El Gobierno y los agentes sociales negocian contra reloj para cerrar un acuerdo sobre la prórroga de los ERTE

Patronal y sindicatos terminan la reunión con los ministerios de Trabajo y Seguridad Social con avances pero sin lograr un pacto sobre los expedientes temporales. El Ejecutivo no aprobará la extensión de estos expedientes en el Consejo de Ministros de este martes

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. FOTO: EUROPA PRESS / VÍDEO: ATLAS

Sigue sin llegar el acuerdo entre el Gobierno, los sindicatos y los empresarios para prorrogar el gran instrumento que ha evitado la pérdida de centenares de miles de empleos en esta crisis: los ERTE. De una forma o de otra, algunas de las ventajas que tienen se van a mantener hasta el 30 de septiembre. Pero si se hace sin pacto, el Ejecutivo sufrirá un traspié muy serio en el diálogo social, un frente en el que ha cosechado éxitos en los peores momentos de la pandemia. El encuentro que mantuvieron el lunes las tres partes ha acabado sin acuerdo, aunque sí hubo avances importantes en las posiciones, apuntan fuentes de la negociación.

El plazo que se había autoimpuesto el Ejecutivo caducó la semana pasada. Quería tener listo el pacto y la prórroga de los ERTE para el Consejo de Ministros del martes anterior. Aún quedan días: los expedientes de fuerza mayor vinculados directamente a las restricciones a la actividad decretadas por el estado de alarma, que todavía afectan a algo menos de dos millones de trabajadores y cuestan alrededor de 3.000 millones de euros al mes, según los datos del Ejecutivo, vencen el 30 de junio. Pero esta fecha se acerca y el acuerdo no acaba de llegar.

Este lunes hubo una nueva reunión. Hubo avances. “El margen ya se estrecha”, apuntaba uno de los presentes en el encuentro, tratando de decir que las posiciones se van acercando y ya no queda mucho campo para negociar. “Desde CC OO consideramos que la propuesta que ha hecho hoy [por el lunes] el Gobierno es una base para el acuerdo”, valoraba a la secretaria de Acción Sindical, Mari Cruz Vicente, a la salida de la cita, y que sus órganos de dirección analizarían la propuesta este martes. “No estamos en el acuerdo que queremos todavía, pero se aproxima bastante”, añade su homólogo de UGT, Gonzalo Pino.

En la otra orilla, ven más lejano el punto de encuentro. “El Gobierno ha planteado una nueva propuesta que, aunque mejora las condiciones de la anterior, es una propuesta que no aporta una solución a todas las situaciones de los diferentes sectores y por tanto se valorará internamente”, señalaba un portavoz oficial de la CEOE al acabar la reunión.

Los empresarios siguen mostrándose muy críticos con la doble escala de descuentos en las cotizaciones que mantiene la Seguridad Social. “No tiene sentido”, apuntaban fuentes de la patronal a la salida del encuentro. Tampoco le gusta a los sindicatos, aunque su hostilidad es menor.

En mayo, para incentivar el retorno de los trabajadores afectados por ERTE en las empresas que retomaban parcialmente su actividad, la Seguridad Social diseñó un sistema de reducción en las cuotas por el que la empresa paga menos cotización por el empleado recuperado que por el que no se reincorpora. En el departamento que dirige José Luis Escrivá están convencidos de que este esquema ha estimulado la reducción de afectados y mantienen el esquema. No obstante, este lunes ha habido cambios en la posición del Ejecutivo sobre propuestas anteriores. Las exoneraciones ya no serán menguantes conforme pasen los meses, serán las mismas entre julio y septiembre.

“Hemos puesto ya cuatro propuestas sobre la mesa, hoy [por ayer] una nueva adaptada a las demandas”, apuntaban fuentes de Trabajo. “El diálogo social tiene sus tiempos y los respetamos”, añadían. Esta última frase viene a decir que el Ejecutivo ya no se va a mover mucho de su postura y que la pelota está en el alero de los agentes sociales. Tal vez haya ajustes en el documento definitivo que se vaya a elaborar tras esta última reunión, pero no grandes cambios.

Varias tipologías

Esa propuesta viene a poner sobre la mesa varios tipos de ERTE, señalan varias fuentes. El primero sería el de fuerza mayor del que los empresarios deben ir rescatando de forma gradual a sus empleados y que contaría con exenciones. También contarían con exenciones los expedientes de fuerza mayor que se transformen en uno vinculado a causas objetivas (económicas, técnicas, organizativas o productivas). En este caso, una diferencia con el primer tipo es que se negocia con la plantilla y su duración no está sujeta a la existencia del motivo que provoca la fuerza mayor o una fecha fijada por ley, el 30 de septiembre. La finalidad de esto es muy clara: incentivar el trasvase de un tipo de expediente a otro.

El tercer tipo sería el de los ERTE por causas objetivas provocadas por la pandemia que ya están en vigor. Para estos también habría descuentos en las cotizaciones. Los que no tendrían ayudas serán los que se pacten a partir de ahora.

Otro elemento importante son las ventajas para los trabajadores. Al extenderse las exenciones hasta el 30 de septiembre, también en la oferta del Ejecutivo se alargan hasta esa fecha las ayudas a los trabajadores. Es decir, la prestación que cobren los afectados durante este tiempo se considerará extraordinaria y no consumirá derecho de desempleo acumulado previamente. Tampoco será necesario tener un periodo mínimo de cotización para acceder a la ayuda.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Lo más visto en...

Top 50