Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gasto social en España está por debajo de la media europea

España invierte el equivalente al 24,7% de su PIB a protección social frente al 29% de la media europea

Una pareja de ancianos toma el sol en un banco
Una pareja de ancianos toma el sol en un banco

El gasto en protección social en los países de la Unión Europea ha crecido muy levemente desde 2010. Ha pasado de representar el 28,6% del PIB hace siete años al 29% en 2015, según los datos difundidos este viernes por Eurostat. La oficina estadística europea explica que la mayor parte de los ingresos para financiar las prestaciones sociales procedían de las cotizaciones sociales, el 54%, y el resto de la recaudación de los impuestos de cada país.

La estadística muestra grandes desigualdades entre países. Mientras Francia destina el 34% de su PIB a pensiones, desempleo, prestaciones familiares y para la infancia, exclusión social y dependencia, Rumania o Lituania apenas destinan el 15% del PIB.

España, por su parte, gasta el 24,7%, casi cinco puntos menos que la media europea. Todos los países de nuestro entorno invierten más en protección social. Hasta Portugal y Grecia, que han atravesado profundas crisis, destinan una mayor proporción de su PIB a estos gastos sociales. Dinamarca, Bélgica, Países Bajos, Austria, Italia y Alemania gastan cerca de un tercio de su PIB.

Disparidad entre países

La situación de España no mejora ni al comparar el gasto en protección social per cápita (medido en paridad de poder de compra, que elimina la diferencia de los precios entre países). Según este indicador, España gasta unos 6.300 euros en paridad de poder de compra frente a los 10.800 euros que invierte Francia o los 8.200 de Italia.

Según este criterio, Luxemburgo fue el que más gastó en protección social (15.000 euros), seguido de Noruega y Dinamarca, que gastan casi 12.000 euros.

"Estas disparidades reflejan diferencias en los niveles de vida, pero también muestran la diversidad de sistemas de protección y de estructuras demográficas, económicas, sociales e institucionales de cada Estado", dice Eurostat.

El estudio también muestra cuáles son las partidas sociales a las que prestan más atención los países. Las pensiones se llevan casi la mitad del gasto social, el 45,2%, según la media de la UE. Le sigue la dependencia, con el 37,3% del gasto. La inversión en infancia asciende al 8,6% del total; el desempleo, el 4,8% y a vivienda y exclusión social los países europeos destinan el 4,1%.

España también prioriza el gasto social para la tercera edad, el 49,8%, por delante de sanidad, cuidados médicos y discapacidad, el 34,5% del total; desempleo (9%); familia e infancia (5,3%) y vivienda y exclusión social (1,4%).