Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU castiga al azúcar de México

El Departamento de Comercio acusa al Gobierno mexicano de superar el límite en subsidios para la producción del endulzante

Un jornalero corta caña de azúcar en Chetumal.
Un jornalero corta caña de azúcar en Chetumal. EFE

El azúcar mexicano pasa por un momento amargo en Estados Unidos. El Departamento de Comercio ha impuesto cuotas compensatorias de entre el 2,99% y el 17,01% al endulzante que cruza la frontera argumentando que el Gobierno mexicano ha superado el límite permitido de subsidios a la producción de azúcar del país. La sanción es el resultado de la investigación que Estados Unidos comenzó por petición de la Alianza Azucarera Americana por considerar que el azúcar importado desde México compite de forma desleal con el producto estadounidense. Esta resolución es temporal y tendrá un resultado definitivo el 7 de enero de 2015, cuando la investigación concluya.

“La decisión del Departamento de Comercio valida nuestros reclamos sobre el exceso de azúcar mexicano, que está lastimando a los productores y trabajadores estadounidenses, está subsidiado por el Gobierno mexicano”, señala Phillip Hayes, portavoz de la Alianza Azucarera Americana. Esta organización también acusa al Gobierno de México de sostener la industria azucarera del país para evitar su bancarrota.

Estados Unidos produce el 70% del azúcar que consume, por lo que el resto del abasto lo garantiza a través de importaciones. México cubre un 18% de éstas y se ha beneficiado del comercio del endulzante por ser parte del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, en inglés), donde a los productos agrícolas no se les imponen tasas para su exportación entre México, Canadá y EE UU. En la última zafra -la cosecha de la caña dulce-, México produjo cerca de 6,6 millones de toneladas de azúcar y llevó a Estados Unidos 1,9 millones de toneladas.

La Alianza Azucarera Americana acusa al Gobierno de México de sostener la industria azucarera del país para evitar su bancarrota

Ante el anuncio del Departamento de Comercio, el Gobierno mexicano ha señalado que la sanción es “un paso atrás al libre comercio”. El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, aseguró que ambos países están en conversaciones para evitar que estas tasas compensatorias continúen. "Esto no es correcto, no en el sentido del TLCAN y la integración del mercado de edulcorantes. Estamos trabajando con la industria nacional, que nos pide que estemos en diálogo permanente para seguir adelante, llegar a un acuerdo que dé beneficios a todos los involucrados", ha comentado.

Guajardo explicó el miércoles en un acto oficial que si estas sanciones continúan la oferta de azúcar en el mercado nacional aumentará. Aunque en un principio esta oferta puede generar precios bajos del producto para los consumidores locales, esta circunstancia también provocaría que el proceso se volviera incosteable para algunos productores y generaría una crisis de empleo en el sector cañero. El subsecretario de Comercio Exterior de México, Francisco de Rosenzweig, ha reconocido que el Gobierno mexicano apoya a los productores azucareros, pero que estos estímulos solo se hacen cuando los precios del producto caen debajo de un rango establecido.

La situación en los campos cañeros de México no es la más optimista. En 2012, la producción azucarera alcanzó casi los 7 millones de toneladas y un año después se redujo a 6,6 millones de toneladas. Los productores cañeros han denunciado que mientras los precios del azúcar en México caen, el costo de los insumos para cultivar la caña aumentan.

Más información