Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El uso de la tarjeta para las compras subió un 12,6% el año pasado

Los clientes acudieron 933 millones de veces al cajero para sacar 122.500 millones de euros

El uso de la tarjeta para las compras subió un 12,6% el año pasado
AFP

La recuperación económica se percibe en el consumo y en el uso cada vez más habitual del dinero de plástico. En 2017 se realizaron 3.429 millones de operaciones con tarjetas en los comercios, un 12,6% más que el año anterior. En total movieron 135.246 millones de euros, un 8,7% más que en 2016. Pese a la guerra de comisiones por el uso de los cajeros, lanzada por la gran banca, se utilizaron 933 millones de veces (+1,02%) y se sacaron 122.473 millones de euros, un 3,5% más. Esto supone que el pago con tarjeta crece casi tres veces más que el uso de efectivo, una tendencia que ya se había visto en trimestres anteriores. 

El Banco de España hizo ayer públicos el informe sobre la utilización de los sistemas de pago en España durante 2017. Pasados los peores años, entre 2009 y 2013, cuando el uso de las tarjetas se aplanó con crecimientos muy bajos, desde 2014 las tasas no paran de crecer. Este indicador refleja el crecimiento del consumo y la confianza de los ciudadanos que gastan con más alegría.

Los establecimientos españoles registraron un total de 3.429 millones de operaciones a través de sus terminales punto de venta (TPVs), un 12,6% más. El importe medio de cada compra fue de 39,44 euros, según los datos del Banco de España.

A 31 de diciembre, el número de tarjetas en circulación en España alcanzaba los 79,28 millones, lo que demuestra un crecimiento del 6,4% en el último año. Del total, el 66% de las tarjetas —52,35 millones— son de crédito y el 34% restante —26,93 millones— son de débito. Estas cifras son positivas para la banca porque las comisiones por las tarjetas de créditos son más elevadas que las de débito.

Baja la comisión en los comercios

El número de TPVs asociados a comercios en España ascendía a 1,77 millones a cierre de 2017, un 5,74% más. Detrás de este crecimiento está la bajada de la comisión media que cobra la entidad al comerciante. Según estos datos, la tasa media es del 0,41% del importe, frente al 0,42% de 2016, lejos del 1,02% que se cobraba en 2007. El Gobierno ha favorecido el uso de la tarjeta para combatir la economía sumergida y la rebaja de tarifas ha ayudado a reducir la histórica resistencia al pago con plástico, sobre todo en pequeños comercios.

Pese al cierre de oficinas, el número de cajeros automáticos en España se incrementó en 881 en el último año, hasta las 50.839 máquinas, lo que representa un crecimiento del 1,76%. El récord estuvo en 2008, cuando había 61.714 cajeros.

A través de la red española de cajeros se retiraron un total de 122.473 millones de euros, un 3,55% más que en 2016. Los clientes acudieron 933 millones de veces a sacar dinero, un 1,02% más. Es decir, se ha usado el dinero de plástico, pero también el efectivo, que favorece la economía sumergida. El récord está en 2008 cuando acudieron los clientes 1.019 millones de veces al cajero. Según las cifras de 2017, la retirada media de efectivo en un cajero situado en España alcanza los 131,26 euros.

Más información