Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera gran protesta ante la crisis

Puleva paraliza sus plantas de Granada, Lugo, Sevilla y Lleida

La compañía no descarta un ERE en la planta granadina debido a las pérdidas por la huelga

La compañía Puleva ha paralizado la producción y entrega de leche en sus plantas de Granada, Lugo, Sevilla y Lleida, que producen en total 2,5 millones de litros diarios. La culpa de esta medida, aseguran fuentes del grupo Ebro Puleva, es el paro indefinido de los transportistas. La compañía no descarta un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en la planta granadina del Camino de Purchil debido a las pérdidas por la huelga del transporte

La actividad se ha ido deteniendo en las plantas de la compañía a medida que se han agotado las reservas, ya que los piquetes no han permitido el acceso a las fábricas. "Hasta ahora la distribución ha intentado acceder con furgonetas, pero ha sido imposible", han afirmado fuentes de Puleva. La situación es tan complicada, aseguran, que la compañía no descarta presentar un ERE en la planta del Camino de Purchil, donde trabajan 600 personas, según su director general, Gregorio Jiménez. La paralización de la actividad en esta factoría supondrá pérdidas, según Jiménez, de hasta dos millones de euros diarios.

Las fábricas Ebro Puleva normalmente reciben unos 2,5 millones de litros de leche y de ellas sale la misma cantidad cada día. Fuentes de la compañía aseguran que "han dejado de moverse diariamente cinco millones de litros", lo que significa que, si continúan los paros, las plantas tendrían "daños irreparables". Pero Jiménez confía en que la protesta concluya pronto porque, de lo contrario, si la situación no mejora en uno o dos días, la empresa tomará decisiones que podrían afectar a su planta en Granada o las otras tres que posee en Sevilla, Cataluña y Galicia.

Entre los empleados hay un ambiente de "perplejidad" por lo que está ocurriendo. Por su parte, Puleva tiene "cientos de camiones cisterna" paralizados en España, según ha indicado Jiménez. Aunque las pérdidas son ya "irrecuperables", ha añadido.