Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector olivarero empieza la campaña con precios hundidos y movilizaciones

Las previsiones apuntan a una cosecha un 30% menor que el año pasado pero lo que se paga por kilo es muy bajo por la gran campaña precedente

Manifestación de olivareros andaluces  en protesta por los bajos precios del aceite de oliva celebrada en julio de 2019 en Sevilla. PACO PUENTES
Manifestación de olivareros andaluces en protesta por los bajos precios del aceite de oliva celebrada en julio de 2019 en Sevilla. PACO PUENTES

No había buenos pronósticos para la campaña olivarera. Las previsiones apuntan a una cosecha un 30% menor que el año pasado y los precios siguen hundidos por la gran campaña precedente.La situación ha sacado a la calle a los olivareros. El Ministerio de Agricultura ha pedido a Bruselas que ponga en marcha medidas para regular el mercado. Y, justo coincidiendo con el inicio de la cosecha, Estados Unidos anuncia su intención de imponer aranceles del 25% sobre el valor del aceite y las olivas procedentes de España.

El 1 de octubre comenzó oficialmente la campaña olivarera. Al día siguiente, la Organización Mundial del Comercio autorizó a EE UU a imponer aranceles a productos de la Unión Europea y la Administración de Donald Trump no dejó pasar muchas horas antes de anunciar que entre los productos a los que pensaba imponer aranceles figuraban el aceite y las olivas españolas, un golpe a un sector que el ejercicio anterior exportó a ese país productos por cerca de 700 millones de euros.

La noticia llega a un sector que para este año prevé una cosecha un 30% más baja que en la campaña precedente: 1,2 o 1,3 millones de toneladas frente a las 1,8 millones del año anterior. Precisamente, esta gran producción hundió unos precios del aceite que pasaron de 3,9 euros por kilo a una media de 3,5 euros, para situarse actualmente en menos de 2 euros.

Además, el sector acusa a los distribuidores de vender el producto a pérdidas, utilizándolo como reclamo para atraer a clientes. Finalmente, los olivareros han comenzado una serie de movilizaciones que llegan a Madrid el jueves.

Más consumo en todos los mercados

La caída de precios ha ayudado a estimular el consumo en todos mercados. En el caso de las exportaciones, las ventas se pueden situar este año por segunda vez en esta década en el millón de toneladas. Destaca, precisamente, el aumento del 43% en las ventas registrado en el primer semestre del año a Estados Unidos, hasta las 60.000 toneladas. En España, ayudó a recuperar la demanda con un incremento del 8,9%.

Sin embargo, ese aumento de demanda no ha absorbido el exceso de producción: la campaña ha comenzado con 750.000 toneladas almacenadas y con la posibilidad de que crezcan las importaciones de otros países del norte de África o de Grecia, donde se esperan mejores cosechas.

Ante esta situación de crisis de precios, Agricultura ya ha planteado en Bruselas, a petición del sector, la propuesta para abordar una autorregulación de la oferta. Ello supone retirar una parte de la producción. El sector también pide un aumento de los precios a partir de los cuales exista la posibilidad de almacenar aceite con ayudas comunitarias. Esta petición tiene muy difícil salir adelante porque la mayoría de países de la UE se oponen.

Los costes medios de producción de un kilo de aceite de oliva se estiman en 2,75 euros. Esta cifra media, en cambio, es engañosa, ya que varía desde los dos euros en el olivar de explotación extensiva a los 3,5 en secano. Este último tipo de plantación tiene una producción de mayor calidad, pero un precio que la industria no está dispuesta a asumir.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información