Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CaixaBank admite que tuvo “un impacto negativo moderado en los depósitos” tras el referéndum

La entidad gana 1.488 millones de euros, el 53,4% más, tras un trimestre récord. Gortázar asegura que el traslado a Valencia "no tiene carácter de temporalidad"

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, durante la presentación de resultados en Valencia.

CaixaBank logró hasta septiembre un beneficio de 1.488 millones de euros, el 53,4% más que en el mismo periodo del año pasado, después de cerrar un tercer trimestre en el que logró un resultado récord de 649 millones de euros, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La entidad, que este mes ha trasladado su sede a Valencia de forma indefinida, incorpora ya la contribución del banco portugués BPI, cuya oferta pública de adquisición (opa) culminó el pasado mes de febrero. Su aportación, según el banco presidido por Jordi Gual, asciende a 180 millones de euros desde el cierre de la opa y a 103 millones en el último trimestre. En este periodo, la entidad ha devuelto 210 millones a sus clientes en concepto de cláusulas suelo que figuraban en sus contratos hipotecarios.

Tras la comunicación al supervisor, el consejero delegado del banco, Gonzalo Gortázar, ha presentado este martes los resultados en Valencia, a donde CaixaBank ha decidido este mes trasladar su sede social por la crisis en Cataluña. Gortázar ha admitido que tras el referéndum ilegal del 1 de octubre la red comercial tuvo que volcarse en “tranquilizar” a los clientes, que experimentaron “nervios e intranquilidad”. Ello se tradujo, ha reconocido, en un “impacto negativo en los depósitos, aunque moderado”. “En este momento no es adecuado cuantificar, pero esa retirada fue moderada, fue estabilizada y luego revertida y ahora seguimos creciendo con comodidad”, ha añadido. Para seguir bajo el paraguas del Banco Central Europeo y la liquidez del Eurosistema el banco optó por trasladar su sede social y fiscal y Valencia.

Gortázar también ha admitido que la preocupación de los clientes se tradujo en la apertura de cuentas "fuera de la comunidad autónoma de Cataluña". Este fenómeno, ha añadido el consejero delegado, se ha dado en todo el sector financiero. "Nuestros clientes son libres de abrir cuentas y cambiar saldos, pero no hay necesidad e hacerlo. Damos las facilidades para que estén tranquilos, pero no veo que sea en absoluto necesario", ha dicho Gortázar, quien ha añadido que él tiene su cuenta en la oficina de la Diagonal de Barcelona. "Y no voy a trasladar la cuenta de Caixabank de Barcelona a Valencia o Madrid", ha remachado.

Gortázar niega presiones políticas

Al contrario de lo que sostienen las autoridades catalanas, en especial el vicepresidente Oriol Junqueras, el cambio de sede no es temporal, no ha fijado un plazo, sino que es indefinido. "No tiene plazos de vigencia y no tiene carácter de temporalidad", ha dicho. Gortázar lo ha defendido en hasta tres ocasiones. “El Consejo de Administración fue muy claro. Si el consejo hubiera querido decir que el traslado es temporal, lo hubiera dicho Y no lo dijo”, ha sostenido con rotundidad. Asimismo, Gortázar ha negado las presiones políticas del Gobierno central que también sugieren desde el Govern para su traslado. “Ha sido una decisión técnica, exclusiva de CaixaBank y para defender a nuestros accionistas”, ha afirmado. El traslado de la sede social, ha añadido Gortázar, supondrá que el Consejo de Administración y la Junta de Accionistas se reúnan en Valencia.

Gonzalo Gortázar ha afirmado que el cambio de domicilio social responde también a la confianza en la Comunidad Valenciana. "Beneficia a la autonomía y permite a la entidad estar más cerca de nuestros clientes. Tenemos una de las direcciones territoriales más importantes con más de 2.000 empleados. Sin duda es una muestra de apoyo y alineamiento con una comunidad tan importante como es la valenciana", ha dicho el consejero delegado, quien ha destacado algunas grandes corporaciones de la comunidad, como Mercadona y el importante mercado que supone para CaixaBank, puesto que tiene más de un millón de clientes. En cambio, ha lamentado la mala "situación actual" que atraviesa Cataluña, que está suponiendo que se "difieran decisiones de consumo e inversión". "Confío en que no se prolongue en un periodo de tiempo largo. El efecto será dañino. Si no, será menor", ha aseverado.

La entidad ha afirmado que la llamada de las entidades soberanistas el pasado viernes a que los ciudadanos retiraran dinero en efectivo de los cajeros no fue relevante. Aun así, ha asegurado que esas acciones "no ayudan a la convivencia en Cataluña" y perjudican sobre todo a los trabajadores de la banca. "Es hacerles la vida más difícil a personas que dedican su día entero a dar el fantástico servicio que están dando", ha lamentado Gortázar.

Descenso de la morosidad

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha destacado que en los resultados en esta ocasión no hay “extraordinarios”, sino que su crecimiento se debe a “la actividad bancaria básica”. “Eso significa que el recurrente sigue subiendo”, ha explicado. El margen de intereses (que mide la actividad puramente financiera) creció en los primeros nueve meses del año un 15,2% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta los 3.550 millones de euros, mientras que las comisiones se incrementaron un 20,8%, hasta los 1.867 millones. Según el banco, el margen bruto fue de 6.491 millones, un 9,3% más.

La tasa de morosidad, por su parte, se situó en el 6,4% desde el 7,1% de hace un año, con una cobertura del 50%. Las dotaciones por insolvencias se situaron en 658 millones de euros, un 5,5% menos que en el mismo periodo de 2016. En el apartado de otras provisiones se incluyen 800 millones por prejubilaciones (455 millones) y una partida de 154 millones destinada a saneamientos por su participación en el banco malo (Sareb).

Los recursos totales de clientes del grupo se situaron en 350.014 millones de euros, el 15,2% más, tras incorporar BPI. La cartera crediticia bruta se redujo un 1,5%, mientras que la cartera sana lo hizo un 1,1%. El crédito a empresas, excluyendo a los promotores inmobiliarios, se incrementó un 1,8%, y el crédito al consumo, un 18,9%.

Cláusulas suelo

En cuanto a las cláusulas suelo, CaixaBank sostiene que ha pagado ya la mitad de las 94.161 reclamaciones recibidas dentro del procedimiento extrajudicial fijado por el Real Decreto Ley 1/2017. Los pagos, según la entidad, se han efectuado en los casos en los que “se ha considerado” que el cliente tenía la razón tras “una revisión exhaustiva y rigurosa”.

La mayoría de estas reclamaciones provenían, añade el banco, de clientes que procedían de entidades integradas por el banco en los últimos años y “no se ajustaban a los criterios de transparencia establecidos por la jurisprudencia”. De las más de 90.00 reclamaciones, el 48,5% cumplían con los criterios de transparencia, de acuerdo con la entidad. El resto, más de la mitad, no lo hacían y el banco ha empezado a devolver las cantidades a los clientes. De momento, el importe satisfecho ha sido de 210 millones de euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información