Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CEOE se moviliza ante la UE para defender a las empresas españolas en Cuba

Las compañías europeas cuentan con el reglamento de bloqueo de protección que nunca se ha empleado para protegerse

Instalaciones de un hotel de cinco estrellas de Meliá en Varadero (Cuba).
Instalaciones de un hotel de cinco estrellas de Meliá en Varadero (Cuba). LightRocket via Getty Images

El impacto que puede suponer la aplicación de la Ley Helms Burton para las empresas españolas con intereses en Cuba, especialmente las hoteleras, ha hecho que la patronal CEOE se haya dirigido a la patronal europea, Business Europe, para reclamar el apoyo de la Unión Europea. Además, la CEOE también se ha dirigido a los ministerios españoles de Asuntos Exteriores, Industria y Presidencia, así como a la embajada de Estados Unidos en Madrid y las embajadas de España en Washington y La Habana. Las fuentes consultadas destacan la unidad de acción en toda Europa y en España, en concreto, la coordinación entre el Gobierno y el sector empresarial.

La Administración de Donald Trump ha pulsado este miércoles una tecla sobre Cuba que ningún otro Gobierno estadounidense se había atrevido a pulsar en más de 20 años. Washington dejará que el 2 de mayo entre en vigor por primera vez una norma (creada en 1996 pero en suspenso hasta ahora) según la cual cualquier individuo puede reclamar ante la justicia estadounidense propiedades que le fueron confiscadas a raíz de la revolución de 1959, lo que afecta a las empresas que hacen negocios en las islas porque muchos pueden estar utilizando esos terrenos u otros bienes. Abre un nuevo e importante frente entre Estados Unidos y Europa, principal socio comercial del país caribeño, con España como uno de los principales afectados.

Las empresas españolas se han movilizado (a través de la patronal) para buscar apoyos y defender los intereses. Tras esas gestiones y según fuentes de la patronal, Bruselas se ha comprometido a respaldar a las empresas (españolas y europeas) de manera que puedan acogerse a la legislación comunitaria y utilizar el reglamento de bloqueo para proteger a las empresas (UE Blocking Statute Regulation), que nunca se ha empleado en la UE. Este reglamento de bloqueo permite a los órganos judiciales europeos rechazar la ejecución de las sentencias dictadas por los tribunales estadounidenses a empresas europeas en virtud de la Ley Helms Burton, así como la posibilidad de que las empresas europeas perjudicadas por estas sentencias dictadas por los tribunales estadounidenses puedan demandar a las firmas norteamericanas con activos en la UE ante los tribunales europeos.

Asimismo, por si ese mecanismo antibloqueo no es suficiente, se estudian otras medidas adicionales que refuercen la defensa de las empresas europeas, sobre todo porque puede derivar en sanciones y demandas. La advertencia se produce, precisamente, en un momento en que se ha aprobado un mandato para negociar un acuerdo comercial en temas industriales entre EE UU y la UE, por lo que parece contradictorio que se haya producido este desafío de forma paralela que afecta a las relaciones entre los dos bloques.

Aunque la actitud de Bruselas tranquiliza, las empresas radicadas en la isla viven con relativa calma la situación porque las amenazas del vecino son recurrentes, según han manifestado fuentes de las mismas.

Meliá dice que seguirá operando con normalidad

La inversión española en Cuba es de cerca de 300 millones al año. Destaca sobre todo el sector turístico. El 71% de las habitaciones de hotel de cuatro y cinco estrellas en Cuba las gestionan empresas españolas. Algunas cadenas como Barceló o NH actúan como operador, pero otros, como Meliá o Iberostar, tienen parte de la propiedad de los establecimientos. En la isla operan 10 cadenas españolas, con Meliá Hotels International como buque insignia: sus 34 hoteles ofrecen más de 14.600 habitaciones y emplean a 13.000 personas (el número total de habitaciones en la isla es de 70.000, unas 48.000 en manos extranjeras).

La mayoría de los hoteleros, de momento, han preferido guardar silencio. A preguntas de este periódico, portavoces de las cadenas declinaron hacer comentarios sobre las posibles implicaciones del nuevo frente de tensión con Estados Unidos. Sin embargo, Meliá sí ha hecho un comunicado. En él, agradece al Gobierno de España y la Comisión Europea el apoyo a las empresas. Lamenta "la incertidumbre e inseguridad jurídica creadas por el anuncio de levantamiento de la suspensión", pero asegura que continúa "operando con plena normalidad en Cuba" sin ningún cambio. Además defiende que entre sus bienes, no hay ninguno "que pudieran ser objeto de potencial reclamación tras su expropiación en la década de 1960".

Recientemente, tras la visita de Pedro Sánchez a la isla, también se entablaron algunos negocios, entre ellos la posible entrada de Aena para gestionar cuatro aeropuertos (Varadero, Cayo Coco, Santa Clara y Holguín).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información