Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Qué hacer si exportas a Irán tras la ruptura del pacto

Tras el anuncio de Trump de volver a imponer sanciones a Teherán, la incertidumbre entre los empresarios españoles que operan en el país se ha disparado

Tras la ruptura del pacto con Irán y el restablecimiento inmediato de las sanciones económicas anunciado el pasado miércoles por el presidente estadounidense Donald Trump, muchos empresarios españoles con presencia en Teherán se preguntan qué pasará con sus negocios. “Esta noticia se sabía desde que Trump empezó su campaña electoral”, afirma Ignacio Bartolomé, cofundador de How 2 Go, una firma especializada en ayudar a pymes a expandirse en el extranjero. "La ruptura del acuerdo es una muy mala noticia, y las empresas españolas que tenían interés en abordar ese mercado seguramente van a dejar de hacerlo", afirma Alfredo Bonet, director internacional de la Cámara de España. 

Varias mujeres iraníes miran un escaparate en Teherán.

El 14 de julio de 2015, la alta representante de política exterior de la UE, Federica Mogherini, anunció el pacto con Irán. Se levantaron las sanciones económicas y muchas empresas vieron clara una oportunidad de negocio."Irán se puso otra vez a exportar petróleo en volúmenes mayores, lo cual le proporcionó mayores rentas que podían utilizar para pagar importaciones o invertir", explica Bonet. La consultora How 2 Go se subió a ese carro y desde mayo de 2015, cuando abrió su oficina en Teherán, ha ayudado a establecerse a más de 100 empresas españolas, marroquíes y británicas de tamaño medio. Y el camino también lo han hecho a la inversa: unas 30 empresas iraníes comenzaron a operar en España con la ayuda de este intermediario.

La balanza comercial entre los dos países siempre ha sido desfavorable para España, ya que la importación de petróleo iraní siempre ha sido mucho mayor que las exportaciones de productos españoles. En 2016, tras el pacto nuclear entre Washington y Teherán, las exportaciones españolas al país iraní crecieron un 54%, hasta alcanzar los 360 millones de euros, según el ICEX.

“Conocer la lista completa de empresas que operan en Irán es complicado, porque muchas temen las represalias que pueda tomar EE UU”, explica Enrique Juárez, cofundador de How 2 Go. El consultor explica que las grandes compañías que operan en Irán lo hacen muchas veces a través de filiales. Este periódico ha intentado contactar con varias sociedades que trabajan en Irán, las cuales se han negado a hacer declaraciones públicas por tener conflictos de intereses, como por ejemplo tener de cliente a Arabia Saudí.

No es este el caso de las pymes, según How 2 Go, ya que para estas empresas resulta más fácil establecerse en Irán, que es un mercado nuevo, en crecimiento y con necesidad de adquirir productos. “Se ha creado mucho alarmismo con el restablecimiento de las sanciones, pero hay muchas empresas europeas con intereses en Irán”, dice Bartolomé. Las pequeñas empresas no tienen por qué temer las represalias con las que pueda amenazar EE UU. Por este motivo, en la consultora creen que el anuncio de Trump no va a cambiar el tejido empresarial español en Irán. En este sentido, la postura de la Cámara de Comercio es también clara: "Las empresas que no tengan intereses comerciales en EE UU deberían intentar seguir haciendo negocios con Irán. Hay muchas pymes españolas que exportan a Teherán, y no tendrían que tener dificultad en seguir haciéndolo".

De hecho, las instituciones españolas se han volcado en restablecer las relaciones comerciales con Teherán. La Cámara de Comercio de Irán junto a la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España organizaron en Irán un encuentro entre empresarios españoles e iraníes en octubre de 2016. En julio de 2017, una delegación de más de 20 empresas españolas fabricantes de equipos y componentes para automoción se desplazaron a Irán para acudir a un encuentro organizado por la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para Automoción (SERNAUTO), con la colaboración de ICEX España Exportación e Inversiones. La delegación fue recibida por representantes de Iran Khodro Company y de SAIPA, los dos principales fabricantes de automóviles de origen iraní con una cuota de mercado del 95% en el país. Y en febrero de este año, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, realizó una visita oficial a Irán en la que mantuvo un encuentro con empresarios españoles con intereses en el país.

Estas citas se enmarcan en un clima de cierta inseguridad para los empresarios españoles. "Es un país que genera miedo e incertidumbre", explica Bartolomé, que además cuenta que desde que saltó la noticia de la ruptura del pacto ha recibido numerosas llamadas de sus clientes establecidos en Teherán. "Irán perdió el tren de la innovación tecnológica por las sanciones, y ahora no quiere ser una economía totalmente dependiente del petróleo", dice Bonet. Por eso apunta a que el país pretende invertir los ingresos obtenidos del petróleo en otros sectores para diversificar la economía.

Irán representa un mercado con 82 millones de habitantes que necesitan productos tecnológicos. “Los iraníes tienen buena opinión de las empresas españolas y compran mucho”, explica Juárez. El Gobierno de Irán ha aprobado un plan estratégico de inversión para seis años con un presupuesto total de 360.000 millones de dólares y con el objetivo de alcanzar tasas anuales de crecimiento del entorno del 8% aprovechando su condición de puente entre Europa y Asia. 

"Sabemos que EE UU, Arabia Saudí e Israel comparten intereses contrarios a la apertura de Irán. Pero una pequeña o mediana empresa que exporte a este país no debe tener miedo, debe abordar este mercado porque se trata de una oportunidad", concluye Bartolomé. Y en ese sentido tienen en principio el apoyo de la UE y de España, que afirman que intentarán mantener el acuerdo. "Es uno de los grandes activos que ha vendido Rohaní, el presidente del gobierno iraní, para reintegrar a Irán en la economía global", explica Bonet. Y añade un consejo: "Todo se puede ver un poco trastocado, por lo que lo prudente es esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos en los próximos meses".