Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete meses después del escándalo, Volkswagen no llama a revisión los coches

La OCU denuncia que el fabricante solo ha contactado con "una minoría" de sus clientes en España para que acudan al taller

Fotografía del logo de Volkswagen de un vehículo parqueado.
Fotografía del logo de Volkswagen de un vehículo parqueado. EFE

La organización de consumidores OCU ha denunciado que, siete meses después de que se diera a conocer el caso del software de Volkswagen, la compañía sólo ha contactado con "una pequeña minoría" de sus clientes para que acudan al taller a reparar sus vehículos afectados.

Según informó OCU, en este período se han sucedido los anuncios por parte de la compañía automovilística en relación con el inicio de las reparaciones en los vehículos envueltos en esta campaña, aunque apuntó que sólo una minoría han sido contactados.

La organización añadió que para que Volkswagen pueda hacer esta llamada a taller es necesario que las autoridades de homologación (la KBA en Alemania y el Ministerio de Industria, Energía y Turismo en España) autoricen dichas operaciones, algo que, según la OCU, sólo se ha producido para el modelo Amarok.

En este sentido, la asociación destacó que los primeros anuncios sobre las "inminentes" revisiones de los vehículos afectados por el caso del software se realizaron a mediados de diciembre, por parte del presidente del grupo, Matthias Müller, que afirmó que en enero se iniciarían dichas reparaciones.

"Tras este primero anuncio, la fecha se ha ido posponiendo por parte de Volkswagen, anunciándose el mes de marzo como nueva fecha para la llamada a los usuarios afectados", explicó, al tiempo que subrayó que el mes de marzo ha acabado y la "inmensa mayoría" de los propietarios de los coches envueltos en esta campaña "siguen sin recibir" la llamada.

La organización aseguró que la actitud "dilatoria" por parte de la empresa "no es una buena noticia" y señaló que esto confirma su intención de plantear una demanda colectiva contra la compañía, con el fin de reclamar por los perjuicios causados a los propietarios de los coches afectados.

Además, pidió a los responsables de Volkswagen que se abstengan de anunciar nuevos plazos para el inicio de las reparaciones hasta que cuenten con todas las autorizaciones pertinentes y sean capaces de establecer un calendario "realista" para éstas.