Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ahorro en compras

Consejos (básicos) para reconocer un comercio electrónico fiable

Reconocer el sitio web adecuado para comprar evita que perdamos dinero y momentos de frustración

El comercio electrónico está en auge. El aumento del número de compras online y la expedición de más tarjetas año tras año lo confirman. El consumo a través de Internet se ha afianzado y parece que seguirá en expansión.

La desconfianza del consumidor en las compras electrónicas ha disminuido, en parte por el aumento de las medidas de seguridad en el proceso del pago. Sin embargo, el carácter global que caracteriza a este tipo de compras supone que no todos los sitios web tengan que someterse a las mismas leyes, depende del país donde esté inscrita la empresa detrás de la web o los servidores de la misma.

La importancia del soporte y la WiFi que utilizamos para la compra

Si bien tenemos que analizar la página donde vamos a adquirir un producto o servicio online, lo cierto es que como clientes también tenemos que realizar la transacción con ciertas precauciones. Lo primero que debemos asegurar es el dispositivo desde el que realizaremos la transacción. También tenemos que conectarnos a una WiFi segura para evitar sorpresas.

El dispositivo, ya sea tableta, ordenador o teléfono, debe estar actualizado y sin virus. Las actualizaciones te las va recordando el propio dispositivo, y para comprobar que no hay virus podrás optar por varios programas.

La red WiFi desde la que se conecta el dispositivo tiene que ser segura. Es importante evitar redes públicas y, si es la de casa, reforzar la seguridad modificando la configuración preestablecida del router.

¿Cómo identificar un comercio electrónico legal?

Información visible: una web que vende productos o servicios legalmente tiene la obligación de mostrar cierta información a sus usuarios. Esta información es relativa a la constitución de la empresa: registro donde está inscrito, código postal o el número de identificación fiscal entre otros. Suele estar al final de cada una de las páginas en un enlace desde textos como aviso legal o política de privacidad.

Dirección web: sabremos que la web aplica los protocolos de seguridad establecidos cuando en su dirección aparece un https al inicio. Esto significará que se usan protocolos de comunicación seguros para el intercambio de datos. El certificado lo emiten organismos independientes si la página o aplicación respeta ciertos protocolos de seguridad. También puede ser que una misma tienda online no sea https en todas sus páginas. Lo determinante es que sea https, al menos, en las páginas donde nos pide la información personal o bancaria.

Opciones de contacto: un sitio web transparente muestra opciones de contacto a la vista. Suele tratarse de un correo electrónico o un teléfono. La finalidad es resolver dudas o problemas que puedan surgir durante el proceso y, al final, conseguir que la experiencia de compra sea satisfactoria. Tampoco tienen que estar a golpe de vista o muy destacado para ofrecer este servicio pero sí incluido en algún espacio accesible.

Los precios: si estás en una web con precios muy bajos es bueno desconfiar. Especialmente si se trata de marcas, objetos o servicios conocidos con precios poco oscilantes y de repente vemos un precio muy inferior. Si se trata de entradas para un espectáculo, lo más recomendable es acudir a la página oficial, a veces hay varias.

Sellos de confianza: hay varios sellos que otorgan empresas independientes y que son garantía de seguridad. Uno de los más conocidos en España es el sello Confianza Online. Este sello significa que el sitio web que lo muestra, suele estar en la parte superior o inferior de la página, cumple una serie de requisitos.

Condiciones de venta, devoluciones o reclamaciones: esta información debe estar visible y es recomendable localizarla antes de realizar la compra por si hay alguna incidencia. Conocer los derechos, los tiempos y los protocolos a seguir nos dará seguridad a la hora de entender el proceso de compra o las gestiones referentes a ciertas irregularidades que se puedan producir.