Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fondo soberano de Catar invertirá 3.000 millones en empresas españolas

El 10% se destinará a la recapitalización de cajas de ahorros.- Zapatero defiende las relaciones con las monarquías petroleras en una gira en el golfo Pérsico

Catar invertirá 3.000 millones de euros en empresas españolas, según han anunciado fuentes de La Moncloa. Esta mañana, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero ya anunció en una rueda de prensa con el primer ministro catarí, Hamad bin Jaber Al Thani, en la capital, Doha, que 300 de esos millones irán a parar al proceso de capitalización de las cajas españolas. Los 2.700 millones de euros restantantes se destinarán a otro tipo de inversión empresarial, aunque todavía no se han determinado las compañías que se beneficiarán de la operación.

Zapatero sí ha aclarado que el fondo soberano catarí (QIA) realizará inversiones "muy importantes" en los sectores de las telecomunicaciones y la energía, aunque sin concretar ni las firmas ni el volumen. España y Catar están negociando la creación de un fondo conjunto para realizar inversiones tanto en España como en América Latina, lo que se completará con un convenido para evitar la doble imposición. Todos estos acuerdos deberían suscribirse durante la visita oficial que hará a España en abril el emir de Catar, el jeque Hamad bin Khalifa Al-Thani, con quien también se ha reunido esta mañana.

España y Catar han firmado además un acuerdo marco de cooperación en infraestructuras que servirá de paraguas para que empresas españolas participen en un plan de 150.000 millones de dólares con el que Catar quiere equiparse para el mundial de futbol de 2022. El emirato planea construir 12 estadios de fútbol con aire acondicionado para el evento, además de un nuevo aeropuerto, entre otras obras. La constructora española OHL ya trabaja en la ampliación del aeropuerto de Doha, por 2.800 millones de euros.

Zapatero atribuyó la inflación de febrero (3,6% interanual) al aumento del coste del crudo y se mostró confiado en que el próximo mes se reducirá la presión al alza de los precios. Insistió, además, en que la recuperación de la económica española "está en marcha" y va a confirmarse "en el primer trimestre del año", aunque se demore más la creación de empleo. Reconoció, no obstante, que un encarecimiento permanente del petróleo presionará la inflación, por lo que defendió las medidas de ahorro adoptadas por el Gobierno, como la reducción del límite de velocidad a 110 kilómetros por hora.

Frente a las críticas que ha suscitado esta medida, aseguró que la limitación de la velocidad "además de ahorrar, salva vidas y contamina menos". Sostuvo que supondrá un ahorro de 1.500 millones en la factura energética que pagan los consumidores, aunque para la Hacienda pública el recorte sea menor, pues dejará de ingresar unos 500 millones en impuestos. Pese a ello, insistió en que se trata de una medida temporal, que "ojalá dure el menor tiempo posible", porque eso significará que se ha frenado el alza del crudo.

Tanto Zapatero como su anfitrión criticaron la actitud del aun líder libio, Muamar el Gadafi. "La comunidad internacional no va a tolerar" la represión violenta del levantamiento popular, dijo Zapatero, quien le pidió que "no prosiga ese viaje a ninguna parte". Más contemporizador, el primer ministro catarí aseguró que "no es tarde todavía" para que Gadafi escuche a su pueblo y ponga fin al derramamiento de sangre.

Zapatero defendió el lanzamiento de un Plan Marshall para el desarrollo del norte de África, que deberían financiar las grandes multinacionales y en el que monarquías petroleras como Catar están dispuestas a participar con inversiones.

El presidente del Gobierno ya ha abadonado Catar y acaba de llegar a los Emiratos Árabes Unidos para captar nuevas inversiones.