Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas y la banca piden que Sánchez no revierta las grandes reformas

Las entidades temen que el nuevo presidente piense en aplicar el impuesto al sector bancario para pagar las pensiones

Las patronales CEOE y Cepyme reclaman al nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que impulse las reformas económicas pendientes y no revierta las que ya están en marcha, como la reforma laboral. En la misma tesitura se pronuncian grandes compañías consultadas y el sector financiero. Todos subrayaron la necesidad de “esperar y ver” qué planes tiene y qué ministros elegirá. Lo que más temen en el sector bancario es que se implante el impuesto a la banca para pagar las pensiones, como defendió Sánchez desde la oposición. Varios de los consultados creen (y esperan) que no llegará tan lejos.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell.
El presidente de la CEOE, Juan Rosell.

Las patronales enviaron este viernes un comunicado nada más producirse la investidura de Sánchez con su primer aviso: "[El nuevo Gobierno] debe robustecer el crecimiento económico y no revertir las reformas ya en marcha como la laboral, que ha tenido un gran protagonismo en la salida de la crisis y la recuperación del empleo". Además, pidieron que el Gobierno garantice la estabilidad política e institucional "para consolidar la recuperación económica, de manera que no se quiebre la credibilidad y confianza entre los inversores y los organismos económicos internacionales alcanzada por España en estos años".

Para estas organizaciones, "conviene tener presente que, pese al buen ritmo de crecimiento y de creación de empleo, hay riesgos claros en la economía y, por tanto, el nuevo Gobierno debe mantener el rigor presupuestario y los objetivos de déficit". En ese sentido, también pidieron que se evite "la tentación de ceder a incrementos de gasto que pueden poner en riesgo la senda de la consolidación fiscal". CEOE y Cepyme tuvieron también buenas palabras para el Gobierno de Rajoy, que subrayaron que "ha sabido superar con éxito la crisis económica más grave de la historia de nuestra democracia".

El punto de vista de la patronal es compartido por la mayor parte de las empresas consultadas, que no quieren pronunciarse públicamente todavía sobre Sánchez, pero preguntadas por este diario, con unos u otros matices, destacan la incertidumbre que genera la formación del nuevo Ejecutivo y los planes económicos que pueda adoptar. Las mismas expectativas se abren entre el empresariado catalán, "donde no se ha recibido con alegría, pero tampoco con tristeza".

Por eso todos prefieren "esperar y ver". En ese sentido, fuentes de la banca confían en que las dudas se disipen cuando se conozcan los nombres de los ministros y se transmitan los planes del presidente. "Sánchez tiene que demostrar que le beneficia lograr una imagen de hombre de Estado; creo que buscará fotos con los grandes dirigentes europeos, y cuando vaya a tomar medidas no olvidará lo que está pasando en Italia", apunta un alto directivo bancario que también pide el anonimato.

Los sindicatos, esperanzados pero "vigilantes", piden mejoras en salarios

AGENCIAS

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha señalado que ve "con mucha esperanza" que haya salido adelante la moción de censura contra Mariano Rajoy. En estos momentos,España  "está en una situación de crecimiento muy importante" y "se está generando muchísima riqueza", pero, a su juicio, "lo que hay que hacer es repartir la riqueza, y el Gobierno lo tiene que hacer vía presupuesto o recaudación fiscal". Por su parte, CC OO ha pedido al nuevo Gobierno del PSOE, salido de la moción de censura, que aproveche el tiempo y fije las prioridades políticas y la agenda social hasta la convocatoria de elecciones generales anticipadas. El secretario general de CC OO, Unai Sordo, avisa de que el movimiento sindical permanecerá vigilante y pide avanzar en la Ley de Igualdad Salarial contra la brecha de género, reactivar el diálogo social y activar el Pacto de Toledo para blindar el sistema de pensiones

Para los empresarios consultados hay dos elementos clave que todavía se desconocen: cuánto tiempo va a estar Sánchez y si se apoyará mucho o poco en Unidos Podemos, que genera una desconfianza que no ocultan, y en medidas populistas. "Depende de quien ocupe la cartera de Energía, puede ser sintomático si pone a uno u otro al frente", dice una fuente del sector.

Impuesto a la banca

Sobre la primera cuestión, algunos empresarios aventuran que la postura del PP será radical, basándose en la intervención del portavoz, Rafael Hernando. En su opinión, ello podría llevar a frenar la economía. En este sentido, Ana Botín, presidenta del Santander, dijo en la capital cántabra que "lo importante para las empresas y para los ciudadanos es que se resuelva cuanto antes la incertidumbre y que lo que tenga que ocurrir, que ocurra cuanto antes". El miércoles, en Bilbao, admitió que lo que podía afectar al crecimiento era "que la inestabilidad se alargue" y pidió "tomar las decisiones con responsabilidad".

En esta línea, los financieros confían en que no se implante el impuesto a la banca, con el que quería recaudar 1.000 millones anuales, "porque eso se traducirá en más costes que recaerán en los clientes", apuntan. Esperan que el Gobierno mantenga la disciplina fiscal y apuntan a perfiles como los de Jordi Sevilla y David Vegara. "Creemos que el Gobierno puede ser más de izquierdas en lo social y más ortodoxo en lo económico".

Más información