Vestager: “Europa perdió la primera ola de la digitalización, pero hemos aprendido de los errores”

La vicepresidenta Calviño dijo en el ciclo ‘Europa Futura’, organizado por EL PAÍS, que cree que España crecerá en el cuarto trimestre

El periodista de EL PAÍS, Xavier Vidal-Folch, entrevista a Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea.
El periodista de EL PAÍS, Xavier Vidal-Folch, entrevista a Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea.Andrea Comas

Google, Amazon, Facebook, Baidu, Alibaba, Huawei. La lista es mucho más larga. Y todos tienen algo en común: son gigantes digitales y ninguno es europeo. La danesa Margrethe Vestager, vicepresidenta para la Era Digital y comisaria de Competencia de la Comisión Europea, cree que no es demasiado tarde para que Europa recupere el terreno perdido. “Perdimos la primera ola de la digitalización, no llegamos a tiempo, no hay grandes negocios digitales, y por eso deberíamos esmerarnos para conseguir tomar la siguiente”, ha insistido en el ciclo Europa Futura, organizado por EL PAÍS y patrocinado por EY y Cellnex.

Con los Veintisiete relegados a la segunda división digital respecto a las dos superpotencias de oriente y occidente, en palabras del columnista y excorresponsal en Bruselas Xavier Vidal-Folch, ¿por qué confiar en que ahora será diferente? “Hemos aprendido de los errores. Los gigantes norteamericanos y chinos han madurado en un mercado único, sin fronteras, y hemos aprendido de esa experiencia, tenemos un mercado mejor del que teníamos”, ha respondido Vestager en una entrevista realizada por videoconferencia.

En conversación posterior, Tobías Martínez, consejero delegado de Cellnex, dijo no ver tan claro que Europa sea capaz de hacerse hueco en el reinado digital de EE UU y China. “Nos llevan mucha ventaja”, advirtió a preguntas de Alicia González, corresponsal de Economía Internacional de EL PAÍS. El directivo de la compañía de infraestructuras de telecomunicaciones discute que Europa haya roto las barreras que la conviertan en un auténtico mercado único para las empresas. “Las dificultades que encuentras para construir un grupo líder en Europa no son las mismas que encuentra una compañía norteamericana en EE UU, y lo mismo en China, y es porque piensan en grande, no en ser los líderes de su país, sino en liderar los mercados, por eso tenemos esas compañías tan grandes en el mundo y ninguna es europea”.

Para Federico Linares, presidente de EY España, no hay que dejar que las amenazas opaquen las fortalezas de Europa y España. “No vamos a ser Silicon Valley, pero igual no necesitamos serlo, tenemos una conectividad envidiable a nivel de banda ancha, tenemos infraestructuras de conectividad en las que se ha invertido mucho”, destacó. Y apuesta por no dejar atrás a nadie en el tren digital, y por constituir un nuevo contrato social a tres bandas entre el Estado, las empresas y el ciudadano para construir una nueva gobernanza.

Donde Europa sí se encuentra a la vanguardia global es en el trabajo para regular los desequilibrios en la competencia que generan esos inmensos actores digitales. Los expedientes abiertos se acumulan en el despacho de la comisaria Vestager, el último contra Amazon por utilizar datos de las empresas que venden en su portal. “Son cientos de miles de vendedores que no tienen acceso a sus propios datos y compiten con alguien que sí cuenta con esos datos. Eso no es competencia justa y tenemos que impedirlo a futuro, porque si no, ningún negocio emergente va a conseguir escalar”, alerta la líder liberal.

La Comisión prepara nuevos cambios legislativos para limitar el poder de las compañías que se han convertido en gatekeepers, es decir, en puerta de entrada inevitable hacia la Red. “Hemos visto en muchos casos que no les apasiona la competencia justa, por eso necesitamos esta normativa”, dice sobre las grandes tecnológicas.

La UE también marca el paso en privacidad y derechos de los consumidores en el laberinto digital, dos puntos delicados a los que Vestager no quita ojo, hasta el punto de que, pese a que todos la conocen por el combate contra los abusos de posición dominante, a ella le gustaría ser recordada por haber contribuido a devolver el control al usuario. O como explica ella misma: “Que puedas elegir con tranquilidad si quieres que todo el mundo tenga tus datos o que nadie los tenga, que la tecnología esté a tu servicio y tengas el control. Si yo puedo contribuir a eso, me sentiré verdaderamente agradecida”.

Calviño cree que España crecerá en el cuarto trimestre

La jornada, bajo el título Innovación, tecnología y digitalización: Europa futura y digital, también abordó el gran instrumento del que se han dotado los Veintisiete para no dejar pasar esta segunda oportunidad de subirse al carro digital: los fondos europeos. En entrevista con la vicepresidenta del Gobierno español, Nadia Calviño, el director de EL PAÍS, Javier Moreno, recordó que el 33% de esa inyección económica se va a destinar a la transformación digital, y preguntó a la ministra de Economía sobre la capacidad de España para ejecutar ese ingente caudal de recursos. “España es lenta pero segura”, respondió Calviño, citando como obstáculos la complejidad de la estructura territorial y los instrumentos de control de los fondos.

La vicepresidenta se mostró optimista en que se salvará el veto de Polonia y Hungría al desembolso, y dijo que el objetivo debe ser ejecutar el 100% de los fondos europeos. Y además empezar a hacerlo cuanto antes. “El nuevo instrumento de recuperación es anticíclico, hay que impulsar el crecimiento económico ahora, no en 2025. A pesar de que las reformas estructurales pueden llevar años, necesitamos empezar a ponerlas en marcha inmediatamente”, urgió.

Pese a que numerosos servicios de estudios vaticinan una caída de la economía española en el cuarto trimestre por la vuelta de las restricciones, Calviño mantiene sin cambios la predicción del Ejecutivo para la recta final del año: “De momento, nuestro escenario central es de crecimiento en el cuarto trimestre”, afirmó. Calviño cree que la economía ha esquivado los peores augurios. “Identificamos cuatro riesgos; el retraso de la vacuna, un aumento de tensiones geopolíticas, un impacto estructural de la pandemia que destruyese más empleo de forma permanente y que no fuéramos capaces absorber los fondos europeos. Y creo que las noticias desde entonces han sido positivas respecto a esos riesgos”.

Sobre la firma

Redactor de Economía. Ha sido corresponsal de EL PAÍS en Bruselas y colaborador de la Cadena SER en la capital comunitaria. Antes pasó por el diario mexicano El Mundo y medios locales como el Diario de Cádiz. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción