Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exxon Mobil invertirá 50.000 millones en EE UU por la rebaja de impuestos

La mayor compañía petrolera del país destinará el dinero a reforzar la capacidad de producción doméstica de energía

El presidente Donald Trump con Rex Tillerson
El presidente Donald Trump con Rex Tillerson AFP

Exxon Mobil, la mayor compañía petrolera cotizada del mundo, se apunta a la ola de inversiones anunciadas por las grandes corporaciones de Estados Unidos tras la adopción de la reforma fiscal. La compañía invertirá 50.000 millones de dólares en el país durante los próximos cinco años. Lo que no precisa es cuando de ese dinero se atribuye a los ahorros que consigue con la rebaja de impuestos.

Darren Woods, que hace un año sustituyó a Rex Tillerson como consejero delegando del grupo energético, explicó que ese dinero se utilizará para “expandir” el negocio de la petrolera. Los cambios introducidos en el régimen fiscal, añade, permiten reforzar la capacidad operativa de la compañía. El impuesto de sociedades se redujo del 35% al 21%. Apple, AT&T y Walmart también anunciaron inversiones.

“Este desenlace positivo se traducirá en más empleos y una expansión económica por todo EE UU en numerosas industrias”, anticipa el ejecutivo. El presidente Donald Trump ya dijo el pasado viernes ante el foro de Davos que era un momento único para invertir en el país gracias a la reforma fiscal y a la rebaja de la regulación, que beneficia especialmente a las compañías energéticas.

Exxon Mobil presentará resultados el viernes correspondientes al ejercicio. En los primeros nueves meses de 2017 acumulaba ingresos por valor de 192.300 millones, que le aportaron un beneficio de 11.330 millones. La petrolera está ganando el doble que hace un año gracias a la remontada del precio del petróleo, que este jueves llegó a negociarse a 66 dólares el barril frente a un mínimo anual de 43 dólares.

El repunte del crudo está permitiendo a las petroleras a retomar las inversiones para la exploración y la producción de energía, para ampliar las operaciones en Texas y Nuevo México. Woods no precisa cuánto dinero del plan es atribuible a la reforma fiscal, tan solo apunta que esta nueva inversión permitirá “complementar” el gasto de capital previsto. En marzo anunció 20.000 millones para el golfo de México.

Esta expansión permitirá a su vez apuntalar la capacidad energética de EE UU, que va camino reclamar el cetro como mayor país productor superando a Rusia y Arabia Saudí. El avance hacia la independencia energética tendrá importantes consecuencias geopolíticas, no solo económicas. Los analistas anticipan que la producción doméstica crecerá un 10%, hasta los 11 millones de barriles diarios.