El número de pymes en España crece pese a que los márgenes de beneficio se estrechan

Los costes de esas empresas aumentaron un 24,4% en el segundo trimestre, mientras que las ventas subieron un 14,5%, según Cepyme

El presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, el pasado junio en Madrid.
El presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, el pasado junio en Madrid.Carlos Luján (Europa Press)

La subida de costes por la inflación y el empeoramiento de las condiciones de crédito, derivada de las subidas de tipos, se presentan como dos de los problemas que lastran el crecimiento de las empresas, según un reciente informe de la Confederación española de la pequeña y mediana empresa (Cepyme). El documento destaca cómo los márgenes empresariales se redujeron en el segundo trimestre del año: las ventas crecieron un 14,5%,(frente al 19,8% del trimestre anterior), mientras que los costes lo hicieron un 24,4%, (1,1 puntos porcentuales más). El documento añade que la rentabilidad de las pymes ha caído una cuarta parte desde 2019. La mayor parte de esa pérdida, un 55%, sea atribuye al frenazo en la actividad provocado por las restricciones para contener la pandemia; y el 45% restante a la inflación, que al disparar los costes comprometió los márgenes de beneficio.

A pesar de las dificultades, el número total de pequeñas y medianas empresas aumentó un 2,6% y llegó a 1,33 millones en el segundo trimestre. Las pequeñas crecen un 2,5% mientras que las medianas alcanzan el nivel de expansión más alto de los últimos 15 años al aumentar en un 7,1%. El estudio señala que con esto se recuperan las cifras anteriores a la pandemia. Hay más pymes, pero el tamaño medio de estas, que se calcula contando el número promedio de asalariados, está en retroceso. Las compañías medianas (entre 50 y 250 trabajadores) no dejan de aumentar su plantilla, mientras que las pequeñas (con menos de 50 trabajadores) encadenan ocho trimestres consecutivos de caída. Dada la mayor proporción de empresas pequeñas sobre el total, las pymes en conjunto decrecen de tamaño.

Las dos últimas subidas de tipos, acordadas por el Banco Central Europeo en julio y septiembre, llegan en un panorama de morosidad ascendente: el periodo medio de pago a proveedores es de 84,8 días para el conjunto de las empresas, frente a los 81,6 días en 2021. Además, la tasa de endeudamiento ya supera el 100% de su patrimonio neto. Pese al aumento de la morosidad, la concesión de créditos aumenta un 9,9% interanual en el caso de empresas pequeñas y llega a los 33.559 millones. En el caso de las empresas medianas retrocede un 6% y se sitúa en los 10.306 millones.

Por ello, Cepyme se muestra disconforme con las medidas fiscales del Gobierno y advierte que este “no considera la difícil situación que atraviesan las pymes españolas”. En los retoques fiscales del Ejecutivo se contempla la aprobación de un aumento temporal del impuesto de sociedades para grandes grupos empresariales y una rebaja en la tributación para autónomos y pequeñas y medianas empresas. El informe de la confederación reclama que “la bajada de dos puntos en sociedades — del 25 al 23% — dirigida solo a una parte de las pymes no es acorde con la realidad”, y reclama la creación de un plan integral que alivie el impacto de la ralentización de la actividad en otoño.

Los costes laborales subieron, según el informe, un 6,2% con respecto a 2021. Desde Cepyme afirman que el gasto en salarios ha aumentado por encima de los incrementos salariales pactados en los convenios: las subidas pactadas en convenio fueron del 2,6% hasta agosto, pero la falta de trabajadores ha obligado a las empresas a elevar el salario de entrada para encontrar personal, lo que ha incrementado el desembolso de los empresarios para pagar los sueldos. Aun así, en el segundo trimestre de este año las pymes presentaron un nuevo récord de empleo, con un total de 8,85 millones de asalariados. Esta cifra supone un aumento del 6,5% respecto al segundo trimestre de 2021. 6,22 millones del total de trabajadores corresponden a empresas pequeñas y los restantes 2,63 millones, a firmas medianas.

El informe también denuncia que el encarecimiento de los servicios que contratan las pymes está en su nivel más alto desde 2007. Entre los servicios que más han subido sus tarifas destacan el coste de los transportes —con un incremento del 20,5% —, el de los envíos por mensajería —con un 5,2%— y el de la seguridad —con un 3%—.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS