Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El imparable ascenso de las tarjetas de crédito en España

Los expertos prevén para 2019 el desarrollo de los ‘plásticos’ en el comercio electrónico y en distintos soportes, pero en un entorno más competitivo que conllevará mejores ofertas

El imparable ascenso de las tarjetas de crédito en España
Gettyimages

Las tarjetas bancarias de crédito y débito siguen imparables su camino al alza. Si la barrera de los 80 millones de unidades se rompió ya en el primer trimestre de este año, cuando este techo fue rebajado por 1,11 millones de unidades, desde abril a junio los plásticos en circulación aumentaron un 6,23% con respecto al mismo período del año anterior, al alcanzar los 82,06 millones.

Según datos del Banco de España, con una variación del 7,38% en el segundo semestre con respecto al mismo período de 2017, las tarjetas de crédito presentan el incremento más pronunciado, frente a las de débito, que subieron un 5,35%. Una tendencia que continuará en 2019, de la mano del comercio electrónico, la variedad de los soportes que tienen una tarjeta como base, una seguridad y una competencia cada vez mayor, aseguran los expertos consultados.

Mientras se gestaba este entorno, los bancos han reducido drásticamente las oficinas y, “para muchas personas, se ha encarecido el uso de cajeros de otras entidades”, explican fuentes de Mediolanum. Un mix perfecto para determinar el éxito de la tarjeta. En esta entidad –cuyos clientes no abonan comisiones para utilizar su plástico en cajeros ajenos hasta el límite de 52 veces al año, y siempre y cuando el importe de la comisión no supere 2 euros– en los nueve primeros meses de 2019, las tarjetas han aumentado un 10%, y su uso, un 20%. De una manera similar, en lo que va de año, las tarjetas subieron un 14% en Triodos Bank. Por el contrario, Estrella Moya, directora de marketing de la entidad, destaca cierto estancamiento de las de débito.

La reina del ‘e-commerce’

En la misma línea, el director general de Bankinter Consumer Finance, Alfonso Saez, señala que los clientes de tarjetas del banco que dirige María Dolores Dancausa se incrementaron este año un 16% (un 20% en 2017). El gasto medio anual por cliente por tarjeta también ha experimentado una tendencia creciente, al llegar a unos 3.156 euros anuales, un 26% más que hace una década. No obstante, aunque los españoles pagan ahora más a menudo con tarjeta que en 2008, lo hacen por importes cada vez menores.

Del tercer informe Bankintercard se desprende que, de los 32,2 movimientos al año por persona en 2008, se ha pasado este año a 48,3, pero el gasto medio por cada compra en el mismo período ha descendido de 77,90 euros a 65,40 euros. Una señal de que la tarjeta se utiliza ahora con más frecuencia para compras cotidianas. Mientras tanto, las operaciones realizadas a través del sistema contactless, es decir, acercando el plástico al TPV, sin que haga falta insertar el PIN, para importes pequeños. El responsable de medios de pago de Deutsche Bank España, Luis Miegimolle, señala “el menor coste para el comercio en aceptar las operaciones por TPV” como otro de los incentivos que han contribuido a que, ya el año pasado, el gasto con tarjeta superase por primera vez al realizado en efectivo.

Un factor también fundamental para entender la difusión de este medio de pago es la importancia que está adquiriendo el comercio electrónico, un sector cuyo volumen de negocio ha crecido un 32,8% interanual en el primer trimestre, su mayor tasa desde 2013. Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el e-commerce representa ya unos 8.900 millones de euros, más del doble que en el primer trimestre de 2015. “La tarjeta sigue siendo el método de pago más utilizado en el comercio electrónico”, explica Antonio Gallardo, experto en finanzas del comparador bancario iAhorro, “incluso para los que utilizan otros, como Paypal, ya que detrás de ellos, en la mayoría de los casos, viene un plástico”. “Ayuda a ello que haya mejorado sustancialmente la experiencia del cliente a la hora de realizar los pagos: es cada vez más cómodo y práctico realizar compras on line”, añade Miegimolle.

PSD2, una directiva disruptiva

Ello redunda en una “tendencia hacia la desaparición del efectivo, que también les interesa a las autoridades tributarias”, sostiene Moya, y que seguirá en 2019, también gracias al pago a través del móvil. “Si bien el porcentaje de usuarios que lo adoptan es todavía muy limitado, el 86% de los millennials (jóvenes de entre 18 y 34 años) ya no dudan en utilizarlo para pagar por internet o realizar consultas, y esperamos que este porcentaje suba en unos siete puntos en 2020”, dice Saez. Usar varios medios de pagos en cualquier lugar e incorporarlos a un objeto de uso cotidiano como el móvil a través de soportes virtuales (Apple Pay, Google Pay y Bizum, entre otros) es un proceso que continuará el próximo año, según las fuentes consultadas de Mediolanum.

Desde ING agregan que, en 2019, “la personalización de los productos los hará más sencillos, convenientes y relevantes” y que “el entorno regulatorio establecerá nuevas normas para dotar al cliente de mayor seguridad en los pagos”. A un nuevo marco se refieren también la directora de marketing de Triodos y el director general de Bankinter Consumer Finance, al hablar de la transposición de la nueva directiva europea de servicios de pagos llamada PSD2, por sus siglas en inglés. De la misma manera con la que ya es posible utilizar servicios de una app (por ejemplo, la de una aerolínea) a través de otra (por ejemplo, Facebook), “gracias a la PSD2 se podrán hacer transacciones en la plataforma de un banco con los productos de otros”, afirma Moya. Una “revolución” que, para Saez, “cambiará de forma sustancial el esquema de pagos en el comercio electrónico, donde acabarán prevaleciendo las transferencias inmediatas, al igual que en otros países europeos”.

Ofertas más agresivas

De esta forma, en 2019 dará sus frutos la reciente aprobación del Decreto Ley de Servicios de pago, que recoge la PSD2, y con el que se abre la puerta “a la llegada de nuevos operadores fintech, sobre todo grandes empresas tecnológicas, según Gallardo. Lo que implica que habrá más oferta de servicios de pago con tarjeta y, por ende, mayor competencia con bancos y entidades financieras de crédito.

Por todo ello, el experto de iAhorro cree que el crecimiento de las tarjetas de crédito se dará en “un mercado más saturado en el que veremos ofertas más agresivas, sobre todo en la cuantía de crédito a recibir”. Ya que la gratuidad de muchos plásticos se ha difundido este año, para el próximo Gallardo prevé unos incentivos distintos “como mejores descuentos”.

Nuevos operadores, más competencia

Pese al notable ruido provocado por la irrupción de nuevos operadores nativos digitales como –entre otros– BNext, Revolut, N26, algunas fuentes consultadas coinciden en que su peso en el mercado es todavía relativamente escaso, si se toma en cuenta el número de sus usuarios. Aun así, no ocultan la importancia de las innovaciones aportadas al mercado por estas entidades, que no tienen oficinas, funcionan exclusivamente a través de una app, y pueden emitir una tarjeta en cuestión de minutos.

Según el director general de BNext, Guillermo Vicandi, cada vez más “los usuarios empezarán a ser conscientes de las comisiones ocultas que estaban pagando y buscarán alternativas para ahorrar”. Una de las ventajas de esta tarjeta, que Vicandi subraya, es la de reembolsar las comisiones por retirar dinero o pagar en el extranjero. La competencia a las entidades tradicionales sigue.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información