Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presidenta de Eulen dice que las cuotas femeninas perjudican a las mujeres

Maria José Álvarez reclama un cambio en la reforma laboral para que se adapte a la recuperación económica: "Ha cumplido su función y hay que adaptarla a la realidad"

María José Álvarez, presidenta de Eulen.
María José Álvarez, presidenta de Eulen.

La presidenta de Eulen, María José Álvarez, reclamó ayer que se ponga en marcha en España una campaña para reconocer al empresario cómo generador de riqueza y valor. La empresaria recibió en Nueva York el premio al mejor líder empresarial del año (Business Leader of the Year) que entrega la Cámara de Comercio España-EE UU. En un encuentro con periodistas destacó que “en Estados Unidos el concepto empresario está prestigiado y es prestigioso” y lamentó que en España la figura esté denostada. Alabó la fuerza y la valentía de las mujeres en la empresa, pero criticó que a veces haya “sobreprotección” que no les ayuda, como la instauración de cuotas. “Nos ha perjudicado y nos está haciendo daño”, aseguró.

Álvarez también ha pedido una revisión de la reforma laboral para adaptarla a la nueva situación tras la recuperación económica. "La flexibilidad laboral tenía sentido en época de crisis, pero ahora hay que adaptarla a la realidad, es una ley que ha cumplido su función y quiero pensar que se cambiará en fechas tempranas", comentó la empresaria.

El grupo que preside, por otra parte, tiene previsto continuar su plan de expansión. En Estados Unidos, donde ya está operando en 13 aeropuertos, ha licitado para entrar en los de Chicago y Los Ángeles, además de la ampliación de servicios en el JFK de Nueva York. Asimismo, ha comenzado negociaciones para entrar en Uruguay y Canadá. En la actualidad, Eulen está presente en 14 países.

El grupo, que acabará este año con 1.700 millones de euros de facturación, prevé alcanzar en 2021 los 2.250 millones previstos en el plan estratégico. Esa cifra supone un incremento del 50% sobre las ventas de 2016. La plantilla ha superado este año lose 90.000 trabajadores, de los que 52.800 corresponden a España. La principal actividad es la limpieza, por delante de servicios auxiliares,  sociosanitarios y seguridad, área esta última que llevó a protagoniar un sonado conflicto laboral este verano con los vigilantes de los controles de seguridad del aeropuerto de Barcelona-El Prat.

Conflicto familiar

La empresaria, que tiene el 59,14% del grupo, ha descartado rotundamente la salida a Bolsa. El resto lo posen sus hermanos, de los que cinco (Marta, Elvira, Juan Carlos, Emilio y Pablo; el sexto, que no está en guerra, es Jesús David), están enfrentados con ella. Jesús David, que es el mayor, es el único que la acompaña en Nueva York. "Me hubiera gustado que mi padre y mis hermanos compartieran este premio conmigo", manifestó la empresaria, aunque reconoció que la posibilidad de que se acaben las hostilidades está muy lejana.

El enfrentamiento empezó en 2009, cuando los llamados hijos díscolos quisieron tomar el control del holding familiar, que incluía la empresa El Enebro, dueña de las Bodegas Vega Sicilia y de la cárnica Valles del Esla. Se quedaron con El Enebro; pero no con Eulen. El patriarca, que había dejado la gestión en 2009, volvió y les separó a todos menos a su hija mayor, fiel a su mando. Después constituyó la empresa tenedora Daval con ella para aglutinar las acciones de ambos y controlar la empresa. Tras su muerte en 2015, heredó el cargo.

En una junta extraordinaria celebrada en junio de 2016 los hermanos intentaron destituirla y las diferencias se dirimieron con el arbitraje de un albacea contador-partidor, que determinó el 23 de junio de este año que María José es la dueña del 59,14% del capital de Eulen. Esta decisión del contador fue recurrida en los tribunales por los hermanos que no consiguieron su propósito.