Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas

Gómez hace resoplar a Aguirre en su único debate televisado

El candidato socialista a la Comunidad de Madrid insiste en que el PP impondrá el copago sanitario en la próxima legislatura.- El aspirante de IU, Gregorio Gordo, recuerda su rechazo a los recortes

Dos no debaten si uno no quiere. Y anoche en el primer encuentro electoral televisado pareció que los tres candidatos a la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre (PP), Tomás Gómez (PSM) y Gregorio Gordo (IU) estaban más preocupados en no defraudar a los suyos que en entrar a confrontarse de verdad con su rival. Ninguno de los aspirantes se movió ni un ápice de su argumentario, una recopilación de frases que ya manejan en sus mítines. Fue un empate a tres.

Gómez llevaba cuatro años esperando este momento. Desde que fue designado secretario general de los socialistas madrileños, en 2007, no había podido enfrentarse en un cara a cara contra Esperanza Aguirre. No es diputado regional y durante este tiempo ha sido un mero espectador cada vez que la presidenta intervenía en la Asamblea. No había podido intercambiar mandobles dialécticos en persona. Anoche insistió en su argumento de que el PP pondrá el copago en la próxima legislatura para poner nerviosa a Aguirre. Sólo logró un fastidioso resoplido.

Aguirre: "Si usted sabe la fórmula para crear empleo por qué es tan cruel y no se la cuenta a Zapatero"

Gordo: "Aguirre es un agente aniquilador del Estado del Bienestar"

Gómez: "Con sus políticas mejoran los negocios de los suyos, pero no la economía de todos"

El golpe más duro que lanzó el candidato socialista fue una carta que los empresarios de las concesionarias de Sanidad han enviado al Gobierno regional para reclamar ayuda financiera ante el riesgo de "colapso". Aguirre no lo esperaba. "Es ignominioso que asusten a los madrileños con la sanidad", se defendió la presidenta regional, que tiró de datos y tablas para alardear de sus logros no solo durante esta legislatura, sino durante los ocho años que lleva al frente de la Comunidad de Madrid.

El líder de los socialistas madrileños tiró de manual para representar a Aguirre como la presidenta que gobierna solo para los más ricos. "Usted gobierna para el negocio, no para la gente", deslizó Gómez, que la acusó de privatizar todos los servicios públicos. Pero la aspirante del PP sí había cerrado ese flanco. Recordó al exalcalde de Parla que él había privatizado numerosos servicios municipales.

Gordo se mostró más nervioso. Leyó gran parte de sus intervenciones. El candidato de IU reprochó a Gómez el plan de ajuste del Gobierno central y trató de enfrentarlo con las contradicciones de su partido. Su estrategia consistía en rascar votos de los socialistas, por eso concluyó su discurso apelando a "rebelarse contra los recortes". Mientras, Gómez le lanzaba guiños en un flirteo político que buscaba acercar ambos proyectos.

Agria legislatura

Populares y socialistas llevaban semanas negociando los debates electorales. Gómez quería al menos dos encuentros televisados y uno solo con la presidenta, lo justifica porque asegura que son los únicos partidos con opciones de gobernar. Pero, al final, el Partido Popular ha impuesto su voluntad. Un solo encuentro y en la televisión pública madrileña. Con un particular formato de liguilla -triple enfrentamiento por parejas- y dividido en tres bloques temáticos para el enfrentamiento entre Aguirre y Gordo y entre este y Gómez. Sin embargo, el menú se amplió a cinco apartados para el cara a cara particular entre Gómez y Aguirre, que cerró el debate.

La legislatura que está a punto de concluir ha sido una de las más agrias. La corrupción ha salpicado al Gobierno regional. Aguirre destituyó a su consejero de Deportes, Alberto López Viejo, por su implicación en el caso Gürtel. Una red corrupta que hizo un jugoso negocio con la administración regional que ella preside. En el seno de la Comunidad de Madrid también anidó el supuesto espionaje a dirigentes del PP en Madrid. Nada de eso apareció en el debate. Solo una mínima referencia del candidato de IU. "Ustedes han tolerado, como mínimo la trama Gürtel", lanzó Gordo. Gómez, sin embargo, atizó a la presidenta regional por utilizar el terrorismo como arma política.

El cara a cara entre Aguirre y Gómez duró 10 minutos más que los otros dos. La excusa es que dedicaron un capítulo exclusivo a debatir sobre la Educación y sobre el modelo territorial. El líder socialista afeó a la dirigente del PP que utilice Madrid para confrontar con el Gobierno central. Durante toda la legislatura Aguirre ha hecho la oposición al Ejecutivo de Zapatero. Cuestión que criticó Gómez.

La presidenta se ha convertido en un verso suelto en su partido, como ella misma reconoce, pero sigue a rajatabla la estrategia del PP nacional de presentar las próximas elecciones como un plebiscito por eso dedicó buena parte de su tiempo a atacar al Ejecutivo socialista. Recordó con insistencia que el paro en España alcanza el 21%. Aguirre ha resultado repetitiva en sus argumentos. Llevaba una carpeta repleta de gráficos y recortes de periódicos, pero por momentos recordó el mismo debate de hace cuatro años cuando se refugió en las cifras. No existe Aguirre sin lapsus. Durante un momento de su intervención se refirió a Gómez como su "señoría", aunque el candidato socialista aún no es diputado.

El líder socialista aprovechó su oportunidad. Por momentos descentró a Aguirre. Sobre todo cuando recurrió al copago. A la presidenta regional le molesta que le acusen de recortar los servicios sanitarios y llegó a ponerse nerviosa. Gómez fue de más a menos. Subrayó que el PP ha privatizado algunos de los hospitales y que pretende privatizar el Canal de Isabel II. Encajó con aplomo un recorte de prensa de Aguirre criticando su propuesta de crear un banco público.

Los candidatos de los partidos mayoritarios ignoraron a Gordo. Durante sus particulares cara a cara con el líder de IU aprovecharon para calentar su duelo posterior. Aguirre cerró su turno con Gordo insistiendo en que IU y PSM concurren juntos. Pero Gordo se esforzó en dejar claras sus diferencias con los socialistas.

Planteamiento del debate

Moderado por un correcto Víctor Arribas, director y presentador de Telenoticias 2, formatos, temas y tiempos han sido pactados y, como consecuencia, encorsetados y poco ágiles. El debate se ha planteado con los candidatos de pie delante de un atril y con un sobrio escenario gris y rojo, cada uno de los cara a cara se ha dividido tres bloques temáticos las cuestiones más relevantes que afectan a la Comunidad de Madrid: Economía, empleo y modelo autonómico, Servicios públicos (sanidad, educación y servicios sociales) e Infraestructuras (vivienda y medio ambiente). Sin embargo, el último cara a cara y plato fuerte del programa, el que ha enfrentado a Aguirre y Gómez, se ha ampliado a cinco -y por tanto, contaban con más tiempo-: Educación -que ha tenido su propio apartado al margen de sanidad y servicios sociales- y Madrid, modelo autonómico. El orden de las intervenciones ha sido de menor a mayor representación en la Asamblea en la última legislatura con una duración de dos minutos y réplicas de un minuto.

Las vestimentas

Esperanza Aguirre, desafiante, ha elegido para el debate el color por antonomasia del PSOE, el rojo. Vestía una chaqueta roja sobre un vestido negro con cinturón blanco, mientras que sus contrincantes iban los dos de traje, si bien Gordo ha preferido dejar la corbata en casa. Su chaqueta era oscura sobre camisa blanca, frente al traje azul oscuro combinado con camisa azul y corbata gris de Gómez.

Los papeles del debate

Gordo solo ha mostrado un papel, un billete de metrobús, no así sus contrincantes. Aguirre ha usado dos gráficos -uno a Gordo con el número de viviendas protegidas construido en la comunidad y otro a Gómez para demostrar que Madrid es la segunda comunidad autónoma que más dependientes atiende- y Gómez dos cartas cuya existencia se desconocía y que han descolocado a Aguirre.

La primera, la carta de los pañales, y la segunda, la de las constructoras. Gómez también ha mostrado la foto de una oficina de empleo para subrayar que la competencia en esta materia es de las comunidades autónomas y Aguirre le ha sacado un recorte de prensa sobre el próximo trabajo de Magdalena Álvarez en un banco público en el que ganaría 20.000 euros al mes.

¿Quién es Carlos?

Aunque los aspirantes a la Comunidad decían dirigirse a los ciudadanos, solo uno ha sido protagonista. En un gesto de cercanía que recuerda a los de Obama durante la campaña, Gómez ha citado a Carlos, de Usera un obrero de la construcción de 45 años desempleado desde hace dos que, según Gómez, podría trabajar de celador si Aguirre destinara más dinero a esos centros. "Detrás de un desempleado hay una familia y es nuestra prioridad", ha añadido.

Más información