Elegido el colombiano Sergio Díaz-Granados como presidente de la CAF

El candidato del Gobierno de Iván Duque recibió el voto del directorio del Banco de Desarrollo de América Latina, a excepción de Venezuela

El nuevo presidente de la CAF, Sergio Diaz-Granados, en una foto de archivo.
El nuevo presidente de la CAF, Sergio Diaz-Granados, en una foto de archivo.Alejandra Parra (Bloomberg)

El Banco de Desarrollo de América Latina, la versión ampliada de la Corporación Andina de Fomento (CAF), eligió este lunes como presidente al colombiano Sergio Díaz-Granados, quien asumirá el cargo el próximo 1 de septiembre por un período de 5 años, de acuerdo con un comunicado emitido por el Banco. Díaz Granados, quien fue ministro de Comercio de su país y ha sido representante del Banco Interamericano del Desarrollo (BID) por Colombia y Perú desde hace seis años, ganó sobre su contrincante, el argentino Christian Gonzalo Asinelli, en una elección que toca en temas espinosos en la geopolítica de la región.

De acuerdo con el protocolo electoral de la CAF, las decisiones internas deben tomarse por consenso de todos los países adherentes, es decir sin votos en contra. Ante la imposibilidad de reunir los apoyos necesarios, Argentina retiró entonces a su candidato. La presidencia de Díaz-Granados solo recibió el rechazo de Venezuela, que optó por abstenerse, tal como permite el reglamento.

Durante la reunión semi-presencial en Ciudad de México, se acordó también la creación de una Vicepresidencia Programática que ocupará Asinelli desde Buenos Aires. Como parte de la negociación, el nuevo presidente se comprometió también a tomar en consideración “el programa elaborado por la candidatura argentina”, según dice el comunicado de la CAF.

“El apoyo de todos los países de la región fue fundamental. Mi compromiso es trabajo con todos, para todos y sin descanso”, dijo en la tarde Díaz-Granados en una breve declaración junto al presidente Iván Duque desde Cartagena, en la que agradeció una elección que consideró un reconocimiento a la diplomacia económica del Gobierno colombiano. “La siembra que hagamos este año, el más crítico para América Latina y el Caribe, será central para que esta institución sirva al propósito de la reactivación económica”, apuntó. Destacó también “la buena voluntad de la delegación de argentina de atender nuestro llamado de una unidad latinoamericana alrededor de CAF”.

A su lado, el mandatario colombiano, que antes había anunciado el resultado de la votación, la celebró como una gran noticia para su país y la región. “Queremos una CAF fortalecida, capitalizada, que desarrolle proyectos para todos los países”, señaló Duque en sus declaraciones. “Esta CAF tiene que ser un vehículo de integración, y también un vehículo para atender las necesidades de los países en estos estragos que ha traído la pandemia”, subrayó.

La elección se llevó a cabo un año antes de lo previsto debido a que el presidente anterior del banco, el economista peruano Luis Carranza, renunció a su cargo en marzo, tras varios años de denuncias de acoso laboral, abuso de poder y despidos masivos en las diferentes oficinas de la organización.

A pesar de ser un bloque comercial y político, los países miembros de Mercosur –que incluye a Brasil, Paraguay y Uruguay– no acompañaron al candidato de Argentina, cuarto miembro del bloque común sudamericano.

La CAF, junto con el BID y otras multilaterales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, se han vuelto centrales en la recuperación económica de los países latinoamericanos, aportando financiamiento para proyectos que impulsen el desarrollo. Fundado hace 53 años como un banco multilateral integrado por países andinos, la CAF ha ido creciendo hasta transformarse en un banco regional con sede en Caracas, Venezuela — uno de los temas delicados en la elección–. Carranza había sido criticado por trabajar desde Lima y, ahora, se espera que Díaz Granados también trabaje desde otro país. El Gobierno colombiano es un feroz crítico de la Administración de Nicolás Maduro en la vecina Venezuela –a la que no reconoce– y los dos países han roto las relaciones.

En 2002 y 2009 se sumaron como accionistas España y Portugal, respectivamente, y dieron a la CAF un perfil iberoamericano. Hoy cuenta con 19 países accionistas, 14 no andinos, y una cartera de créditos e inversiones de 28.000 millones de dólares, que serán claves para impulsar la recuperación de los socios tras la crisis económica generada por la pandemia de la covid-19.

Abogado de la Universidad Externado de Colombia con estudios de posgrado en el Instituto Nacional de Administración Pública de España y la Universidad de Salamanca, Sergio Díaz-Granados (Santa Marta, 52 años) fue ministro de Comercio, Industria y Turismo del presidente Juan Manuel Santos (2010-2018). Su gestión estuvo marcada por los acuerdos comerciales de Colombia con Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y algunos países asiáticos, además de la tarea de normalizar las relaciones comerciales con Venezuela y Ecuador, por entonces muy tocadas.

Antes, durante los dos periodos con Álvaro Uribe en la presidencia (2002-2010), Díaz-Granados estuvo en el Congreso, fue viceministro de Desarrollo Empresarial y presidente de la Asociación Colombiana de Viajes y Turismo (Anato). Desde 2015, es representante de Colombia ante el BID. “Cuenta, por ende, con una visión integral del desarrollo desde la diversidad interna de cada país, el funcionamiento del Estado, de la institucionalidad democrática, la dinámica empresarial y el potencial del trabajo público-privado”, sostiene la carta de postulación del Gobierno colombiano, que acaba de anotarse un logro en diplomacia económica.

Bogotá había postulado en un primer momento al entonces ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, al que las protestas desatadas por su propuesta de reforma tributaria se llevaron por delante. El mes pasado, Colombia cambió a su candidato. A pesar de ser uno de los países fundadores, Colombia –una de las economías más estables de América Latina– nunca había presidido CAF, considerado el segundo mayor banco de desarrollo regional después del BID. Sin embargo, el colombiano Luis Alberto Moreno viene de encabezar durante 15 años el BID, hasta su controversial relevo el año pasado por el estadounidense Mauricio Claver-Carone, el candidato de Donald Trump que contó con el decidido apoyo del Gobierno de Duque.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS