Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez reprende a las grandes distribuidoras por los bajos precios del campo español

El presidente del Gobierno español estima que "deben hacer autocrítica"

Pedro Sánchez saluda al presidente del Consejo Europeo en Bruselas, este miércoles. En vídeo, declaraciones de Pedro Sánchez.

Las protestas de agricultores y ganaderos que han tenido lugar esta semana y la pasada en varios puntos de España llevaron este miércoles al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a criticar el sistema de precios mediante el cual las empresas de la distribución venden los productos agrarios por un precio muy superior al que cobran los productores. “Es evidente que las grandes distribuidoras tienen que hacer autocrítica”, dijo. El sector, por su parte, defiende que el sistema es transparente y eficiente y se dice dispuesto a ayudar para paliar esta crisis.

En un momento de creciente tensión, con la crisis del sector saltando del campo español a las calles de las grandes ciudades, como ha sucedido con la protesta de este mismo miércoles en Madrid, Sánchez se ha mostrado partidario de acabar con la opacidad que rodea la formación de precios. "Tenemos que introducir muchísima más transparencia para defender al pequeño y mediano agricultor y ganadero, que ahora mismo desgraciadamente están viendo como los precios bajan, bajan y bajan, y eso es algo absolutamente inaceptable para este gobierno". Sánchez daba así un paso más que su ministro de Agricultura, Luis Planas, que el lunes habló de un “problema de precios y márgenes” y llamó a la colaboración de las empresas de distribución como “parte de la solución al problema”.

Ante las acusaciones del campo, las asociaciones que agrupan a las cadenas de supermercados salieron a la palestra en defensa de sus intereses. “Los precios de los productos frescos en España se fijan de forma eficiente” y obedecen “a la gran competencia” en el sector, señaló a este periódico Ignacio García Magarzo, director general de Asedas, la asociación que engloba a cadenas como Mercadona, Dia o AhorraMas (19.500 tiendas en total). Se dijo dispuesto a ayudar a encontrar soluciones con el Gobierno, pero puso como “línea roja” al consumidor, que no debe asumir subidas de precios.

Magarzo aseguró “comprender” las protestas de agricultores y ganaderos, pero también destacó que el 80% de la producción agrícola y ganadera española se exporta al exterior y que del 20% que se queda en España, solo un tercio se vende en los supermercados. Para paliar los efectos de crisis de precios como la actual, Magarzo abogó por una “mayor integración de los productores en grandes cooperativas, de modo que tengan una mayor capacidad de negociación”, y por “contratos más largos y estables” entre unos y otros, que ayuden a amortiguar vaivenes de precios.

Varias amenazas

El presidente español ha admitido que penden varias amenazas sobre los agricultores españoles, entre las que mencionó los recortes en la Política Agraria Común, la citada caída del precio que se abona a los agricultores por su producto, y los aranceles y la política comercial agresiva de superpotencias como Estados Unidos. "En este caso le estamos diciendo a la UE que tiene que hacer valer el peso específico de un mercado único que representa más de 500 millones de personas", ha afirmado.

La batalla en torno al próximo presupuesto comunitario para el periodo 2021-2027 puede agravar la situación si tiene a España como una de las damnificadas. Las cuentas ya no incluirán a Reino Unido, uno de sus grandes contribuyentes, que abandonó el club comunitario el pasado viernes. Y los socios están divididos entre los partidarios de la austeridad —los países del centro y norte de Europa—, y los que se niegan a hacerle pasar por el filtro de la austeridad —ubicados en el sur y el este del continente—.

"Necesitamos unos presupuestos ambiciosos", ha insistido Sánchez. España tiene dos prioridades en la negociación en marcha: evitar los recortes en fondos de cohesión, y que se mantengan las ayudas directas a agricultores y ganaderos. "Vamos a defender estas propuestas ante el presidente del Consejo", ha dicho antes de verse con Michel, embarcado este último en una ronda de contactos preparatorios con los jefes de Gobierno de la UE antes de la cumbre del próximo 20 de febrero.

El presidente del Consejo Europeo ya se ha visto esta semana con los primeros ministros de Hungría, Letonia, Estonia e Italia, entre otros, y confía en limar las asperezas entre los dos bloques. Países como Alemania Holanda, Dinamarca, Suecia y Austria son favorables a que el presupuesto de la UE no supere el 1% de la renta nacional bruta de los Veintisiete, mientras que otros, entre los que se encuentra España, se sitúan a medio camino entre la posición del Parlamento Europeo de aportar el 1,3%, y la de la Comisión Europea de contribuir con el 1,11%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información