Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CIADI obliga a Argentina a pagar 287 millones de euros por la expropiación de Aerolíneas Argentinas

La corte de arbitraje rechaza un recurso contra el laudo que ya en 2017 condenaba al Gobierno argentino

Aviones de Aerolíneas Argentinas en el aeropuerto Jorge Newbery de Buenos Aires.
Aviones de Aerolíneas Argentinas en el aeropuerto Jorge Newbery de Buenos Aires. AP

Argentina deberá pagar 320 millones de dólares (285 millones de euros) por la expropiación de Aerolíneas Argentinas al grupo turístico español Marsans en 2008, de acuerdo al fallo emitido por la corte de arbitraje del Banco Mundial CIADI. El precio es muy superior al peso simbólico (30 céntimos de dólar en ese momento) que el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner depositó como pago por una compañía que el Estado argentino había tasado en un valor negativo de 832 millones de dólares frente a los 600 millones que reclamaba Marsans, entonces dirigida por el expresidente de la patronal española CEOE Gerardo Díaz Ferrán. Al Estado argentino le queda una última instancia de apelación, pero la sentencia se ha convertido este jueves en una arma arrojadiza contra el kirchnerismo en plena precampaña electoral. "Es un juicio que viene del Gobierno anterior", advierten fuentes oficiales.

La sentencia del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI) rechaza el último recurso de la Procuración del Tesoro, que solicitó la anulación del fallo de la corte de julio de 2017, ya contrario a los intereses del país sudamericano. En el pedido de anulación Argentina argumentaba que el CIADI "se extralimitó manifiestamente en sus facultades, quebrantó gravemente normas fundamentales de procedimiento y omitió expresar motivos".

El juicio empezó en marzo de 2014 con audiencias en Washington. Poco después, el Gobierno argentino denunció a Marsans por vender el reclamo ante el CIADI al fondo buitre Burford Capital, el mismo que litiga también contra el Estado sudamericano por la expropiación de la compañía petrolera YPF a la española Repsol en 2012. Todos los fallos en esta causa han sido favorables a Burford Capital, a quien el CIADI ordena ahora a abonar los 320 millones de dólares. El fallo agrega que Argentina debe pagar más de un millón de dólares en concepto de costas del procedimiento.

Díaz Ferrán, condenado en España

Díaz Ferrán fue condenado en España en 2001 por defraudar al fisco 99 millones de euros en la compra de Aerolíneas Argentinas por parte de Air Comet, perteneciente a Marsans. El grupo quebró en 2009 y Díaz Ferrán ingresó en prisión en 2012 por el saqueo de este conglomerado de empresas turísticas. Está en libertad provisional desde el año pasado.

El órgano superior de abogados del Estado argentino prepara ahora el último recurso de revisión. Lo presentará en los próximos días, aunque no hay optimismo sobre la resolución final.

Las redes sociales se han hecho eco de una sentencia que devuelva a la actualidad la polémica que rodeó las nacionalizaciones ordenadas por Fernández de Kirchner. "Cuando las cosas están mal hechas, las pagamos todos", ha escrito en Twitter la macrista Laura Alonso, hoy al frente de la Oficina Anticorrupción. "Pagaron símbolicamente $1 y lo denunciamos como un negociado porque Marsans le transferiría la deuda al estado. Así fue: hoy el CIADI condenó a la Argentina a pagar u$s 320 millones. No se privaron de nada", ha tuiteado Mario Negri, líder del bloque radical en Diputados, uno de los socios de Gobierno de Mauricio Macri. Tuiteros antikirchneristas han viralizado el decreto de expropiación de 2008, que lleva la firma de la expresidenta, de quien fue su primer jefe de Gabinete, Sergio Massa, y del entonces ministro de Planificación, hoy condenado por fraude al Estado, Julio de Vido.

En Aerolíneas Argentinas consideran el fallo "un hecho lamentable que se podría haber evitado", pero subrayan que no influye en el funcionamiento operativo de una compañía que el macrismo no logró sacar de los números rojos. El aumento del precio del combustible, la devaluación del peso registrada el año pasado y la competencia de las low cost influyeron en un nuevo crecimiento del déficit de la aerolínea de bandera. En 2018, las pérdidas de la compañía rozaron los casi 22.000 millones de pesos (478 millones de dólares), según su último balance. Ese año el Gobierno de Macri aportó subsidios por 200 millones de dólares a la compañía.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >