Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El endeudamiento de España se reduce tras 28 trimestres al alza

La deuda casi se ha triplicado desde los comienzos de la crisis, en el año 2008

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (i), y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (i), y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes. EFE

La deuda pública sube, pero baja el endeudamiento. Por primera vez desde comienzos de 2008, antes de que comenzase la crisis, la deuda pública española en relación con el producto interior bruto (PIB) se redujo en el segundo trimestre de este año, según los datos publicados este viernes por el Banco de España. Es la primera rebaja tras 28 trimestres consecutivos al alza. La rebaja no se debe a una reducción de la deuda, que aumenta en 6.660 millones de euros en los últimos tres meses, sino al aumento del PIB, que crece con fuerza. El primer semestre se cierra con una deuda pública de 1,052 billones de euros, lo que supone un nuevo récord en términos absolutos.

El endeudamiento del sector público es uno de los puntos en los que la mejoría económica apenas se ha dejado notar. Es también uno de los aspectos en que el balance del Gobierno de Mariano Rajoy es más negativo. Desde que llegó al poder, la deuda pública española se ha incrementado en más de 300.000 millones de euros, por la mezcla de un déficit muy alto, la inyección de dinero en la banca, el pago de facturas pendientes y la contribución española a los programas de rescate de Grecia, Portugal e Irlanda.

En realidad, el aumento de la deuda venía de más atrás, desde que la economía empezó a frenar su crecimiento a mediados de 2008. En aquel momento, la deuda pública española era de 379.400 millones y suponía solo el 34,7% del PIB. Desde entonces, un trimestre tras otro, el nivel de deuda no ha hecho más que aumentar y casi se ha triplicado, tanto en términos absolutos como en relación con el tamaño de la economía.

Por eso, la pequeña rebaja de tres décimas, desde el 98% al 97,7%, en el nivel de deuda en relación con el PIB que se ha producido en el segundo trimestre marca un hito, aunque la razón no haya sido una menor deuda, sino un mayor PIB. “El endeudamiento cae por la base, por el crecimiento económico”, señaló ayer el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. La deuda había disminuido en algún mes suelto, pero en ningún trimestre desde hace siete años.

El endeudamiento está un punto por debajo del objetivo para el cierre del ejercicio, fijado en el 98,7% (previsión que figura en los Presupuestos para 2016). Los Ministerios de Economía y Hacienda reiteran que se cumplirá el objetivo al cierre de año y que seguirá la tendencia a la baja en relación con el PIB en los próximos ejercicios.

El Banco de España publicó ayer también las cifras de deuda de las comunidades autónomas, que muestra que el relevo en la mayor parte de los mismos llega en un momento de deuda récord. El endeudamiento prácticamente se ha duplicado en una sola legislatura, de junio de 2011 a junio de 2014, al pasar del 12,9% al 23,2% del PIB.

En cuanto a las empresas públicas, la deuda se redujo en el trimestre de 44.260 a 43.828 millones de euros, el equivalente a un 4,1% del PIB. renfe aumentó su deuda de 4.758 a 4.959 millones, mientras que Adif la redujo de 14.276 a 13.895 millones y Aena, de 10.677 a 10.508 millones.

Más información