Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El éxodo que vivió Montreal cuando se celebró un referéndum

Las incertidumbre por el reto secesionista provocó mudanzas en Quebec

Referéndum sobre la independencia de Quebec en 1995.
Referéndum sobre la independencia de Quebec en 1995.

Las oficina principal del Banco de Montreal ya no está en Montreal, sino en Toronto. Algo que se dice de forma sencilla se produjo de forma gradual, pero el efecto fue tan impresionante como es leer estos días que la sede de CaixaBank abandona Barcelona. El dinamismo de Toronto frente a Montreal se explica por esta migración de poder, que se llevó consigo al Royal Bank of Canadá, pero la incertidumbre política y el auge del soberanismo también jugó su papel. Qué pesó más es siempre producto de debates entre nacionalistas y federalistas.

En algunos casos quedó claro: la aseguradora Sun Life Financial se llevó la sede de Montreal en el 78 y citó la inestabilidad política y la entrada en vigor de la normativa lingüística, que declaró el francés como la única lengua oficial.

Quebec nunca se independizó de Canadá, tras dos referéndums (1980 y 1995), pero en la última consulta estuvo muy cerca —unos 50.000 votos, menos de punto porcentual decidieron la permanencia—. Muchos de los que veían la secesión como un problema no esperaron a ver el resultado. Entre 1976 y 1995 la provincia perdió 200.000 habitantes anglófonos, por motivos económicos y políticos. Muchas empresas siguieron el mismo camino.

El riesgo alimentó la fuga

El dinero huye de la incertidumbre como un gato del agua escaldada. Por eso, cuando un banco ve menguar sus depósitos y sospecha que tiene que ver con el riesgo político, sigue la senda de sus clientes. En el mundo financiero y de la inversión no siempre priman los valores tangibles: en una situación de inseguridad uno se puede arruinar mientras trata de demostrar que el mercado se equivoca.

"Antes de la elección del Partido Quebequés en 1976, la población de las dos mayores ciudades de Canadá, Montreal y Toronto, crecía casi al mismo ritmo. Después, Toronto se disparó y Montreal empezó un periodo de estancamiento", explica Michel Kelly-Gagnon, presidente del Instituto Económico de Montreal, en un artículo de 2014. La brecha entre el desempleo de ambas urbes también se ensanchó, de dos puntos porcentuales entre 1966-1976 hasta los seis tras la eclosión del soberanismo, entre 1976 y 1985. "La incertidumbre parece jugar un papel clave en este cambio, ya que en ese periodo 700 empresas dejaron Quebec para instalarse en otras provincias de Canadá", añade Kelly-Gagnon.

Después del segundo referéndum, entre 1999 y 2012, Quebec también vio partir al 30% de sedes de grupos, según el Instituto Económico de Quebec, en muchos casos por factores económicos y de eficiencia. De los 131 grandes grupos que tenía en 1999 Montreal perdió 37 corporaciones.