Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FMI

Francia ejercerá de árbitro en la selección del candidato para el FMI

El ministro Le Maire abrirá consultas con todos los países para tener un nombre a finales de mes

Bruselas / Madrid

Arranca el proceso para elegir al candidato que defenderá la parcela de poder de Europa en las instituciones internacionales. La UE quiere cerrar antes de fin de mes el nombre del aspirante a suceder a Lagarde al frente del FMI. El ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, ha asumido la coordinación, y abrirá una ronda de contactos con los países para consensuar un nombre. Pese a no haber una lista cerrada, sobre la mesa hay por ahora cuatro: la española Nadia Calviño, el holandés Jeroen Dijsselbloem, el portugués Mário Centeno y el finlandés Olli Rehn. Y siempre podría salir un tapado de última hora.

Desde la izquierda, los ministros de Hacienda de Alemania, Olaf Scholz, Francia, Bruno Le Maire, y EE UU, Steven Mnuchin, en Chantilly (Francia).
Desde la izquierda, los ministros de Hacienda de Alemania, Olaf Scholz, Francia, Bruno Le Maire, y EE UU, Steven Mnuchin, en Chantilly (Francia). EFE

Los ministros europeos de Finanzas del G7 decidieron acelerar la selección de un candidato para el FMI después de que Lagarde formalizase su salida. Aprovechando la reunión en Chantilly (Francia), los titulares de Alemania, Olaf Scholz; Francia, Bruno Le Maire; Italia, Giovanni Tria, y Reino Unido, Philip Hammond, mantuvieron un encuentro informal en la noche del miércoles.

Según fuentes comunitarias, los ministros acordaron que se llevará a Washington con premura un solo nombre. Y que el elegido cumpla dos requisitos: ser competente en asuntos económicos pero también en la arena política. En resumen, un perfil que asegure que la institución siga en manos europeas tres cuartos de siglo después de su creación. Máxime ante el riesgo de que otras regiones puedan reclamar su cuota de poder y se acabe perdiendo el puesto.

En el encuentro, según estas fuentes, se discutieron cuatro nombres: el de la ministra española Nadia Calviño; el exministro holandés y exjefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem; el del actual presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, y el gobernador del Banco de Finlandia, Olli Rehn. Después de considerar que los cuatro perfiles eran aptos, los ministros constataron el interés de sus países por participar en el proceso. A pesar de ello, el Gobierno español todavía niega que haya una candidatura oficial de la ministra.

Candidatos de los países

Los socios del euro habían pedido al jefe del Eurogrupo y a la presidencia rotatoria de la UE —en este caso Finlandia— que buscaran un candidato. Sin embargo, los ministros del G7 consideraron que las aspiraciones de Centeno y de los finlandeses invalidaban su imparcialidad para pilotar el proceso. De modo que Francia, que renuncia al FMI tras lograr el BCE, se encargará de esta tarea. Precisamente Centeno acudió a Chantilly como jefe del Eurogrupo.

Fuentes del Ejecutivo francés aseguraron que Le Maire no tiene preferencia por ninguno de los candidatos y que se comprometió a ser neutral. A partir de ahora, el francés dirigirá las consultas con los países. Otras fuentes cercanas al proceso explicaron que la lista que discutieron los ministros no es definitiva y que está abierta a sugerencias. Es decir, en las conversaciones con los Estados bien podría aparecer un nuevo candidato, un tapado. “La idea es que alcancemos una candidatura de consenso que sea sólida y creíble. Y que eso permita a Europa seguir liderando el FMI”, dijo este jueves Le Maire, según France Presse.

Fuentes diplomáticas señalan que para atar el cargo debe buscarse un perfil que sea aceptado por estadounidenses (que cuentan con el 16,52% de los sufragios en el FMI) y japoneses (el 6,15%). El secretario del Tesoro de EE UU, Steven Mnuchin, recordó en Chantilly que “desde que se crearon las instituciones, un estadounidense ha liderado el Banco Mundial y un europeo el FMI”. La elección del candidato favorito de Trump, David Malpass, para el Banco Mundial en abril ha extendido la sensación de que Washington respetará esa regla no escrita.

El favorito de partida, el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, parece haberse caído de la lista oficiosa. Es canadiense, pero tiene pasaporte británico e irlandés. Aun así, fuentes comunitarias explicaron que no será la opción europea.

Los aspirantes, pues, empiezan un proceso en el que deberán medir sus apoyos en la UE. Un diplomático comunitario destacó que el holandés Dijsselbloem encaja con el cargo por su experiencia como ministro y como exjefe del Eurogrupo en negociaciones complejas con países e instituciones. En su contra están los recelos que despierta en los países del sur de Europa, a los que acusó de manirrotos con unas polémicas declaraciones: “No puedo gastarme todo mi dinero en licor y mujeres y a continuación pedir ayuda”. Según fuentes del Gobierno español, sería el candidato más fuerte al que se enfrenta Calviño. Pertenece a la familia socialdemócrata y es respaldado por Alemania. Conocida es su sintonía con el entonces ministro alemán Wolfgang Schäuble en las negociaciones de los rescates.

Calviño, según fuentes comunitarias, tiene el perfil técnicamente más impecable. La ministra tiene experiencia en altos cargos de la Comisión; habla inglés, francés y alemán, y es respetada en el Eurogrupo, aunque ha tenido enfrentamientos con países como Holanda a cuento del diseño de un presupuesto para la zona euro. Sobre ella pesa su menor experiencia como ministra.

Centeno ha enderezado las finanzas de Portugal con rapidez y éxito, aunque se le achaca falta de brío. Y los portugueses ya tienen representación en las instituciones internacionales. Olli Rehn tiene un largo recorrido, pero como comisario europeo fue un férreo defensor de la austeridad, justo cuando se quiere imprimir un cariz más social al FMI. Según fuentes del Gobierno español, tanto Centeno como Rehn son candidatos más débiles —el segundo, por la edad—. Si no sale un tapado, Dijsselbloem será el hombre a batir. Aunque fuentes comunitarias avisan de la capacidad que podría tener el portugués Centeno para crear un consenso en torno a su nombre.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información