Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La campaña para retirar dinero de los cajeros divide a los independentistas

La acción ha provocado algunas pequeñas colas delante de entidades bancarias

Cola en una entidad bancaria en el barrio de Sants.

El consejero de Empresa de la Generalitat, Santi Vila, ha censurado este viernes la acción de protesta promovida por la ANC y Òmnium de retirar dinero de los cajeros. En un mensaje en Twitter, Vila ha dicho que “tensionar a los bancos o dinámicas de boicot comercial no son la mejor manera de hacerse oír”. Las entidades soberanistas habían hecho un llamamiento a la ciudadanía para manifestarse contra la intención del Gobierno de aplicar el artículo 155 y, para ello, han propuesto sacar dinero de los cinco principales bancos y, en el caso del Banco Sabadell y CaixaBank, mostrar su rechazo por retirar sus sedes sociales de Cataluña.

En el mensaje, que en una hora ya había generado más de 400 respuestas criticando sus declaraciones, el consejero ha dicho que “poner en riesgo la economía siempre es un autogol”. La coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, ha compartido las declaraciones de Vila en la red social, a las que ha añadido: que “la gente haga lo que quiera con su dinero”. Desde ERC, sus socios de gobierno, en cambio, sí han apoyado la iniciativa y el diputado en el Congreso, Joan Tardà, ha hecho difusión en sus redes sociales de la campaña. “El cliente tiene la misma libertad de retirar fondos que el banco de irse”, ha dicho Tardà en declaraciones a Telecinco.

Las entidades bancarias han asegurado que no ha habido incidencia significativas por esta acción. Tanto CaixaBank como Sabadell han confirmado a este diario que no tenían cifras concretas, más allá de asegurar que "su efecto no ha sido significativo", y que el viernes ha transcurrido "con normalidad".

Los portavoces de Omnium y ANC, Marcel Mauri y Agustí Alcoberro han afirmado este viernes que la acción ha tenido una "repercusión notable". Desde la sede de Òmnium en Barcelona y preguntado por las críticas de la protesta del consejero Vila, Mauri ha dicho "respetar todas las opiniones", pero ha matizado que "espera que todos los partidos estén de acuerdo con que la situación de inestabilidad económica que vive Cataluña ha sido provocada por el Gobierno", en alusión al real decreto-ley aprobado el 7 de octubre por el ejecutivo de Mariano Rajoy para facilitar el cambio de sede social de las empresas.

En la calle la protesta del movimiento soberanista, esta vez llevada a cabo a título individual, no ha tenido demasiada visibilidad, aunque se han formado pequeñas colas en algunas entidades bancarias. En la calle Gran de Gràcia de Barcelona, por ejemplo, ocho personas esperaban delante de una oficina de CaixaBank para retirar dinero a las 8:15 de la mañana. Núria Gessé, de 59 años, justificaba su decisión al “no estar de acuerdo con las políticas del gobierno”. A su lado, Rosa Gorca, de 60, discrepaba: “Quizá este dinero podría servir para ayudar a la gente pobre que duerme en los cajeros”, comentaba.

La diputada de Junts Pel Sí, Teresa Vallverdú, y su compañera, Montserrat Fornells, vicepresidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia, han apoyado personalmente la protesta compartiendo en Twitter una fotografía mientras sacaba dinero.

La acción ha sido convocado por la “Crida per la Democracia”, una plataforma vinculada a Òmnium, con el objetivo de presionar al Gobierno y manifestarse contra el ingreso en prisión de su presidente, Jordi Cuixart, y el de la ANC, Jordi Sánchez, encarcelados desde este lunes por un presunto delito de sedición.

El mensaje, que corría ayer también por WhatsApp, animaba a la gente a sacar la cantidad que quisiera para hacer la compra, una donación a una ONG o para, simplemente, darse un capricho. “Queremos una economía catalana dinámica”, rezaba la convocatoria.

La orden llegó pronto a las diferentes entidades soberanistas y, en especial, a los llamados Comités de Defensa del Referéndum (CDR) que fueron movilizándose para, a primera hora, retirar unos pocos cientos de euros de cada banco. Mejor, destacaban algunos mensajes, si la cifra a sacar de las cuentas era de 155 euros en clara alusión el artículo que el gobierno quiere aplicar para suspender la autonomía

“Es una lástima que no dé 155 euros la máquina”, criticaba una señora en el barrio de la Barceloneta donde el CDR del barrio ha convocado a decenas de vecinos para sacar dinero juntos. En una sede de CaixaBank y, ante la concentración de mucha gente, los oficinistas de la entidad han abierto la oficina de cambio que da directamente a la calle para utilizarla para hacer pequeñas operaciones.

El portavoz de Òmnium ha explicado que las entidades soberanistas exploran la posibilidad de realizar en el futuro acciones parecidas a la de este viernes, combinadas con las movilizaciones en la calle. Alcoberro ha afirmado que con la retirada de efectivo han "demostrado que la gente se puede empoderar" y que representa una "advertencia de lo podemos hacer si nos organizamos.

En Gràcia, Montserrat Olivella, de 53 años, ha sacado 160 euros aunque dudaba del efecto de la medida. “No tendrá mucho impacto porque la gente no tiene demasiado dinero”, afirmaba. Una trabajadora de una entidad bancaria en la céntrica calle Aragó confirmaba que más de una decena de clientes habían retirado 155 euros.

En el barrio del Clot de la capital catalana  se han formado colas de hasta 12 personas. En una entidad de la calle Mallorca Cristina sacaba dinero. “Cuando necesitan ayuda, les rescatan y cuando somos los catalanes los que les necesitamos, nos dejan en bragas”, se quejaba. “Solo les pedimos que se queden”.

 

Más información