Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los taxistas endurecen la huelga en Madrid tras cortar los accesos al aeropuerto y a Ifema

La principal reivindicación de los huelguistas a la Comunidad es que imponga que los VTC tengan que ser contratados con un tiempo de antelación

Un grupo de taxistas cortando la carretera A2 de Madrid. En vídeo, los taxistas siguen sin acuerdo en Madrid.

Los taxistas madrileños ha elevado este martes el tono de la huelga para exigir una mayor regulación de los vehículos de transporte concertado (VTC) y realizaron cortes de tráfico en vías de acceso al aeropuerto de Barajas y a Ifema, donde desde este miércoles se celebra Fitur, la feria más importante del año. En una de las protestas, que causaron importantes retenciones, un taxista ha resultado herido grave tras abalanzarse sobre un coche. La principal reivindicación es que sea necesario contratar sus servicios con un tiempo de antelación. El presidente regional, Ángel Garrido, ha dicho este martes que no cederá a su principal reivindicación: que haya que contratar a los VTC con antelación.

Los taxistas de Madrid y Barcelona ya realizaron una huelga de varios días el pasado julio, que desconvocaron tras la promesa del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, de que impondría restricciones a estos vehículos, pero terminó pasando la patata caliente a las comunidades y Ayuntamientos. Ahora el sector del taxi les exige a estas administraciones que regulen los VTC.

Las protestas del colectivo del taxi arrancaron desde primera hora de la mañana de este martes, provocando cortes de tráfico y fuertes retenciones en la M-40, una de las autopistas de circunvalación de Madrid, a la altura de los accesos al recinto ferial de Ifema, en la zona noroeste de la ciudad. Los manifestantes han intenado así dificultar el acceso al recinto en el que desde este miércoles se celebra Fitur, la Feria Internacional de Turismo que espera acoger a unos 250.000 visitantes.

Más tarde, los taxistas se han desplazado para cortar otras vías que enlazan Ifema con el cercano aeropuerto de Barajas, como la M-11 o la A-2. Precisamente en esta última vía ha ocurrido el incidente más grave de toda la jornada, cuando un taxista se ha abalanzado sobre el capó de un VTC que intentaba esquivar el corte de la autovía. El piquete cayó al suelo y se golpeó la cabeza, por lo que fue trasladado al hospital La Paz, donde a última hora de este martes permanecía ingresado en la UCI con pronóstico muy grave. El causante del atropello se dio a la fuga en un primer momento, si bien por la tarde se personó en la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid para prestar declaración voluntariamente. Tras ello, quedó en libertad.

Las concentraciones de taxistas se han repetido por varios puntos de la ciudad este martes, donde ha sido imposible coger un taxi. La huelga no tiene visos de solución por el momento. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha señalado este martes que no cederá ante la presión de los taxistas para que se obligue a los VTC a precontratar su servicio. “Esa reivindicación no la voy a aceptar”, ha señalado tras reunirse con representantes de Uber, Cabify y Unauto, empresas del sector de los VTC. “Estoy dispuesto a legislar en aquello que me compete, que es la captación (de clientes), pero si alguien pretende que legisle para eliminar un sector ya les digo que se han equivocado”, ha dicho Garrido.

El Ayuntamiento de Madrid, gobernado por Manuela Carmena (Ahora Madrid), se ha ofrecido para mediar en el conflicto, pero el Gobierno regional rechazó crear una mesa de trabajo conjunta entre ambas administraciones. La concejal de Movilidad, Inés Sabanés, se ha reunido este martes con los taxistas y les ha trasladado que el Consistorio está dispuesto a trabajar en una regulación para los VTC, pero que para ello es imprescindible antes una ley regional. “Reclamamos que la Comunidad haga una ley que nos permita tener seguridad jurídica para fijar claramente las condiciones de contratación de los VTC”, han explicado fuentes municipales.

Con información de Lucía Franco y Daniel Gómez.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información