Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es la nueva web de Mercadona, que usará Valencia como “laboratorio”

La cadena de supermercados comienza las pruebas de su nueva plataforma de venta por Internet desde un almacén construido expresamente

Mercadona
Captura de pantalla de la nueva web de Mercadona.

La nueva web de Mercadona ya está operativa en Valencia. Un año y dos meses después de que Juan Roig lanzase el célebre "nuestra web es una mierda" y encargase a su hija Juana remodelarla de arriba abajo, la cadena de supermercados ha lanzado este lunes en pruebas su nueva plataforma de compra por internet (nueva web y aplicaciones de móvil), de momento solo para la capital valenciana. El "laboratorio", como denomina la empresa a esta prueba piloto, funcionará basándose en un centro logístico ("colmena", en la terminología de Mercadona) desde donde saldrán los pedidos y en una nueva web, mucho más visual e intuitiva. Por el momento solo funciona en el centro de Valencia, pero así será la futura tienda online de la cadena de Juan Roig, que irá extendiendo al resto de la ciudad y a las demás ciudades de España en los próximos meses.

Según ha informado la empresa en una nota, el "laboratorio" inicia este lunes su andadura para dar servicio de compra online "al centro de la ciudad", desde donde se irá extendiendo "a toda el área de Valencia y a algunos municipios cercanos". Los pedidos, en lugar de en las tiendas, como hasta ahora, serán elaborados y repartidos desde un almacén en el polígono de Vara de Quart en Valencia expresamente construido para la venta online, un silo de 13.000 metros cuadrados que ha costado 12 millones de euros. Se supone que debe dotar de eficiencia al proceso, puesto que centraliza en un mismo sitio todos los pedidos, lo que facilita organizar las rutas de reparto, y, además, está organizado por zonas según el tipo de producto: secos, frescos (se prepararán el mismo día de entrega), refrigerados y congelados. Mercadona asegura que multiplicará por cuatro la productividad actual en preparación de pedidos.

Desde el punto de vista del usuario, por el momento, solo los residentes de unos cuantos códigos postales de Valencia podrán hacer la compra —el pedido mínimo es de 50 euros— desde la nueva web (y serán servidos desde "la colmena") al precio habitual, 7,21 euros por pedido. No obstante, tecleando al entrar uno de los 14 códigos postales de Valencia donde está operativa, cualquiera puede ver cómo es la nueva web, mucho más intuitiva y visual. Incluye, por ejemplo, fotos de los productos, algo básico y muy demandado por los clientes y que no incluía la web clásica. Al pinchar un producto, aparece una ficha con varias imágenes, sus ingredientes e información nutricional, precio y los botones para añadirlo al carro de la compra o añadir o restar unidades.

Según asegura la empresa, la nueva web y las aplicaciones se han diseñado de acuerdo a las aportaciones de los clientes y la idea es ir mejorándolas también con sus sugerencias. El surtido que se puede encontrar es "muy parecido al de las tiendas" y cada producto se puede localizar por categorías o con un buscador. Por el momento, solo se puede pagar con tarjeta y los pedidos se recibirán a partir del día siguiente al encargo, de lunes a sábado de siete de la mañana a diez de la noche en tramos de una hora. Para la entrega, además, Mercadona ha encargado unos vehículos especiales con tres zonas de temperatura (secos, refrigerados y congelados) y sistema de descarga mecanizado que ya anunció Juan Roig el pasado mes de marzo en la presentación de resultados de 2017.

Un año antes, en la de 2016, había calificado de "mierda" la anticuada web de la cadena que seguirá siendo la que usen todos los compradores online de Mercadona fuera de Valencia por un periodo indeterminado (la empresa afirma que no hay plazos para ir extendiendo el nuevo sistema). Ya entonces anunció que este año saldría la nueva. Para ello, encargó a su hija Juana no sólo el rediseño de la web, sino la remodelación total de la venta online, para dejar de depender de los empleados de las tiendas que elaboran los pedidos recorriendo las estanterías —"repartiendo desde las tiendas perdemos pasta a punta pala", dijo Roig—y acercarlo al modelo de Amazon, que cuenta con una nutrida red de almacenes muy automatizados. Por el momento, Mercadona solo cuenta con una "colmena", pero en el proyecto online, en el que se han invertido 20 millones, ya trabajan 240 personas, entre informáticos, diseñadores, personal de almacén o repartidores. La venta online aportó a Mercadona el 1% de sus 21.011 millones de facturación en 2017.

La aparición de la nueva plataforma de Mercadona, líder de la distribución con una cuota del 24,1% del mercado, casi el triple que el siguiente, se esperaba con expectación en un sector, el del gran consumo, en el que la competencia es feroz; los márgenes, estrechos, y que se enfrenta a múltiples dilemas en cuanto al comercio electrónico. Por un lado, casi todos los operadores intuyen que el futuro va por ahí; por otro, por el momento no termina de despegar y las ventas electrónicas de alimentación apenas superan el 1% del total. Además, la logística es muy compleja (frescos, congelados, mercancía perecedera y frágil...) y es difícil hacer que sea rentable. De hecho, recientemente, el responsable de la cadena de supermercados Consum afirmó recientemente que "la rentabilidad de la venta online es muy mala en todo el sector". Lo que haga Mercadona para aumentar esa rentabilidad se mirará con lupa en toda la distribución.

Más información