Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guindos traslada a Moscovici que no tendrá que hacer grandes ajustes en 2017

El plan presupuestario que el Gobierno enviará a Bruselas incluirá un déficit para el año que viene ligeramente superior al objetivo exigido

El ministro de Economía, Luis de Guindos y el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, el pasado enero
El ministro de Economía, Luis de Guindos y el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, el pasado enero REUTERS

El ministro de Economía, Luis de Guindos, se reunió ayer con el comisario de Asuntos Económicos de la UE, Pierre Moscovici, en el marco de las asambleas anuales del Fondo Monetario Internacional (FMI). Allí Guindos le trasladó que España no tendrá que hacer grandes ajustes en las cuentas públicas para cumplir con los objetivos exigidos por Bruselas, según confirman fuentes del Ministerio de Economía.

No obstante, el plan presupuestario que remitirá España a la Comisión Europea recogerá una proyección de déficit para 2017 ligeramente superior a la que reclama Bruselas, que ha reclamado un desfase máximo del 3,1% del PIB. O lo que es lo mismo, España incumplirá de nuevo con los compromisos de austeridad.

El titular de Economía español ha defendido ante Moscovici que bastará con la buena evolución de la economía para lograr las metas de déficit marcadas. Sin embargo, esto chirría con los 5.000 millones de medidas estructurales que pide Bruselas en 2017. La Comisión pone especial énfasis en que se tomen medidas con carácter permanente. Por el contrario, el Ejecutivo de Mariano Rajoy sostiene que las medidas estructurales son algo discutible. De hecho, argumenta que ya abordaron un buen número de ellas cuando la economía se desplomaba. Así las cosas, es posible que España se esté exponiendo otra vez al riesgo de sanción.

De acuerdo con fuentes gubernamentales, el Gabinete de Rajoy prevé que la subida de las retenciones del impuesto de sociedades permita alcanzar un déficit incluso por debajo del 4,6% previsto para este año. Pero desde esa cota hasta el 3,1% exigido en 2017 todavía hacen falta unos 12.000 millones de euros de ajuste. La mejora de la economía podría reportar del orden de 6.000 o 7.000 millones. De modo que aún resta un buen trecho para lograr las cifras comprometidas con la UE.

El Gobierno alega que el aumento de la inflación combinado con algunos retoques en impuestos podría brindar los millones que faltan. En años anteriores, la ausencia de inflación hacía que la recaudación no creciese con tanta fuerza como era habitual en otros episodios de recuperación, lastrando los esfuerzos para reducir el desfase presupuestario. Pero en 2017 se espera un repunte de los precios y, con ello, una mejora de los ingresos. “Las cuentas están hechas”, insisten. No obstante, los expertos consultados coinciden en que hará falta algo más que unos simples retoques para cumplir en 2017.