos con la familia Mohedano, la de su mujer, le causaron muchos disgustos. Al parecer Ortega Cano habría pedido a ambas partes una tregua de esta guerra televisada. "Me van a matar entre todos", parece que se quejó.