Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un empresario que utilizó a su sobrina con discapacidad como testaferro

La Policía Nacional desmantela en Asturias 16 tramas societarias que fueron utilizadas para defraudar 7,5 millones de euros a la Seguridad Social

Agentes de la policía nacional durante un operativo.
Agentes de la policía nacional durante un operativo.

Un administrativo, un peón de obra sin estudios y una sobrina con una discapacidad psíquica del 65%. Estos eran los presuntos testaferros de un empresario de la construcción al que la Policía Nacional ha detenido recientemente en Asturias por defraudar a la Tesorería General de la Seguridad Social 154.000 euros utilizando, precisamente, las sociedades frente a las que puso a estas personas. La trama le permitió crear una sucesión empresarial opaca para transferir las ganancias de las sociedades a sociedades patrimoniales y así eludir el pago de las deudas que iba acumulando y frustrar las aspiraciones de cobro de la Seguridad Social. El arrestado mantenía un elevado nivel de vida que incluía frecuentes viajes en avión para ver los partidos del FC Barcelona, del que era aficionado, y vehículos de alta gama.

La detención de este empresario forma parte de un operativo más amplio desarrollado en las localidades asturianas de Avilés, Gijón, Langreo, Mieres y Oviedo, y bautizado como Operación Orbayu (llovizna en bable). Durante la misma se han desmantelado en los últimos meses 16 tramas societarias en sectores tan diversos como la restauración, la hostelería, la panadería, la limpieza y la educación, han sido arrestadas un total de 32 personas y se ha destapado un fraude superior a los 7,52 millones de euros, según informó este lunes la Policía Nacional.

En el caso del empresario de la construcción, la investigación ha revelado supuestas irregularidades de sus compañías desde el año 2007, siempre con firmas vinculadas a trabajos de albañilería y reformas. Las pesquisas determinaron que en estos años creó tres sociedades que fueron asumiendo sucesivamente las deudas que originaba por el impago a la Seguridad Social. En la primera empresa, situó al frente a un administrativo, con el que firmó un poder notarial en el que se dejaba constancia que el verdadero beneficiario era él y no su trabajador.

Una vez que esta firma acumuló una elevada deuda con la Seguridad Social y para evitar el embargo, creó una segunda con la que continuar la actividad económica. En esta puso al frente a otro empleado, un peón sin estudios al que, según detallan fuentes policiales, amenazó con despedirle si no firmaba los documentos por los que se convertía en el responsable de la sociedad. Finalmente, para la tercera compañía echó mano de su entorno familiar y, en concreto, de una sobrina con una discapacidad psíquica. Para ello, se hizo nombrar, sin conocimiento de la madre y el hermano de la víctima, como su responsable legal y cuidador a tiempo total, funciones que realmente realizaba otro familiar. El fraude a la Tesorería que los investigadores adjudican a este empresario se eleva a los 154.204,58 euros.

También superior a los 100.000 euros es el fraude detectado en otro detenido que también se valió de familiares para engañar a la Seguridad Social. En este caso se trata de un empresario que había conseguido hace tres años la concesión de explotación de la cafetería de un centro universitario. El arrestado presuntamente dio de alta a su padre, gravemente enfermo e incapacitado para trabajar, como empleado con el tope máximo de cotización para el cálculo de prestaciones de la Seguridad Social para, así, asegurarle el máximo de pensión de jubilación (no llegó a cobrarla pues falleció antes) y a su madre, la de viudedad (también falleció). El empresario, sin embargo, no pagaba los seguros sociales de los trabajadores reales de la sociedad.

De los 16 casos destapados, el que acumulaba mayor deuda con la Seguridad Social era un empresario dedicado a la explotación de mataderos municipales que, desde 2005, había dejado de ingresar 3,3 millones de euros por impagos a la Tesorería. El arrestado figura como propietario de una veintena de sociedades, aunque el fraude se ha detectado únicamente en tres, que se fueron sucediendo unas a otras en el tiempo para consumar las irregularidades, según fuentes policiales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >