Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nespresso y Netflix entran en el IPC y salen el brandy y los DVD

El INE actualiza la cesta de la compra con la que se elabora el indicador de inflación, que pasa a tener 479 productos

Un usuario ve Netflix en su ordenador.

Las cápsulas de café (Nespresso, Dolce Gusto…), los servicios de música y vídeo online (Netflix, HBO…) o los juegos de azar forman cada vez más parte de la vida y del bolsillo de los consumidores. Por eso, han empezado ya a ser tenidos en cuenta para elaborar el Índice de Precios al Consumo (IPC), el indicador de inflación que cada mes elabora el Instituto Nacional de Estadística. En el otro lado, productos cuyo consumo ha caído en desuso como el brandy o los DVD grabables dejan de ser parte de la cesta.

El pasado 31 de enero, en la nota en la que informaba del dato adelantado de inflación, el INE ya advertía de que el dato había sido elaborado con la nueva base 2016. Hasta entonces, la base que utilizaba el organismo estadístico databa de 2011. La nueva base, decía la nota, incluye "cambios en la composición de la cesta de la compra" con la que se calcula el índice de precios y una "actualización de la estructura de ponderaciones", para "mejorar la representatividad" del indicador.

La cesta de productos que manejaba el INE hasta diciembre de 2016 incluía 489 artículos divididos en distintos grupos (alimentación, transporte, vivienda…). La nueva cesta, según informa el INE, tendrá 479 productos y servicios. Esa lista, que se actualiza periódicamente, incluye desde el pan, las legumbres, las frutas y verduras frescas, el pescado fresco o congelado, los distintos tipos de carne (hasta 36 productos de alimentación), ropa y calzado de hombre, mujer o niño, el alquiler de la vivienda, hasta servicios como el agua, teléfono, la electricidad, el gas, el alcantarillado, la recogida de basura, pasando por los muebles, electrodomésticos, textiles o menaje para el hogar, artículos de limpieza, el servicio doméstico, medicinas, servicios médicos, coches, carburantes, transportes, equipos de imagen, sonido o informáticos, juguetes, artículos deportivos, libros, publicaciones, educación (distinguiendo por niveles), viajes, etc. Dentro de estas categorías se incluyen productos concretos, cuyas marcas el INE nunca facilita. Unos salen y otros entran y se cambia la ponderación de los productos (el peso de cada uno en la cesta).

Por ejemplo, salen productos como el brandy, las vídeocámaras (cuya venta ha ido en descenso por la competencia de los teléfonos móviles) o los DVD grabables. Por el otro lado, entran las cápsulas de café, los servicios en línea de música y vídeo y los juegos de azar. Desde el INE explican que en esta última categoría entrarán los distintos juegos de Loterías y Apuestas del Estado y todos los sorteos de la ONCE, aunque no entran las apuestas. En cuanto a los servicios de vídeo online, entrarán solo los que se pueden contratar de forma independiente, como Netflix, mientras que los que formen parte de un paquete contratado con una operadora seguirán siendo incluidos en la partida de telefonía, aclaran desde el INE.

En la anterior actualización, en 2011, entraron las tabletas, los miniordenadores (notebooks) y los discos duros portátiles y dejaron de contar en el índice el alquiler de películas y los CD grabables, que se adelantaron a sus primos hermanos, los DVD, que en 2017 siguen sus pasos. La vertiginosa adopción y abandono de productos tecnológicos tiene así su reflejo en el índice.

Nueva ponderación

La fuente para la selección de los artículos que forman parte de la cesta de la compra para el IPC es la Encuesta de Presupuestos Familiares, también del INE, que proporciona información sobre a qué bienes y servicios destinan su dinero los ciudadanos. Luego, los precios de los productos seleccionados se recogen en 29.000 puntos de venta de 177 municipios españoles, las 52 capitales de provincia y 125 no capitales). En total, se recogerán cada mes 220.000 precios para calcular el IPC.

Además de los productos que entran o salen de la cesta, cambia también la ponderación de esos productos (cada cinco años) y de los grupos en los que quedan incluidos dichos productos (anualmente). Por un lado, el INE incorpora la clasificación europea de consumo, “denominada ECOICOP (European Classification of Individual Consumption by Purpose), que consta de 12 grupos, que a su vez se desglosan en 219 subclases, frente a las 126 actuales.

Por otro, hay grupos que ganan peso y otros que lo pierden. En la nueva ponderación, se da más importancia a la alimentación y bebidas no alcohólicas, que pasa a representar un 19,77% de la cesta, frente al 18,74% anterior; a la Vivienda, que pasa del 12,51% al 13,3%, y al ocio y la cultura, del 7% al 8,52%. Igualmente, ganan importancia las partidas de bebidas alcohólicas y tabaco (del 2,77 al 3,02%), Medicina (del 3,4 al 3,96%), Comunicaciones (del 3,44 al 3,6%), Enseñanza (1,59 al 1,68%) y Hoteles y Restaurantes (del 11,6 al 12,12%). En el lado contrario, la partida de Vestido y Calzado, que pesaba un 7,6%, adelgaza hasta el 6,73%. Además de esta, pierden peso las partidas de Menaje (del 6,14% al 5,88%), Transporte (del 15,6% al 14,67%) y Otros Bienes y Servicios (del 9,61 al 6,75%).

Productos de temporada todo el año

Entre los cambios del nuevo IPC, hay un capítulo dedicado a los productos estacionales. Se trata de frutas y verduras frescas cuyo precio es difícil de calcular cuando no están a la venta en algún periodo del año. El nuevo IPC deja de considerar estacionales a muchos de ellos “ya que están disponibles todo el año” y pasa a medirlos como el resto de productos. El precio de los que siguen siendo estacionales se calculará, cuando no se vendan, en función del precio medio del resto de frutas y verduras frescas y su ponderación será fija todo el año, en vez de variar mes a mes como hasta ahora.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información