Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen se declara culpable en EE UU del fraude de los motores diésel

El gigante automovilístico alemán asume el escándalo como parte de un acuerdo para pagar una multa de 4.100 millones

Fábrica de Volkswagen en Wolfsburgo.
Fábrica de Volkswagen en Wolfsburgo. EFE

El grupo Volkswagen admitió formalmente su culpabilidad por los tres cargos presentados en Estados Unidos por trucar los motores de sus coches diésel para evitar los límites a las emisiones. La declaración de culpabilidad forma parte del acuerdo anunciado hace dos meses con el Departamento de Justicia, por el que va a desembolsar 4.300 millones de dólares (4.100 millones). Hay seis ejecutivos imputados por el fraude.

La compañía se declara culpable de la acusación de conspiración para violar la Clean Air Act, por obstrucción a la justicia y por falsedad. El fabricante europeo ya admitió en septiembre de 2015 que había instalado en secreto un dispositivo electrónico en 11 millones de vehículos en todo el mundo que detectaba cuando el coche era sometido a los controles de emisiones contaminantes.

Manfred Doess, el abogado general de VW, presentó la declaración formal de culpabilidad este viernes en una vista celebrada ante un juzgado Detroit en nombre del consejo de Administración del grupo. Es un paso necesario para que el caso llegue a los tribunales. El fabricante alemán se comprometió también a que sus operaciones estén supervisadas durante tres años.

El total de coches afectados en EE UU ronda las 600.000 unidades. Son en su mayoría modelos equipados con motores de dos litros. La compañía tuvo que negociar por separado un desembolso superior a los 17.500 millones para compensar a los dueños de los vehículos afectados y a los concesionarios que se quedaron con los coches sin vender, tanto nuevos como de segunda mano.

Volkswagen tiene prohibida la venta de coches diésel desde que estalló el escándalo y decidió hace unos meses no luchar por un mercado en el que dominó de manera aplastante, porque el daño a la imagen de la marca fue enorme. Como parte del pacto con el Departamento de Justicia, se compromete a invertir al desarrollo del coche eléctrico. Aún debe resolver casos pendientes por la vía civil con algunos dueños.

Más información