Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ortega Cano sale del hospital

El diestro es dado de alta tras pasar mes y medio ingresado por un grave accidente de tráfico

Después de pasar mes y medio ingresado en el hospital por un grave accidente de tráfico, José Ortega Cano ha sido dado de alta a la una de la tarde de hoy. El torero y ganadero, visiblemente más delgado, con el pelo cano, ha salido en una silla de ruedas por la puerta principal del centro hospitalario Virgen Macarena de Sevilla acompañado por el equipo médico que le ha atendido. Allí se ha parado unos instantes a hablar con los medios que le esperaban.

"Ha sido el peor toro que he toreado en mi vida", ha explicado a los medios Ortega Cano, muy emocionado, a la salida del hospital. También le ha dado las gracias al equipo médico que le ha tratado: "Nunca me imaginaba que podía tener ese apoyo, ese ánimo y esa fuerza". También ha agradecido la constante presencia de su hermano ("me ha demostrado un cariño auténtico al estar aquí noche y día") y de sus hijos, Gloria Camila y José Fernando ("con la edad que tienen, han demostrado una madurez que no me esperaba"). Sus palabras finales han sido para la familia del fallecido Carlos Parra, al que le ha deseado un "que Dios lo tenga en un lugar bueno", según recoge Europa Press.

En declaraciones realizadas por el diestro a la revista Mundotoro, Ortega Cano ha explicado estar contento dentro de las molestias que siente en ambas piernas, con las que todavía no se puede sostener. "Tengo que estar en reposo pero al mismo tiempo haciendo fisioterapia para que la masa muscular no se pierda". También ha lamentado "la desgracia que ha habido con este accidente". "Doy mi más sentido pésame a la familia de la persona que falleció. Para mí esto es un palo muy grande. En mi vida he tenido muchos palos, muchas cornadas muy fuertes. Es la tercera vez que me dan la extremaunción".

El diestro sufrió un grave accidente de tráfico el pasado 28 de mayo mientras conducía de camino a la finca Yerbabuena, situada en Castilblanco de los Arroyos (Sevilla) en la que reside con sus dos hijos. En el siniestro falleció otro conductor implicado en el choque, Carlos Parra, de 48 años.

En el momento en que sufrió el accidente Ortega Cano fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Virgen Macarena de Sevilla, en la que permaneció durante aproximadamente un mes, en el que estuvo sedado y en estado de coma. Fue trasladado a planta el pasado 1 de julio, y sus familiares informaron de que ya podía gesticular, tomar algunos alimentos líquidos y comunicarse de forma escrita.

Mientras estuvo en la UCI, el diestro tuvo que ser operado en diversas ocasiones. Nada más llegar al hospital del accidente estuvo seis horas en el quirófano para ser tratado del fémur y el colon, así como de una fuerte hemorragia interna. El 14 de junio fue operado del tobillo izquierdo, en el que había sufrido importantes lesiones tras el impacto. La operación se adelantó y retrasó en varias ocasiones, debido al delicado estado de salud de Ortega, ya que se llegó a temer por su vida. Además, se le tuvo que practicar una traqueotomía tras haber pasado muchos días con ventilación asistida.

El pasado 29 de junio se dio a conocer que, cuando sufrió el accidente, el torero superaba ampliamente la tasa de alcohol permitida por la legislación de tráfico, ya que conducía con 1,26 gramos de alcohol por litro de sangre, 2,5 veces lo permitido (0,50 gramos por litro de sangre). Así lo indicaban los resultados que remitió el Instituto Nacional de Toxicología de Sevilla al juzgado que instruye el siniestro.