Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión: “Twitter tendrá que cumplir con la legislación europea”

La responsable de Competencia afirma que las ayudas de Alemania “seguirán las mismas reglas que otros países”

Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Competencia, en el grupo Webedia, en Madrid.
Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Competencia, en el grupo Webedia, en Madrid.Samuel Sánchez

La política europea de competencia se ha erigido como la gran arma contra las artimañas de las grandes corporaciones para eludir al fisco. A Margrethe Vestager (Glostrup, Dinamarca, 54 años), vicepresidenta de la Comisión Europea para el área digital y de competencia, no le ha temblado el pulso al enfrentarse con Apple, Starbucks o los principales clubes de fútbol del continente. La justicia europea, sin embargo, ha tumbado varias decisiones del Ejecutivo comunitario sobre ayudas de Estado, poniendo en jaque esa política. Y la última sentencia ya es firme. Vestager, que recogió la semana pasada en Madrid el Premio Xataka Leyenda, no se da por vencida.

Pregunta. ¿La sentencia ha sido un golpe?

Respuesta. Es una gran pérdida para el trabajo que hemos hecho con mi equipo, para la Comisión Europea y para la equidad fiscal. Ahora tenemos que ver las consecuencias que tendrá la sentencia, también en otros casos. Y debemos ver cómo avanzamos, porque debemos seguir examinando casos en los que un Estado miembro dé a una empresa ventajas que no estén disponibles para otras compañías. Estamos aquí para asegurarnos de que luchamos contra este tipo de injusticia. Y, por supuesto, debemos seguir.

P. ¿Lo harán sin esperar qué resuelve el tribunal en firme sobre los casos de Starbucks y Apple?

R. Tenemos casos en tramitación cuya lógica es diferente a la del caso Fiat y pueden seguir avanzando. Pero por supuesto, tenemos que ser muy cuidadosos en nuestros análisis.

P. ¿La política de competencia seguirá siendo un arma contra la planificación fiscal agresiva de algunos países?

R. Estamos obligados a ello. Cada Estado miembro puede fijar su propio sistema fiscal, pero debe hacerlo de acuerdo con la ley europea. En parte, eso implica que nos aseguremos de que no haya ventajas selectivas. Y estas pueden plasmarse en desgravaciones fiscales, en acceso fácil a la financiación… Debemos continuar. Y creo que eso es lo correcto, porque una gran mayoría de negocios paga sus impuestos.

P. Es decir, que los países no deben interpretar la sentencia como una barra libre...

R. En absoluto. Y seguimos presionando para que el acuerdo de la OCDE sea implementado por completo: el 15% de tributación efectiva y la distribución de las bases imponibles de las grandes compañías en el planeta.

P. ¿Por qué van tan tarde con su puesta en marcha?

R. Porque algunos países no están de acuerdo. Y debemos conseguir que se sumen.

P. El Banco Central Europeo está demandando que los paquetes de ayudas que están lanzando los gobiernos para paliar la crisis inflacionista sean temporales y focalizados en los más vulnerables. ¿Está de acuerdo?

R. Hay dos cosas. Están las ayudas a los hogares, que no deben ser notificadas y que pedimos que sean temporales y focalizadas para asegurarnos de que estamos ayudando a los colectivos más vulnerables. Y hay las ayudas de Estado, que deben cumplir esas condiciones y para las que hemos cambiado las reglas para esta crisis, para asegurarnos de que las ayudas llegan antes de que las empresas entren en números rojos para no poner en riesgo la producción.

Margrethe Vestager, el 16 de noviembre en Madrid.
Margrethe Vestager, el 16 de noviembre en Madrid. Samuel Sánchez

P. A la vista de las ayudas que han aprobado los gobiernos, ¿cree que se ha mantenido un terreno de juego equilibrado en Europa?

R. Nuestro objetivo es ayudar a las empresas que lo necesiten manteniendo la igualdad de condiciones. Pero sabremos si hemos tenido éxito al cabo de un tiempo. La pandemia fue diferente a esta crisis, pero creemos que entonces sí lo logramos. Cuando miramos los números, vemos que hay una relación entre el daño que sufrió la economía y las ayudas que se dieron. Ahora tenemos ese mismo objetivo: que las ayudas que autoricemos sean necesarias y proporcionales al problema.

P. ¿Cree que el paquete de ayudas de Alemania, de 200.000 millones de euros, encaja con todas esas condiciones?

R. Hay un marco temporal de ayudas de Estado para todos los países para afrontar la crisis. Parte de esos 200.000 millones son para los hogares; otra, para las compañías energéticas que necesiten liquidez o ser recapitalizadas. Y luego hay otra para negocios, como en cualquier otro país. Las ayudas alemanas seguirán las mismas reglas que las de cualquier otro país.

P. Acaba de entrar en vigor la Ley de Servicios Digitales. ¿Qué pueden esperar los europeos?

R. Que internet sea un lugar más seguro, que no se esté expuesto a contenido ilegal, que se preserve la libertad de expresión, que si se compra online, sea en un negocio real... Que si se usan servicios digitales, estos no sean peligrosos. Por ejemplo, existe la denuncia de que Instagram no es bueno para la salud mental de mujeres jóvenes. Si eso es así, entonces tendremos que hacer algo.

P. Ha hablado ya con el nuevo equipo de Elon Musk?

R. No.

P. Él ha sugerido cambios en su política sobre la moderación de contenidos. ¿Qué le parece?

R. Estaba muy contenta con lo que Twitter hizo antes de que fuera vendido. Por ejemplo, si leías un tuit sobre vacunas, te informaban sobre el sitio oficial donde informarte. Si haces negocios en Europa, tienes obligaciones. Por supuesto, si Twitter da servicios en otras jurisdicciones, tendrá que cumplir con las normas de esos lugares. Pero si los ofrece en Europa, entonces tendrá que cumplir con la legislación europea.

P. ¿Qué le parece esa nueva política con la que también ha amagado para la marca de verificación?

R. No entiendo esa idea de negocio. Parte del atractivo del blue tick es que sabes con quién estás hablando. Y eso es parte de la credibilidad de los medios. Y minar eso... No lo entiendo. Me acuerdo cuando conseguí mi blue tick, que fue la primera vez que impresioné a mis hijas.

P. Las grandes tecnológicas están atravesando una crisis y realizando despidos masivos. ¿Eso pone en riesgo los planes para una transición digital en la UE?

R. No, porque nuestra transición digital no se basa en negocios concretos, sino que invertimos en conectividad, en infraestructuras, servicios públicos, o en tecnología como semiconductores y computación. Y en los ciudadanos, porque también se trata de habilidades.

Margrethe Vestager, el 16 de noviembre en Madrid.
Margrethe Vestager, el 16 de noviembre en Madrid. Samuel Sánchez

P. Estamos en plena crisis inflacionista. ¿Cuáles son las prioridades para los servicios de Competencia?

R. Es fácil: asegurarnos de que nadie saca ventaja de esta situación. Cada autoridad nacional, y también a escala europea, debe vigilar los mercados para que no se suban precios con el pretexto de la inflación. Alguien debe velar por los consumidores.

P. ¿Y lo hacen?

R. Creo que sí. Veo la dedicación cuando se discute en la red europea de Competencia. Tenemos recursos limitados y no podemos hacerlo todo, pero está la dedicación.

P. ¿Tiene ejemplos concretos de empresas que estén subiendo precios de forma indebida?

R. No.

P. En España las empresas energéticas están poniendo trabas para que los usuarios puedan pasarse a la tarifa regulada. ¿Le constaba?

R. Lo he sabido muy recientemente. Es el tipo de problema que las autoridades nacionales deben vigilar, si se imponen obstáculos o no para que los consumidores acaben dejándolo correr.

P. España ha aprobado impuestos a los beneficios caídos del cielo de las energéticas o la banca. ¿Distorsionan la competencia?

R. Hemos decidido a escala europea que es importante hallar dónde están los beneficios caídos del cielo. A veces están en las energéticas, pero a veces están en los intermediarios. Es 100% legítimo la decisión del Consejo de hacer tributar los beneficios caídos del cielo si se encuentran.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS