Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Janet Yellen defiende seguir subiendo tipos pese a la baja inflación

La presidenta de la Reserva Federal admite que sigue siendo un misterio la debililidad con la que suben los precios

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen
La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen EFE

La Reserva Federal tiene un verdadero quebradero de cabeza con la inflación. Los modelos no cuadran. El abaratamiento de la energía, los bajos salarios y la apreciación del dólar explican en parte la historia. También influye en los precios factores estructurales como la digitalización y la globalización de la economía. Ante esta incertidumbre, su presidenta Janet Yellen considera que lo prudente es seguir adelante con una estrategia de retirada progresiva de los estímulos.

El curso actual de la política monetaria en Estados Unidos, de acuerdo con Yellen, “es el apropiado” pese a la baja inflación. La jefa de la autoridad monetaria duda que pueda a llegar al nivel de referencia del 2% que guía su estrategia. Pero aunque hay elementos que se le escapan en su análisis, cree que sería “imprudente” esperar a que se llegara a ese valor objetivo para subir los tipos.

El nivel actual de la inflación, admite Yellen en su valoración, “no es el deseable”. El gran reto para el banco central de EE UU es que si los precios se mantienen persistentemente bajos como hasta ahora, eso le fuerza a llevar una política monetaria más laxa. Y aunque no anticipa un cambio mayor en la dinámica inflacionista para modificar su plan, tampoco se cierra la puerta a un cambio.

Neel Kashkari, presidente de la Fed de Minneapolis, comentó antes de Janet Yellen que no ve necesario que se tenga que subir más los tipos mientras la inflación sea tan débil. “Cuando miro la marcha de la economía, no veo ninguna señal de que este cerca de recalentarse”, argumenta, “no veo la inflación repuntando, por eso no creo que haya que poner el pie en el freno”.

La propia Yellen dice que el comportamiento de la inflación está siendo un “misterio” este año y no descarta que se estén "malinterpretando" los datos. Por eso trata que el "ruido" no afecte a su estrategia. La Fed empezará en unos días a desprenderse de los activos de deuda que tiene en cartera y la mayoría de los miembros ven posible un nuevo incremento de tipos este 2017.

De producirse, será la quinta subida desde la crisis financiera. Pero la Fed busca más evidencias. El incremento de precios observado en agosto, indicó Yellen, fue transitorio. La inflación anual está en el 1,9% pero la subyacente es de solo el 1,4%. Se explicaba por el repunte en la gasolina que siguió al impacto del huracán Harvey en la industria del refino de petróleo en la región de Houston.