Los trabajadores pierden poder adquisitivo: los sueldos suben un 2,6% hasta octubre, casi cinco puntos menos que el IPC

España se sitúa a la cola de Europa en alzas salariales y solo dos de cada diez empleados cuentan con una cláusula de mejora en su contrato

Un camarero atiende a los clientes en una terraza de la Plaza Mayor, en Madrid.
Un camarero atiende a los clientes en una terraza de la Plaza Mayor, en Madrid.SAMUEL SÁNCHEZ

Los salarios siguen sin encontrar la forma de sincronizarse con los vaivenes del IPC, a pesar de que la lluvia inflacionista ha arreciado con menor intensidad en los últimos tres meses. Los sueldos bajo convenio subieron un 2,64% en octubre, casi cinco puntos menos de lo que lo hizo la inflación en el décimo mes (7,3%), y el pronóstico para fin de año sigue sin ser nada halagüeño: si se cumplen las previsiones y la inflación media se sitúa en torno al 8,5%, el escalón con los salarios podría llegar hasta los seis puntos de diferencia. Con estos datos, por ahora se esfuman los temores del Banco Central Europeo (BCE) de una escalada salarial que pudieran generar una espiral inflacionista en la recta final. Las subidas en España, además, son las más bajas de la zona euro, según un informe del Banco Central de Irlanda.

A tenor de los datos de negociación colectiva publicados este jueves por el Ministerio de Trabajo, dentro de los 2.801 convenios registrados hasta octubre, algo más de ocho millones de trabajadores vieron muy ligeramente mejorada su remuneración respecto al mes de septiembre (2,6%), de los que tan solo 1.904.821 (23,7%) disponían de una cláusula de revisión en sus contratos. Para este subgrupo, la subida salarial media fue algo más elevada: 2,79%.

A pesar de que la negociación colectiva se encuentra bloqueada en la medida en la que sindicatos y patronales no han renovado el Acuerdo por el Empleo (AENC) —donde se establecen las horquillas básicas de subidas—, durante los últimos meses se han firmado distintos convenios en los que los aumentos han sido mayores que la media registrada en los meses anteriores. Incluso algunos de ellos han incorporado cláusulas de revisión salarial, algo que los empresarios se niegan a aceptar dentro del AENC. Sin embargo, estas subidas no han impactado todavía sobre la estadística general, que apenas ha sufrido alteraciones en lo que va de año, aunque el número de trabajadores sí que ha ido fluctuando.

La situación de los salarios en España adquiere una dimensión algo más comprometida dentro del contexto europeo. Según un estudio elaborado por el Banco Central de Irlanda, en el que se evalúan no solo los datos de subidas salariales oficiales, sino también la variación en la cuantía de los sueldos que se ofrecen en los anuncios de empleo, España se sitúa a la cola del crecimiento salarial de la zona euro: mientras que entre los meses de agosto y octubre la subida media fue del 5,2%, en España se quedó en el 3,5%. Por debajo de países como Alemania (7,1%), Francia (5%), Irlanda (4,7%), Italia (4,2%) o Países Bajos (4%).

“La tasa de crecimiento salarial relativamente baja que observamos en España es coherente con los datos sobre salarios negociados, y podría deberse a la baja tasa de vacantes de empleo en relación con otros países de la zona euro”, indican en su análisis los investigadores Pawel Adrjan y Reamonn Lydon, firmantes del estudio. Para elaborarlo han rastreado 24 millones de anuncios de empleo disponibles en la plataforma Indeed entre enero de 2018 y octubre de 2022 en los países de la zona euro. “Los estudios demuestran que los salarios de los nuevos empleados tienden a aumentar o disminuir más que los de los trabajadores fijos cuando la tasa de desempleo sube o baja”, explican en el documento.

En él, sin embargo, también detallan que la proporción de ocupación con un crecimiento salarial anual del 3% o superior oscilaba entre un 51% en España y el 68% en Alemania. “Esta cifra es muy superior a los niveles anteriores a la pandemia, que se situaban entre el 30% y el 50% en la mayoría de los países”, añaden.

A pesar de la demanda de mano de obra que reclaman en España sectores como la construcción —los últimos datos oficiales señalan que existen 109.000 vacantes en el mercado laboral, apenas un 0,7%—, la falta de trabajadores en otros países europeos resulta más dramática, de ahí que la forma que muchos empleadores han buscado para atraer trabajadores sea la de mejorar sus condiciones salariales. Sin embargo, esta táctica podría estar cerca de tocar techo. “Algunos empleadores están empezando a replantearse su demanda de mano de obra al equilibrarse el mercado de trabajo actual, y frente a un panorama económico cada vez más incierto y deteriorado”, apuntan Adrjan y Lydon.

Conflictividad laboral

El clima de conflictividad laboral se ha elevado en España durante el otoño. Los sindicatos UGT y CC OO han encabezado movilizaciones bajo el lema Salario o conflicto la última reunió a 50.000 personas en Madrid— con las que pretenden forzar a la patronal a firmar un contrato que mejore sustancialmente la remuneración de los trabajadores. La última propuesta presentada por las centrales contemplaba que en el presente año los salarios afrontarían una subida del 3,5%, que se rebajaría al 2,5% en el siguiente, y al 2% en 2024. Eso sí, con cláusulas de revisión que permitieran un ajuste sobre la base de la evolución del IPC, algo a lo que la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) se negó en rotundo.

Durante este bloqueo, el Gobierno firmó con los sindicatos mayoritarios en el empleo público UGT y CC OO (CSIF se descolgó) una subida salarial del 9,5% para el próximo trienio para los funcionarios, en el que se contemplan varias cláusulas salariales que dependen del comportamiento del IPC y del PIB nominal. Esta referencia ha sido planteada sobre la mesa de negociación del AENC —en la que el Gobierno no tiene cabida—, pero tampoco ha fructificado.

La amenaza de una huelga general es la última carta que han enarbolado los sindicatos para tensionar la situación con la patronal. Por el momento no se ha convocado una nueva mesa de negociación, a la espera, también, de que se resuelvan las elecciones a la CEOE que se producirán el próximo 23 de noviembre.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Gorka R. Pérez

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS