Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina negociará el próximo lunes en EE UU la deuda de los “fondos buitres”

El Gobierno enviará una delegación a Nueva York para reunirse el lunes con un mediador designado por el juez Thomas Griesa

Axel Kicillof, ministro de Economía argentino
Axel Kicillof, ministro de Economía argentino AFP

Negociar o negociar. La única salida que tiene el Gobierno de Argentina para escapar del impago de su deuda soberana es entenderse con los fondos de inversión que no quisieron aceptar una quita de su deuda ni en 2005 ni en 2010. Es exactamente lo que evitaron los presidentes Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández a lo largo de diez años de litigios. Pero llegados a este punto y después de que se haya pronunciado hasta la Corte Suprema de Estados Unidos, el juez de Nueva York Thomas Griesa ha conminado a las partes -tres “fondos buitres” y el Gobierno argentino- a que se sienten y negocien. Para conseguir ese objetivo Griesa designó como mediador al abogado Daniel Pollack.

El lunes por la tarde, el Gobierno argentino decidió recoger el guante del juez y anunció, a través de un comunicado, que enviará a Nueva York una comisión el lunes 7 de julio para reunirse con el mediador. Ese será el primer paso de acercamiento entre las partes. Pero el camino no será nada sencillo.

El ministerio de economía argentino aclaró en el escrito difundido el lunes: “Argentina reitera su vocación para negociar en condiciones justas, equitativas y legales que contemplen los intereses del 100% de los acreedores, lo que significa puntualmente que se permita cobrar a los bonistas reestructurados en el vencimiento en curso”. Los bonistas reestructurados son el 92,4% de los acreedores que aceptaron cobrar sus deudas con quitas superiores al 60%. Y el resto, son los que el Gobierno siempre denominó como “fondos buitres”.

El comunicado del Gobierno argentino fue difundido horas después de que Jay Newman, gerente de inversiones de Elliot Management, la empresa controlante del fondo NML, uno de los tres litigantes, declarase que Argentina ha rehusado “hablar sobre cualquier aspecto de la disputa”. “No hay negociaciones en curso, no las hubo y Argentina se niega a comprometerse en el futuro. Esperamos que reconsidere un camino de salida”, señaló.

Pagar a los “buitres” la totalidad de la deuda que reclaman sería para el Gobierno argentino una “extorsión”

Pagar a los “buitres” la totalidad de la deuda que reclaman sería para el Gobierno argentino una “extorsión”, según han expresado en reiteradas ocasiones la presidenta y el ministro de Economía, Axel Kicillof. Pero eso es precisamente lo que ordena el juez Griesa en su fallo: que el Gobierno pague a los tres fondos litigantes los 1.300 millones de dólares que reclaman. Y mientras no lo haga, no se podrá hacer cancelar la deuda con los acreedores que aceptaron la quita en 2005 y 2010.

Argentina estaba obligada a pagar antes del 30 de junio 539 millones de dólares a varios de esos acreedores que aceptaron la quita. Y a tal efecto, el Gobierno envió esa cantidad el viernes al Banco de New York Mellon, para saldar la deuda. Pero el juez Griesa determinó que el pago era ilegal mientras no pagara a los tres fondos denunciantes. La peor noticia para Argentina habría sido que el juez embargara los 539 millones. Pero en lugar de eso se limitó a no aceptar el pago y a conminar a las partes a que buscaran una solución.

Argentina dispone de un periodo de gracia que expira el 30 de julio para evitar un impago cuyas consecuencias pueden ser imprevisibles.

Más información