LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los trabajadores en ERTE no gastarán tiempo de paro a partir de octubre

La negociación para la prórroga hasta enero sigue atascada por la propuesta del Gobierno de ayudar a sectores concretos y los incentivos

Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, atiende a la prensa el 7 de septiembre, en Madrid.
Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, atiende a la prensa el 7 de septiembre, en Madrid.OSCAR DEL POZO / Europa Press

Las negociaciones para prorrogar los ERTE más allá del 30 de septiembre, cuando caduca por el momento esta ayuda excepcional para empresas y trabajadores por la crisis del coronavirus, han sufrido una semana decepcionante con pocos avances. La única buena noticia que llevarse a la boca en el último encuentro ha sido el acercamiento de sindicatos y Trabajo, que han acordado que se mantenga el contador a cero después de los 180 días para los trabajadores afectados por estos expedientes. Es decir, aunque estén en ERTE más de seis meses, finalmente no se les restará tiempo de otras prestaciones como el paro a los que sean despedidos antes 2022, según explican fuentes del diálogo social. Así como que la ampliación sea hasta final de enero y no de diciembre.

Pese a ello, el bloqueo y distanciamiento entre agentes sociales y Gobierno es evidente. Tanto que la negociación ha encallado hace días y las posturas se han enconado, principalmente por dos motivos. Por un lado, la intención del Ejecutivo de focalizar la ayuda en los sectores más afectados —por ejemplo el turismo— y que no sea una medida generalizada. Y por otro, por la insistencia del Ministerio de Seguridad Social de mantener los incentivos a la contratación, algo que los agentes sociales consideran ineficaz. Esto, en la práctica, penaliza a las empresas que no pueden volver antes al trabajo, sostienen los agentes sociales.

El otro caballo de batalla pendiente llegará cuando haya que concretar las rebajas en las cuotas a la Seguridad Social. Aunque para acordar la cifra antes se tendrá que decidir cuánto abarca la ayuda, porque en función de los sectores que acoja podrá ser más o menos generosa, según fuentes conocedoras de la negociación. Por parte de los sindicatos, el secretario general de CC OO, Unai Sordo, ha reconocido que concretar la prórroga de los ERTE es cada vez “más difícil”.

UGT, por su lado, ha enviado este jueves un comunicado con los avances conseguidos en los últimos encuentros. El principal, que se respete el contador a cero. “La persona que sea despedida entre octubre y diciembre de 2021 podrá recuperar lo que haya gastado en prestaciones por desempleo en este periodo de tiempo. Hay que recordar que este es un derecho que se introdujo para que las prestaciones de los ERTE, que se quería eliminar en borradores anteriores”, afirma en el texto. Fuentes de CC OO, mientras tanto, no lanzan las campanas al vuelo y prefieren esperar a conocer la nueva oferta del Ejecutivo. “Están en ello, pero no lo damos por cerrado hasta conocer la nueva propuesta del Gobierno”, explican.

Fuentes del Ejecutivo de coalición confirman que se sigue trabajando en este documento, aunque siempre con el contador a cero incluido. “Hasta el 30 de septiembre, se respeta. Pidan cuando pidan la prestación. Nunca se le va a computar. Desde el 1 de octubre, se mantendrá el contador a cero para todos aquellos que en el próximo año puedan ser despedidos”, matizan fuentes del diálogo social conocedores del acuerdo alcanzado entre las partes.

UGT también recoge en su resumen como logros que se mantenga la prestación en el 70% de la base reguladora a partir del sexto mes y que se aumente la protección de los trabajadores con la imposibilidad de que haya despidos de afectados por ERTE durante los seis meses siguientes.

La patronal se enroca

Pese a estos pasos adelante, siguen pesando más los retrocesos entre agentes sociales y Gobierno. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), por ejemplo, sigue enrocada en temas que considera sensibles y lleva días lanzando ataques directos al Ministerio de Inclusión y Seguridad Social. “Tenemos dudas de que los datos que nos ofrece el Ministerio de Seguridad Social sean ciertos”, insistió Antonio Garamendi, presidente de CEOE, este miércoles en un acto junto al gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. Con esta crítica hacía referencia a algo que también solicitó en la mesa de negociación: conocer el coste real de los ERTE. “Nos falta información y así no se puede negociar”, aseguraba Garamendi un día antes.

Entre los grandes escollos entre agentes sociales y el Gobierno se encuentra la sectorialización de los ERTE. El Ejecutivo considera necesario enfocar las ayudas a los que más lo necesitan, y dar un balón de oxígeno más generoso. Según fuentes del diálogo social, no se ha movido de ahí en esta semana. Sin embargo, CEOE no quiere ceder en ese aspecto para que no queden fuera empresas que también estén muy afectadas pero sean de otros sectores. Esto provocó la reacción de la industria turística que presiona para que se alarguen los expedientes por actividades económicas. “Será eso o que muchas empresas pasen del ERTE al ERE”, avisaban organizaciones del sector y fuentes de la Administración.

En esta lucha, patronal y sindicatos van unidos. De hecho, Garamendi reconoció este miércoles que están más cerca de los sindicatos que del Gobierno. “Diversas intromisiones impiden que se pueda cerrar un acuerdo amplio y beneficioso para empresas y personas trabajadoras, en el que no se deje a nadie a nadie atrás. El sindicato exige que se deje avanzar la negociación, que continuará la próxima semana, para que no se vea abocada al bloqueo”, sostiene UGT en su comunicado. Y fue incluso más allá sobre la sectorialización: “Es necesario que sean para todas las empresas y para todas las personas trabajadoras que lo precisen, sin tener en cuenta el sector o la actividad que realicen”.

Además, los dirigentes de UGT no entienden que por un lado se esgriman las limitaciones presupuestarias para que se reduzca la ayuda a los sectores más afectados. Y, por otro, que Seguridad Social insista en mantener las exoneraciones para la reincorporación al trabajo de los trabajadores en ERTE, algo que los agentes sociales creen inútil. “Las empresas vuelven a contratar si hay trabajo, no porque haya incentivos”, repiten desde sindicatos y patronales. Los encuentros continuarán la semana que viene, a solo 10 días de que caduquen los expedientes si no hay acuerdo antes.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50