Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
JORG ASMUSSEN | Viceministro de Empleo de Alemania

“El fin de la crisis lo dará la creación de empleo, no la prima de riesgo”

El viceministro alemán de Empleo cree que "es mejor trabajar en Alemania que estar parado en Grecia”

Asmussen en un acto celebrado en Fráncfort en septiembre.
Asmussen en un acto celebrado en Fráncfort en septiembre. reuters

Hace pocos meses que Jorg Asmussen (Flensburg, Alemania, 1966) ha aterrizado en Berlín para convertirse en viceministro de Empleo. Llega de Fráncfort, del Banco Central Europeo, donde estaba en el Consejo de Gobierno. Está feliz con su nuevo trabajo. También le gustaba el de Fráncfort, pero este le evita un viaje de ida y vuelta semanal a Berlín para ver a su familia. Hace un par de semanas estuvo en España invitado por el Instituto Berggruen. En su intervención, como también en la entrevista, ha aplaudido las medidas del Gobierno. Entre las salidas que él ve para los parados está la emigración.

Pregunta. El nuevo Gobierno ha creado un salario mínimo y facilitado la jubilación anticipada. ¿Piensan aplicar más medidas en esta línea?

Respuesta. El nuevo Gobierno acaba de iniciar su andadura, apoyado por una gran coalición de socialdemócratas y democristianos. Hemos empezado con un proyecto de gran envergadura: una reforma de pensiones con varios elementos; uno es que quien ha trabajado y cotizado durante 45 años puede retirase con 63 años. Esto afecta a un colectivo muy limitado. En abril presentaremos un segundo paquete con temas muy importantes del mercado laboral, en el que cabe destacar la introducción de un salario mínimo interprofesional de 8,5 euros por hora.

P. ¿Son las únicas medidas de estímulo?

R. El segundo paquete incluirá varias medidas, y hay otros temas sobre el mercado laboral que afrontaremos el año que viene. La lógica que aplicamos presupone que las empresas necesitan mercados laborales flexibles para adaptarse al ciclo, y así lo reconocen los sindicatos alemanes. También queremos limitar ciertos abusos producidos en el pasado.

P. El excanciller Gerard Schröder criticó la reforma de las pensiones, aduciendo que enviaban un mensaje erróneo a los socios de la UE. ¿Lo comparte?

R. El paquete de pensiones es de todo el Gobierno, consensuado por los socios de nuestro acuerdo de coalición.

P. A España, el FMI y la OCDE le piden que baje salarios. ¿Es lo correcto?

R. La economía española ha ganado competitividad en el último año, y eso es un logro muy importante. Sé que el proceso ha sido doloroso, pero reconozco el mérito del avance logrado por una serie de medidas, por ejemplo, la reforma laboral. Eso se ve reflejado también en el aumento de las exportaciones españolas.

P. Entonces no es necesario recortar los salarios.

R. No es solo una cuestión de salarios. Se trata de aumentar también la productividad, y creo que es lo que está pasando aquí.

“No deberíamos cantar victoria, el paro bajará poco a poco en 2014 y 2015”

P. Últimamente los salarios en Alemania han tenido un comportamiento débil. ¿Prepara el Gobierno algo para impulsarlos?

R. En Alemania, el Gobierno no es responsable de la fijación de salarios. Lo son los agentes sociales: los sindicatos y las empresas se encargan del proceso. Y la experiencia es muy positiva. El único ámbito en el que interferimos es, lógicamente, en el sector público, y ahora en la fijación de un marco legal para el salario mínimo.

P. En Europa hay 5,5 millones de jóvenes desempleados. ¿Cómo resolverlo?

R. Uno de cada cuatro jóvenes está parado; eso es inaceptable. Además, es una gran carga. El año pasado se tomaron iniciativas importantes a nivel europeo. Por ejemplo, hemos celebrado varias cumbres sobre el paro, una en Berlín, otra en París y la siguiente será en Roma, en julio. Un resultado de esto es la Garantía Juvenil: los menores de 25 años desempleados una vez finalizada su formación deberán tener un empleo, un curso o prácticas en cuatro meses. Aquí la formación es clave; una buena formación es el mejor seguro contra el desempleo. Pero esto se tiene que acompañar con iniciativas en los países miembros.

P. Europa le va a dedicar 6.000 millones. ¿Es suficiente?

R. No es solo cuestión de recursos. Hemos tomado medidas en la UE, pero es necesario complementarlas con medidas nacionales. Otro elemento muy importante es el desarrollo de un mercado laboral europeo con movilidad laboral dentro del mercado común y, especialmente, en la eurozona. En este marco, hemos creado recientemente una oficina de trabajo germano-española en Madrid.

P. ¿Cómo? Tenemos leyes distintas y diferentes idiomas.

R. Sí, por eso apoyamos a otros países en esto. En Alemania tenemos un programa de plazas de aprendiz, y para preparar a las personas para estos puestos les ofrecemos cursos de alemán.

P. ¿Y eso no es peligroso para países como España? Necesitamos a esos jóvenes.

“En la zona euro no hay deflación, ni creo que haya riesgo de ello”

R. No creo que todos los desempleados se queden para siempre en el extranjero. Mire el caso de Polonia. Muchos polacos se fueron a Irlanda y se beneficiaron de una época de crecimiento. Cuando la crisis se agudizó en Irlanda, muchos volvieron. Habían mejorado sus aptitudes profesionales y dominaban el inglés. Eso beneficia a la economía polaca.

P. ¿Volverían sin la crisis?

R. No digo que la fuga de cerebros no sea un problema. Pero para los países y la gente es mejor poderse beneficiar de la política de libre circulación en la UE. Creo que para una persona es mejor tener un trabajo y una formación, por ejemplo, en el suroeste de Alemania que estar parado en ciertas regiones de Grecia. Pero el aumento de la movilidad es solo un aspecto de las medidas para combatir el alto desempleo.

P. Todos hablan del paro juvenil, pero hay un problema incluso más grave con el paro de larga duración. ¿Cómo solucionarlo?

R. No existe la panacea para resolver el paro. Para algunos la solución será la movilidad; otros necesitarán mejor formación; a otros habrá que brindarles mejores condiciones para crear su empresa. Yo diría que la crisis en Europa o en algunos países europeos no se superará hasta que se cree nuevo empleo. Esa es la verdadera medida de la superación de una crisis, y no la prima de riesgo. Según las previsiones de la Comisión Europea, el desempleo bajará muy lentamente este año y el próximo, así que no deberíamos cantar victoria ante nuestros ciudadanos, aunque ya podemos ver un avance real.

P. ¿Son los minijobs una solución al paro en España?

R. Los minijobs tienen que estudiarse de manera muy diferenciada. En nuestro mercado laboral alcanzan una cifra significativa. Hay gente que solo está interesada en esos trabajos; no aspiran a más. Otros tienen un minijob aunque quisieran trabajar más. No se puede decir que el minijob sea algo esencialmente positivo o negativo. Depende de la persona.

P. ¿Cree que las instituciones europeas, especialmente el BCE, deben tomar medidas para combatir la debilidad de los precios?

“En Alemania faltan inversiones por unos 75.000 millones al año”

R. Hay que tener cuidado y no confundir la inflación baja con la deflación. En la zona euro tenemos un nivel bajo de inflación, y veremos que muy lentamente la inflación vuelve a subir hasta el 2% porque hay un bajón económico significativo. Pero no hay deflación, ni creo que haya riesgo de ello, porque los consumidores y las empresas no están posponiendo sus decisiones de compra, que es el síntoma típico. Las expectativas de inflación están bien afianzadas en la eurozona. El BCE debería centrarse en su mandato principal, que es fijar la inflación justo por debajo del 2% a medio plazo. La actual postura acomodaticia me parece justificada.

P. ¿Y a corto plazo?

R. El objetivo es a medio plazo, no mes a mes.

P. Alemania tiene un alto superávit comercial, ¿debe reducirlo?

R. Alemania tiene un superávit por cuenta corriente. Creo que criticar el vigor de sus exportaciones es un error; esto muestra que las empresas alemanas están produciendo con una fuerte demanda mundial. En esa competitividad reside la fuerza de la zona euro. Lo que muestra la balanza por cuenta corriente es que hay poca inversión doméstica. Ahí hay que actuar. En Alemania faltan inversiones. Solo invertimos en torno al 17% del PIB, cuando la media a largo plazo solía ser del 20%. Si llevamos eso a cifras absolutas, faltan inversiones por unos 75.000 millones al año.

P. ¿Ve a Luis de Guindos como presidente del Eurogrupo?

R. Sinceramente, no tengo ni idea. No puedo hacer ningún comentario al respecto. Creo que ha hecho un gran trabajo en España en los últimos años, y hemos trabajado muy bien juntos.