Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ortega Cano, operado con éxito del colon

El ingreso del torero había sido aplazado hace un mes debido al herpes zóster que sufrió

José Ortega Cano fue operado ayer otra vez. El diestro se sometió durante cinco horas a una reconstrucción del colon en el hospital sevillano Virgen Macarena, donde ingresó el pasado sábado. La dolencia es consecuencia del accidente de coche que sufrió el pasado 28 de mayo, y en el que murió Carlos Parra. La intervención, que acabó con éxito, duró cinco horas, tres más de las previstas, y el torero ha salido del quirófano a las 14 horas de hoy.

La operación inicialmente se tenía que haber realizado hace algo más de un mes, pero los médicos la aplazaron a causa de un herpes zóster que sufrió el torero y que le afectó a las extremidades inferiores, la barbilla y gran parte de la espalda del paciente, además de producirle fiebre muy alta.

En el accidente, que está todavía pendiente de juicio, Ortega Cano sufrió dos fracturas de fémur en su pierna izquierda, una fractura en el pilón tibial izquierdo y una fractura de peroné derecho. La recuperación es lenta y la movilidad del exdiestro se encuentra muy reducida, lo que le obliga a desplazarse en una silla de ruedas, aunque ya es capaz de estar de pie y dar algunos pasos con ayuda de un andador.

Tras esta nueva intervención, Ortega Cano permanecerá todavía una semana más ingresado. El hijo mayor de Ortega Cano con la cantante Rocío Jurado, José Fernando, ha venido desde Irlanda, donde estudia, para acompañar a su padre en su recuperación. A esta operación, como él mismo contó a la cadena SER, le seguirán otras. La siguiente en la lista será una para reparar los daños que sufre en el nervio ciático de su pierna derecha.

El torero declaró el pasado día 9 de septiembre ante el juez que instruye el caso, en calidad de imputado por homicidio imprudente y dos delitos contra la seguridad vial. "Simplemente probé una copa de cava que me ofrecieron, en concreto la dependienta del hotel La Hospedería. (...) Me limité a degustar la copa de cava, y si hubiera tomado más allá de mojarme los labios, lo diría. (...) No tomé nada de alcohol en todo el día. (...) En absoluto tomé alcohol antes de la conducción", dijo al juez.

En cuanto a la velocidad a la que conducía cuando ocurrió el siniestro, el torero aseguró que era entre 80 y 90 kilómetros por hora, mientras que la Guardia Civil sostiene que circulaba a no menos de 125 kilómetros por hora.