La crisis del coronavirus

Los ERTE para 3,5 millones de trabajadores desbordan las oficinas públicas de empleo

Miles de empleados corren el riesgo de cobrar tarde las prestaciones por la saturación. Trabajo refuerza sus recursos para cuadruplicar los reconocimientos de prestaciones

Un hombre pasa con su perro por delante de una oficina de empleo cerrada, este mes de abril en Sevilla.
Un hombre pasa con su perro por delante de una oficina de empleo cerrada, este mes de abril en Sevilla.PACO PUENTES / EL PAÍS

La avalancha de ERTE y afectados está poniendo a prueba a los servicios públicos de empleo. La cifra de expedientes ya supera los 450.000 y la de afectados los tres millones. Esto ha provocado un atasco que ha llevado a muchas comunidades autónomas a multiplicar el personal que tramita las suspensiones de empleo. Pero el verdadero desafío está en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Fuentes del Ejecutivo señalan que durante este mes la situación está llevando al antiguo Inem a forzar su sistema informático para cuadruplicar el reconocimiento de prestaciones para que a comienzos de mayo puedan cobrar “la mayoría de afectados”.

Este martes hace un mes que España decretó el estado de alarma. En este tiempo, la cifra de afectados por ERTE más que duplica todos los que hubo entre 2009 y 2019, algo más de 1,57 millones en unos años nada fáciles, especialmente los primeros. Tal avalancha ha llevado a los servicios públicos, mermados tras años de recortes, a afrontar una carga de trabajo sin precedentes. “En los primeros días tuvimos un verdadero atasco”, admite el consejero de Empleo de Baleares, Yago Negueruela, que explica que al explotar la crisis esta administración autonómica tenía un funcionario tramitando ERTE y ahora hay 103. También su homólogo valenciano subrayaba hace unos días que han incrementado el personal de 10 a 40 trabajadores para intentar “despejar” el atasco a finales de la semana pasada. Lo mismo cuentan en Canarias, gran atasco inicial y refuerzo significativo de plantillas. En esto último ponen el acento Aragón, Cataluña o Andalucía.

El consejero de Trabajo catalán, Chakir El Homrani, defendió su gestión el jueves en una comparecencia parlamentaria: “Estamos resolviendo expedientes sábados y domingos, los intentamos resolver todos para dar seguridad jurídica, solo un 3,5% se cerraron por silencio administrativo”. En busca de esa misma seguridad, varias autonomías aumentaron el plazo de resolución de cinco días a 10, pero lógicamente eso retrasa la tramitación.

A pesar de los refuerzos, la visión que tienen quienes tramitan los expedientes al otro lado de la ventanilla es crítica. La abogada laboralista Teresa Aguirre ha presentado ERTE en Madrid, Valencia y el País Vasco. Se queja de que hasta ahora solo le ha llegado una resolución y de que en la Comunidad de Madrid, donde ha presentado la mayoría, ni siquiera puede seguir la tramitación, “no hay visión del expediente”. Sus clientes han sido colegios, restaurantes, un museo. “Solo tengo una resolución”, se queja, y deduce que las demás las tendrá aprobadas por silencio administrativo.

Como las tramitaciones están siendo telemáticas, Aguirre habla de caídas de aplicaciones y páginas de Internet colgadas. Y lo dice tanto de las administraciones autonómicas, encargadas de tramitar el ERTE cuando solo afecta a una comunidad, como del Servicio Público de Empleo, a quien las empresas deben remitir directamente los listados de afectados para que se reconozca antes la prestación. Ella apunta que hasta finales de marzo no tuvieron claro los formatos en que tenía que remitirse y también señala que para evitar atascos electrónicos han estado subiendo los datos de afectados a la web del SEPE de madrugada.

Ahora es este organismo el que tiene que correr para reconocer las prestaciones rápidamente. Fuentes no oficiales del Gobierno apuntan que han cuadruplicado la velocidad para reconocer las prestaciones a través de las aplicaciones informáticas. Si en marzo se reconocieron más de 600.000, se trata de acabar abril por encima de los 2,5 millones y que la mayoría de afectados cobre a comienzos de mayo (normalmente lo harían el 10, pero los bancos se han comprometido a adelantar el dinero).

En consonancia con estas cifras, el director general del SEPE, Gerardo Gutiérrez, anunciaba el domingo en un tuit que entre el jueves y el sábado se habían reconocido más de 233.000 prestaciones. Este alto cargo no decía, apuntan las mismas fuentes, que al ser días no laborables el trabajo era voluntario y que la plantilla teletrabajó al 50%. Un cargo medio del mismo organismo ratificaba este lunes esos números y las previsiones para abril.

El Ministerio de Trabajo no aporta las cifras. Recuerda que este año han adelantado el refuerzo de personal –1.000 interinos– que en otros ejercicios se ha hecho en verano.

Sí que conoce esos números Lola Santilla, responsable de Empleo de CC OO. Ella reclamó que Trabajo pagara las prestaciones conforme las va reconociendo. Lo mismo han hecho los responsables autonómicos de Cataluña y Andalucía. “Hemos dirigido varias cartas a la ministra solicitando que se tomen medidas para agilizar la tramitación. Nuestro objetivo es que los afectados puedan cobrar cuanto antes sus prestaciones”, expone la consejera de Empleo andaluza, Rocío Blanco, con medidas como establecer nóminas semanales. Ella señala que hasta ahora han tramitado el 45% de los 90.000 ERTE presentados.

Por su parte, Maricarmen Barrera, responsable de Políticas Sociales de UGT, que habla de “cuello de botella”, defiende que varios de los cambios hechos por el SEPE para agilizar el reconocimiento de ayudas llegan tras sus reclamaciones. Barrera también apunta que se nota la falta de inversión en los servicios públicos de empleo en los últimos años por los recortes “y puestos de trabajo que se amortizaban”.

Las ayudas para las empleadas del hogar llegarán más tarde

Todos los recursos de los Servicios Públicos de Empleo Estatal están puestos en acelerar el reconocimiento de las prestaciones de desempleados y de los más de tres millones de afectados por ERTE. Por ahora, el SEPE se ha concentrado en el desarrollo del programa informático para reconocer más rápido las prestaciones de este amplísimo colectivo. Pero esto hace que otros desarrollos estén tardando más. Uno de ellos es el necesario para reconocer la ayuda extraordinaria para las empleadas del hogar, según admiten las mismas fuentes del Gobierno que ponen énfasis en la multiplicación del reconocimiento de las ayudas de los ERTE. También apuntan que, cuando esté todo preparado, el reconocimiento de las prestaciones será retroactivo.

“La prestación para las empleadas del hogar se está diseñando, implica mucho trabajo, cuando esté listo lo anunciaremos”, señalan en el Ministerio de Trabajo. Esta ayuda se creó en el Consejo de Ministros del pasado 31 de marzo y puede llegar a un colectivo potencial de 400.000 empleadas domésticas dadas de alta en la Seguridad Social.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50