Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tesoro prevé una emisión neta de 32.500 millones para 2020, un 7% menos

El órgano deja margen para cambios en la política monetaria o para más necesidades de financiación del Estado

El secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio, antes de la presentación de la estrategia del Tesoro Público para 2020, este miércoles en Madrid.
El secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio, antes de la presentación de la estrategia del Tesoro Público para 2020, este miércoles en Madrid. EFE

El Tesoro Público prevé realizar una emisión neta de deuda para este año de 32.500 millones de euros, un 7,1% menos (2.500 millones) que la estimación del año anterior. Se trata de una estrategia conservadora respecto a los 19.960 millones que se emitieron en 2019 y mantiene un colchón para eventuales cambios en la política monetaria o para posibles necesidades de financiación del Estado. "La estrategia es continuista y seguimos con una previsión conservadora", ha explicado este miércoles Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro y Financiación Internacional en la presentación de la estrategia de financiación del organismo para 2020.

El plan realizado por el Tesoro se ha elaborado sobre la base de los Presupuestos prorrogados de 2018. Por tanto, está expuesto a modificaciones, aunque San Basilio confía en que las cifras no cambien cuando se presenten las nuevas cuentas. "Nuestro deseo es que esta previsión se mantenga una vez aprobados los Presupuestos. La emisión neta es estable con los últimos años y nos dota de estabilidad presupuestaria", ha dicho el secretario general del Tesoro. De hecho, ha indicado que espera que la previsión se mantenga o incluso se pueda reducir, algo que los mercados acostumbran a recibir como algo positivo.

Esta prudencia en la estimación deja al Tesoro un colchón para posibles necesidades de financiación. Y en este sentido lo que preocupa al organismo no son los nuevos Presupuestos, sino la política monetaria y las comunidades autónomas. "Las variables extrapresupuestarias son las que pueden provocar desviaciones. El año pasado hubo elementos que ayudaron a que la emisión neta fuese muy baja, pero no sabemos si se van a volver a repetir", ha insistido San Basilio. Estas variables que permitieron reducir las necesidades de financiación fueron, fundamentalmente, la caída de los intereses provocada por la política monetaria del BCE y la devolución anticipada de deuda de las comunidades con el Estado (5.273 millones).

En caso de no reproducirse este mismo contexto, la emisión efectiva podría volver a incrementarse, algo que no ocurre desde 2017. "Hay un escenario de tipos más bajos que el año pasado y expectativas de estabilidad, por eso hemos reducido la estimación. Pero si no se repiten estas variables y, además, el BCE anuncia una subida de tipos, podemos situarnos en los 30.000 millones previstos", ha aclarado San Basilio.

Emisiones de deuda pública

En miles de millones de euros

Emisión bruta final

249,6

250

210

197

200

192,8

185

Emisión bruta prevista

150

Emisión neta final

96,6

100

50

35

32,5

36,8

Emisión neta prevista

20

0

2012

2014

2016

2018

2020

Prev.

Fuente: Tesoro Público

EL PAÍS

Emisiones de deuda pública

En miles de millones de euros

Emisión bruta final

249,6

250

210

197

200

192,8

185

Emisión bruta prevista

150

Emisión neta final

100

96,6

50

35

32,5

36,8

Emisión neta prevista

20

0

2012

2014

2016

2018

2020

Prev.

Fuente: Tesoro Público

EL PAÍS

Emisiones de deuda pública

En miles de millones de euros

Emisión bruta final

249,6

250

210

197

200

192,8

185

Emisión bruta prevista

150

Emisión neta final

100

96,6

50

35

32,5

36,8

Emisión neta prevista

20

0

2012

2014

2016

2018

2020

Prev.

Fuente: Tesoro Público

EL PAÍS

El Tesoro prevé una emisión neta de 32.500 millones para 2020, un 7% menos

Los nuevos Presupuestos, sin embargo, sí que influirán de forma directa sobre la previsión en dos vertientes. Por una parte, San Basilio espera que den más certidumbre y confianza a los inversores. Y, por otra, el préstamo que se da a la Seguridad Social puede aumentar sobre la cantidad que estaba fijada en las anteriores cuentas del Estado (13.800 millones). "Tenemos un margen en este sentido por si se produce una subida sobre la cuantía", ha afirmado el secretario general del Tesoro.

En cuanto a la emisión bruta de deuda pública, esta ascenderá a los 196.504 millones para este año, un 6,2% menos que la estrategia de 2019. El Tesoro prevé obtener toda la financiación neta a través de la emisión de instrumentos a medio y largo plazo. Además, ha asegurado que será muy activo en el mercado en los primeros meses del año, cuando hay una demanda elevada en renta fija y emisiones soberanas.

Prudencia con la deuda pública

La previsión de emisión de deuda llega en un contexto de reducción del déficit público, con una senda de ajuste que se ha ralentizado respecto a lo pactado con Bruselas. El objetivo de deuda pública estaba fijado en el 95,9% del PIB para 2019 y en el 94,6% para este año. "Estas cifras hay que tomarlas con cierta precaución y todavía se está a la espera del PIB nominal de 2019", ha aclarado San Basilio, que cree que el año pasado se cerrará sobre el 96%, sin precisar si se cumplirá la previsión enviada a Bruselas por el Ejecutivo socialista.

Lo que sí dejó negro sobre blanco el secretario general del Tesoro fue el compromiso del nuevo Gobierno con la estabilidad presupuestaria. "No vamos a romper los compromisos con Bruselas, somos un país que hemos sabido combinar el cumplimiento y la exigencia de estabilidad presupuestaria de Bruselas con un crecimiento suficiente para crear empleo y resolver el desempleo", ha defendido. Aun así, ha reconocido que en materia de reducción de deuda, al contrario que el sector privado, las Administraciones públicas todavía tienen trabajo por hacer.

El Bono Verde, en el segundo semestre

San Basilio anunció asimismo la emisión de bonos verdes para el segundo semestre del año, algo que facilitará e impulsará a otros actores privados del mercado. "Pensamos en un bono a 20 años con un formato homologable al de otros bonos verdes soberanos. El objetivo es que alcance los 10.000 millones en los próximos años y que se vinculen a proyectos concretos con partidas en los Presupuestos", ha indicado.

Este bono, algo que ya confirmó Nadia Calviño el pasado diciembre, es parte de la estrategia del Gobierno de Pedro Sánchez para facilitar recursos financieros a proyectos que beneficien el medio ambiente. Algo que se certificará y controlará por un tercero, según ha explicado San Basilio. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información