Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España redistribuye la riqueza peor que la mayoría de sus socios europeos

Un informe de Oxfam Intermon la sitúa como séptimo Estado más desigual de la UE

Un mendigo junto a un cajero en Madrid, en 2013. Ampliar foto
Un mendigo junto a un cajero en Madrid, en 2013. AFP/Getty Images

España no tiene un sistema fiscal enfocado a la reducción de la desigualdad. Esa es una de las conclusiones del informe Europa para la mayoría, no para las élites, presentado este miércoles por Oxfam Intermón. El estudio, que analiza la desigualdad en la Unión Europea utilizando datos de la agencia estadística comunitaria Eurostat, sitúa a España en el puesto 15 de los 28 socios tomando únicamente las diferencias de ingresos de la población, pero una vez contabilizados los impuestos que gravan la riqueza y transferencias del Estado a los ciudadanos como las prestaciones por desempleo y las pensiones, España sale peor parada: es el séptimo país más desigual de la UE, y en el que más diferencias hay entre ricos y pobres de entre las grandes economías del Viejo Continente.

Según este último baremo, solo Bulgaria, Letonia, Lituania, Grecia, Portugal y Rumanía son más desiguales que España. La ONG señala que países como Suecia, Alemania y Dinamarca suplen las grandes diferencias de ingresos entre sus trabajadores con mecanismos de redistribución más amplios que los españoles. Como ejemplo cita el sistema fiscal sueco de impuestos y beneficios sociales, uno de los más progresivos de Europa, que consigue reducir la desigualdad en un 53%. En contraste, el sistema fiscal español tan sólo reduce la desigualdad en un 32%.

El informe coloca a países del este europeo como Eslovaquia, Eslovenia y República Checa como los más igualitarios. Todos ellos se adhirieron a la UE en 2004, pero su inclusión en el proyecto europeo no es suficiente para explicar esta situación, dado que en la ampliación de las fronteras comunitarias del mismo año entraron a formar parte de la UE algunos de los países más desiguales, como Letonia y Lituania, que por detrás de Bulgaria, forman el podio de los Estados con mayores diferencias de ingresos entre sus ciudadanos.

Oxfam ilustra las diferencias económicas que todavía persisten en el continente al conjugar dos datos: la UE es hogar de 123 millones de personas en riesgo de pobreza, ocho millones más que antes de la crisis, y en el territorio viven 342 personas con un patrimonio superior a los 1.000 millones de dólares. Ese aumento del riesgo de exclusión social también se percibe en España, donde viven 13,4 millones de personas en riesgo de pobreza, el 29% de la población y más de tres millones más que en en 2007.

Para medir el riesgo de exclusión se utilizan de tres variables: tener ingresos inferiores al 60% de la media nacional, la baja intensidad en el empleo, que significa trabajar menos del 20% de las horas potenciales, y la privación material que se produce cuando se cumplen al menos tres de los siguientes indicadores: no poder ir de vacaciones ni una semana; no permitirse comer carne o pescado al menos cada dos días, ser incapaz de mantener la vivienda a una temperatura agradable, retrasos en el alquiler o la hipoteca, no tener coche, lavadora o televisión.

Cuando se cumplen cuatro de estos indicadores se estima que existe privación material severa, una situación en la que hay en España más de tres millones de personas, lo que pone en evidencia "la ineficacia" del sistema fiscal para reducir la desigualdad, según Oxfam Intermón. El informe resalta que la pobreza y la desigualdad han alcanzado "niveles alarmantes" en Europa, y entre 2009 y 2013, el número de europeos viviendo con severas privaciones materiales se incrementó en 7,5 millones de personas hasta llegar a los cerca de 50 millones.

La entidad cree que para que España reduzca la desigualdad debe hacer que su política impositiva sea más redistributiva, evitar las ventajas fiscales de las grandes empresas y acabar con las políticas de austeridad. Además ha pedido a los candidatos a las elecciones generales que lleven la desigualdad al centro de su mensaje político.

Más información