Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margallo: “Nos hemos pasado cuatro pueblos en el tema de la austeridad”

El titular de Exteriores dice que la zona euro es la que menos crece y "debería hacérselo mirar"

Jose Manuel Garcia-Margallo, ministro de Exteriores, durante una conferencia de prensa el pasado viernes.
Jose Manuel Garcia-Margallo, ministro de Exteriores, durante una conferencia de prensa el pasado viernes.

“Nadie puede gastar indefinidamente más de lo que ingresa, pero nos hemos pasado cuatro pueblos en el tema de la austeridad. Austeridad sí, pero no matando la gallina de los huevos de oro [es decir, el crecimiento económico]”. Con estas contundentes frases, pronunciadas en una entrevista con Antena 3, el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, fue ayer más lejos que cualquier otro miembro del Gobierno en su crítica a las políticas de ajuste severo impuestas por Bruselas. Incluso se interpretaron como una autocrítica a la política económica aplicada en estos cuatro años por el PP.

“En absoluto”, aclaró Margallo en conversación con EL PAÍS. “El Gobierno español no podía hacer otra cosa que lo que ha hecho. Pero, tras realizar un esfuerzo gigantesco, aún nos amenazan con sancionarnos”.

La amenaza de multar a España —hasta con 2.000 millones de euros— por incumplir el objetivo de déficit —que era del 4,2% del PIB en 2015 y ha superado el 5%— está detrás del malestar del Gobierno, que de golpe ha perdido la condición de alumno aventajado para verse señalado como farolillo rojo, con el riesgo de inaugurar las sanciones previstas para los incumplidores.

Margallo asegura que la Comisión Europea no puede ignorar que todas las previsiones apuntan a un empeoramiento de la economía mundial y que la zona euro es además la que menos está creciendo, por lo que “debería hacérselo mirar”.

Tras resistirse durante años a seguir el ejemplo de la Reserva Federal o el Banco de Inglaterra, el Banco Central Europeo (BCE) se ha decidido, “tarde y lento”, a tomar medidas expansivas, pero aunque aún hay margen para comprar deuda pública y privada, “la política monetaria está agotada y hay que tirar de la política fiscal”.

Eso se traduce, según Margallo, en “más alegría” (es decir, mayor consumo y gasto público) por parte de Alemania “para que tire de la zona euro” y “un respiro” para el resto. Es decir, mayor flexibilidad en el ritmo de reducción del déficit, como le ha pedido por carta el jefe del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

“Somos muchos, y no solo España, los países que estamos diciendo: señores, tenemos que reflexionar”, concluyó Margallo.

Preguntado por las declaraciones del jefe de la diplomacia, el ministro de Economía, Luis de Guindos, no quiso comentarlas, pero reiteró que “hay que continuar reduciendo el déficit público al ritmo adecuado para hacer las finanzas públicas sostenibles y para que continúe creciendo la economía”. Los argumentos de Rajoy para evitar la multa, añadió De Guindos, “son aceptables y comprensibles” por las instituciones europeas.

 

Más información